¡Hola a todo el mundo!

Estudien este artículo de Nancy Morris, ya que saca a relucir muchos asuntos medulares que subyacen este doloroso “problema de alcoba”. Este caso no fue uno de esos “milagros al minuto”, y tomó tanto persistencia como habilidad para ser resuelto apropiadamente. Contiene muchas indicaciones de calidad. Por favor, para asuntos médicos, consulten a un médico.

Por Nancy Morris, EFT-Cert1

La razón por la que estoy escribiendo sobre este caso es mostrar, a través de este ejemplo, qué tan multifacéticos suelen ser los asuntos sexuales. Afortunadamente, trabajando todos los eventos importantes, recuerdos y aspectos que le surgen al cliente, pueden darse resultaos milagrosos. Muchas veces los clientes pueden obtener algunos buenos resultados de una o dos sesiones de EFT, pero se dan por vencidos antes de llegar a lo que quieren realmente.

La primera vez que Jane me llamó para hacer una cita, tenía como objetivo “tener una vida sexual saludable y balanceada”. Sólo mostraré los principales puntos cubiertos en cada sesión sin especificar las frases del tapping. Lo importante es notar la variedad de asuntos implicados, con qué poca frecuencia los síntomas reales de su condición fueron trabajados (ella ya lo había hecho y sin resultados), y el total compromiso de Jane para obtener la vida sexual que quería.

Cita núm. 1. Al preguntarle a Jane sobre su historia y situación, supe que había padecido una situación crónica (vulvodinia- dolor y malestar en la vulva /vestibulitis vulvar) por los últimos 14 años, lo que hacía del sexo, especialmente el coito, un asunto doloroso. Jane había estado en tratamiento médico y trató “de todo” para curarse de esto, sentía vergüenza y culpa, y también – en sus palabras – se sentía defectuosa. Investigué lo que había sucedido en su vida al inicio de este problema y los tratamientos médicos que había probado. Hicimos mucho tapping en los puntos específicos que sacó a colación, y le recomendé tarea usando esta frase:

Aunque me siento en guardia contra el sexo… Le pedí a Jane que tomara notas sobre todo recuerdo que pudiera surgir al hacer su trabajo de EFT en casa, y que las trajera para la siguiente sesión.

Cita núm. 2. Jane reveló eventos específicos de cuando había sido engañada y timada por hombres. Usamos EFT para tratar con cada uno de estos eventos específicos hasta que los liberamos. De nueva cuenta, Jane dijo sentir vergüenza y sentirse defectuosa dada su condición. Dijo tener la sensación como de un “anillo de fuego” en la abertura de su vagina y sentirse como si estuviera “custodiando la entrada”. Esto tenía bastante sentido, y continuamos limpiando eventos que pudieran ocasionar que debiera cuidarse. NOTA: algunas veces se trata de un solo evento, pero en el caso de Jane esto no sucedía. Tarea:

Aunque estoy custodiando la entrada, tengo mis razones y me amo y me acepto.

Cita núm. 3.- Su primera experiencia de relaciones sexuales había sido terrible, vergonzosa y dolorosa. Liberamos todos los malos sentimientos relacionados con este evento específico usando la técnica “Cuenta la historia”. Otro evento vergonzante y culposo ocurrió cuando ella tenía 3 años de edad, y trabajamos este evento específico relacionado con la sexualidad. Jane realmente gustó de su tarea la última ocasión, así que decidió hacerla de nuevo: aunque estoy custodiando la entrada, tengo mis razones y me amo y me acepto.

Cita núm. 4.- Liberamos otro evento específico de su infancia que la hacía sentir avergonzada de sí misma. Jane también reportó que al hacer su tarea de EFT, se había dado cuenta de que no sólo se sentía en guardia con respecto a su sexualidad, sino también en lo referente a su corazón y a otras partes de su cuerpo. Hicimos EFT sobre sus sensaciones corporales “cazando al dolor” y trabajando en las emociones asociadas con las sensaciones físicas. Jane dijo también que se sentía indigna (poco valiosa). Dijo que sus padres se divorciaron cuando era una adolescente y que tenía recuerdos de cada uno abandonándola a su manera. En esta sesión nos enfrentamos con los eventos específicos relacionados con el sentirse indigna. Tarea:

Aunque a veces me siento indigna…

Aunque a veces me siento indigna, sé que tengo un buen corazón.

