Kiya Immergluck nos muestra unas formas muy agradables para conseguir una buena comunicación y logra resultados con un chico de 5 años utilizando un oso de juguete que tiene “Botones para hacer tapping con EFT”. Esto es algo que debe de leerse si se trabaja con niños.

Por Dr. Kiya L. Immergluck, EFT-ADV

Querido Gary,

Recientemente, tuve el privilegio de enseñarles EFT a un número de niños preescolares y a sus madres. En cada caso, la madre había escuchado acerca de EFT y específicamente del Osito Tappy, un osito de peluche con botones que representan los puntos básicos del tapping. En un caso particular, la “Sra. Jones”, me habló el domingo pidiéndome una sesión de emergencia para ese mismo día.

Su hijo Joey tiene 5 años y es extremadamente tímido. Fue muy difícil convencerlo de que fuera al Kinder a principio de año. Pero después de haber tenido dos semanas de vacaciones, se rehusó absolutamente a regresar. Llamé a casa y traje un Osito Tappy para Joey. Fui a la casa sin muchas esperanzas. Mientras iba de camino hice tapping de sustitución para Joey (y también resé):

Aunque no me gusta hablar con desconocidos, soy un gran niño.

Aunque tengo miedo de regresar a la escuela, soy un gran niño.

Aunque me da miedo hablar con quien sea, soy un gran niño.

Cuando llegué, la Sra. Jones me previno que Joey comenzó a llorar cuando le explicó de que “una señora va a venir a jugar contigo con un oso de peluche”. Estaba interesado en el oso pero no quería saber nada de la señora. Le dijo a su mamá, “no le voy a hablar – ¡ni siquiera la voy a voltear a ver”!

Caminé hacia la sala y vi a un niño pequeño acurrucado entre los cojines del sillón con su cara volteada para el otro lado. Entre silenciosamente y murmuré, “El Osito Tappy está asustado… ¿puedes ayudarlo?”

Lo que pasó enseguida, fue como un milagro para la mamá de Joey y para mí. Venía preparado para pasar una hora ayudando a Joey para que se sintiera lo suficientemente seguro para voltearme a ver y tal vez decirme Hola. En vez de eso, Joey, saltó del sillón, vino hacia mí y gentilmente acurrucó al Osito Tappy.

Traje conmigo un pequeño libro ilustrado que yo escribí, llamado “El Osito Tappy Tiene Miedo de la Oscuridad”. Se lo comencé a leer a Joey con el objeto de enseñarle los puntos del tapping. Mi teoría es que la mayoría de los niños pequeños aman “ser ayudantes” y disfrutaran el ayudar al Osito Tappy a que supere sus miedos.

Cada vez que la historia sugería que Joey hiciera tapping sobre el oso y dijera, soy un gran oso, de forma espontánea Joey comenzaba a hacerse tapping a sí mismo y al oso diciendo, ¡Soy un gran niño Y soy un gran oso! Para cuando terminamos con la historia, Joey estaba cómodamente haciéndose tapping a sí mismo y al oso, ¡y también platicando cómodamente conmigo!

Al final de la historia dije, “Sabes, el Osito Tappy también tiene miedo de ir a la escuela. ¿Crees que podemos ayudarlo”?

Joey estaba muy deseoso de ayudar nuevamente al Osito Tappy, y cuando le pregunté de qué tenía miedo Osito Tappy, varias fueron las quejas específicas que me dijo que Osito Tappy tenía:

Osito Tappy tiene miedo de no poder hacer el trabajo…

Osito Tappy tiene miedo de no poder hablar con los otros niños…

Al Osito Tappy no le gusta que el día de escuela sea muy largo…

Así que Joey verbalizó exactamente los aspectos en los cuales necesitaba hacer tapping, y le enseñé a Joey a mantener separados sus brazos para demostrar como Osito Tappy estaba muy pero muy afectado. Luego le enseñé a juntar más y más sus manos para demostrar que Tappy cada vez tenía menos miedo. Finalmente, le enseñé cómo poner sus palmas juntas (como manos rezando) para indicar que las lágrimas se habían ido por completo.

Para el fin de la sesión, Joey había roto con todos los miedos de Tappy acerca de la escuela, y aún había añadido algunos temores extras acerca de bichos espeluznantes. La sesión se desarrolló muy bien y cuando me fui Joey estaba sonriendo y estrechó mi mano.

La Sra. Jones reportó que Joey no tenía ilusión de ir a la escuela al día siguiente, pero que el llanto extremo definitivamente se había reducido. Joey ama a su Osito Tappy y disfruta que le lean una y otra vez la historia de Tappy.

El Osito Tappy es una maravillosa herramienta para enseñar EFT a los niños pequeños, y es también un excelente rompe-hielos para niños tímidos y no comunicativos.

Bendiciones

Kiya

Traducido por Laty Naime

InEnglish.gif