Hola a todos,

Este ejemplo de EFT por Rebecca Marina muestra como un poco de consciencia y creatividad puede cambiar completamente la vida de un adolescente.

Por Rebecca Marina

Hola Gary,

Aquí hay un gran uso de EFT para ayudar a un adolescente que tenía miedo a mostrar su rostro.

Mi hija Alyssa trajo algunos amigos un día y había uno en particular que quedó en mi mente. El tenía un habito inconsciente de cubrirse la cara con su pelo en cualquier momento en que alguien miraba donde el estuviera. El visitó varias veces y cada vez el mostraba este raro comportamiento. El literalmente tomaba su pelo y lo ponía sobre su rostro cuando pensaba que alguien podría estar mirándolo.

Finalmente, un día él estaba visitando y ambos estábamos en la cocina al mismo tiempo. Puse mi mano ligeramente sobre su hombro y le dije gentilmente, “sabes querido, tienes un bonito rostro, ¿por qué lo escondes?”.

Pobre muchacho, pude sentir su delgado hombro temblando debajo de mi mano y cuando me miró, había puro pánico en sus ojos. Puedo decir que eso fue todo lo que pudo hacer para no salir corriendo por la puerta.

“No sé, respondió, no me gusta como me veo y no puedo resistir que alguien me mire a la cara, he sido así por largo tiempo y no puedo hacer nada al respecto.”

“Bueno, querido,” le pregunté, “¿Te gustaría deshacerte de este sentimiento de que nadie puede verte al rostro?”

El estaba deseoso de escuchar que había algo que se podía hacer. Le expliqué brevemente sobre EFT y le pregunté si estaba listo para empezar. Me aseguré que él entendiera que yo no era un terapeuta sino que simplemente estaba trabajando con la energía natural del cuerpo.

Le pedí que me diera una clasificación de intensidad en “no puedo resistir que la gente me vea mi rostro” y dijo que era cerca de un 5. Luego le pregunté qué tan alta era la intensidad de pánico cuando alguien lo miraba al rostro y me dijo que era un 8.

Así que empezamos.

Aunque no me guste la forma en que me veo, y me da pánico cuando la gente me ve, yo profundamente me amo y me acepto a mí mismo.

Una ronda de esto bajó a un 5 el pánico. Pude sentir que aquí había un asunto más profundo. Así que pregunté, “¿Que es lo peor que puede pasarte si la gente te mira al rostro?”

El contestó, “Ellos podrían burlarse de mi, yo prefiero tratar y ser invisible”.

Así que hicimos tapping para:

Aunque ellos puedan burlarse de mí y yo quisiera ser invisible, yo profundamente me amo y me acepto a mí mismo.

Su intensidad se estaba yendo hacía abajo en este punto pero todavía le quedaba difícil verme, así que exploré suavemente más profundo. “Querido, ¿puedes recordar la primera vez en que te sentiste invisible y te querías esconder?

“Sí”, respondió, “Cuando era un bebé, fui ignorado y yo era una molestia para mi madre, ella había terminado de tener bebes y luego llegué yo.”

Así, que cambiamos el enfoque un poco.

Hablé con él sobre como su mamá hizo lo mejor que podía y probablemente se estaba sintiendo tan abrumada que ella no sabía como manejar un niño extra.

Le pregunté si estaba dispuesto a “moverse hacía perdonar a su madre”. Esto es lo que llamo el método del “pasito de bebé” donde suavemente mueves a un cliente sin pedirles que hagan lo imposible.

Usamos preparaciones como esta,

“Aunque yo era una carga extra para mi mamá y me sentí descuidado, yo profundamente me amo y me acepto a mí mismo.”

(Usando el método maravilloso de Elecciones del Dr Carrington)

Yo elijo moverme hacía perdonarla.

Yo elijo moverme hacía entender que ella se sintió abrumada y no supo qué hacer ella misma.

Yo elijo liberarme de la necesidad de esconder mi rostro y mis propias necesidades.

Podía sentir el cambio en la energía del cuarto mientras hacíamos tapping en estas elecciones positivas. La cabeza del joven se levantó de repente y me miró directamente al rostro. ¡El realmente es un joven apuesto!

El estaba en cero en todos los niveles.

No lo vi de nuevo hasta dentro de unas pocas semanas cuando fui a la escuela de mi hija para un concierto. Este joven estaba sentado a unas pocas filas de mí y él tenía su pelo peinado hacía atrás fuera de su rostro al mismo tiempo que emanaba un aire de confianza que él nunca había mostrado antes.

¡No podía esperar hasta que el concierto se acabara para correr donde él y darle un abrazo!

Le exclamé qué tan feliz estaba de ver su rostro y el cambio en su porte.

“Oh, Señora Marina,” el dijo, “no puedo resistir tener mi pelo sobre mi rostro en este memento, no sé por qué, ¡simplemente no puedo resistirlo!”

Otro uso exitoso de EFT. Es particularmente asombroso notar que fueron varias semanas después del primer tratamiento de EFT que vi al joven y él todavía estaba completamente cómodo con mostrar su rostro.

Rebecca Marina

Traducido por Camilo Buitrago – Escribir a Camilo

InEnglish.gif