Aunque a veces me siento indigna, siento que tengo buenas intenciones.

Cita núm. 5.- Jane reportó sentirse esperanzada y sentir que tenía un contexto más amplio para sus problemas y su vida. También dijo que su dolor vaginal había disminuido. Durante esta sesión, Jane dijo estar sobrecogida por las sensaciones corporales al ser penetrada. Esto nos llevó a los abortos que había tenido y a uno de ellos en específico que había sido muy traumático, mismo que trabajamos en detalle usando la “Técnica de la película”. Tarea: Aunque me siento sobrecogida por las sensaciones…

Cita núm. 6.- Jane reportó que empezaba a darse cuenta de que tenía una creencia, una historia, acerca de todo y comenzaba a preguntarse si estas historias serían realmente ciertas. Un recuerdo muy fuerte y específico salió a la luz, relacionado con un incidente con su hermana cuando era joven y en el que se sintió culpable de que su hermana se hiriera de gravedad. Usando la técnica “Cuenta la historia”, trabajamos este evento en gran detalle hasta que la intensidad bajó.

Jane, sin embargo, no fue capaz de perdonarse. Su hermana ya la había perdonado. Siguiendo mi instinto, hice que Jane sostuviera un animal de peluche y se diera cuenta lo tierno e inocente de su rostro. Entonces, le pedí que se imaginara que sostenía a su propio y joven ser, y la hice hablar consigo misma mientras hacía tapping y decía: “sólo éramos niñas jugando, las dos nos estábamos divirtiendo; era emocionante; nos la estábamos pasando muy bien; sólo estaba jugando con Mary (su hermana), estábamos corriendo, no fue mi culpa; me amo y me perdono; ella corría demasiado rápido; me amo y me perdono; ella rompió el vaso; me amo y me perdono; sólo éramos dos niñas jugando; los niños se lastiman; me amo y me perdono. Después de esto, Jane se sintió a gusto y se había perdonado a sí misma.

Cita núm. 7. Jane reportó haber tenido relaciones y que “no le había lastimado en absoluto”. Entonces, surgió un incidente específico relativo a una traición. Trabajamos en él, y luego regresamos a un evento similar de cuando era adolescente, y lo liberamos. Tarea:

Aunque me alejo porque estoy asustada…

Aunque a veces me alejo, elijo amarme y cuidarme a mí misma.

Cita núm. 8.- Jane dijo sentirse bien y que su vestibulitis vulvar estaba mejorando. Trabajamos en muchas situaciones específicas en las que Jane sintió que no “era lo primero” para gente importante en su vida. Hablamos sobre las ocasiones en que ella no se pone en primer lugar, y sus sentimientos al respecto.

La cara de Jane se iluminó cuando se dio cuenta de que ella siempre puede ser una prioridad para sí misma; no tiene que inclinarse ante los deseos ajenos. Tarea:

Aunque no siempre fui lo primero para mis padres, me amo y me acepto a mí y a ellos.

NOTA: ya habíamos trabajado muchos eventos específicos relativos a cada uno de sus padres.

Aunque no siempre soy lo primero para Joe (novio)…

NOTA: ya habíamos trabajado muchos eventos específicos relacionados con Joe.

Aunque no siempre he escuchado a mis propias necesidades, elijo escucharlas de ahora en adelante.

Cita núm. 9.- ¡Jane afirmó que su dolor vaginal había desaparecido! Y empezó a llorar y a contar lo asustada que estuvo de “esperar” que pudiera “curarse” (le fue muy difícil decir esta palabra). Jane dijo que todavía tenía la sensación de que su piel se sentía un poco áspera en la abertura de su vagina. Hicimos tapping en todo ello. Esto le trajo la creencia de que era peligroso estar demasiado feliz; sus padres y abuelos se lo habían enseñado; más tapping para liberar esta creencia; Jane se sintió emocionada y esperanzada.

Cita núm. 10.- Jane dijo que había pasado la noche anterior haciendo el amor, que copuló varias veces y que había sido “fabuloso”: ningún dolor. Estaba tan feliz que volvió a llorar. Se declaró “curada” e hicimos tapping ahora con gratitud. Entonces, trabajamos en otro asunto no relacionado, referente a su trabajo.

He aquí las lecciones que encuentro en este caso: no todos los asuntos pueden resolverse en una o dos sesiones; no abandones EFT y espera hasta que tengas resultados. Consigue ayuda si la necesitas. Sigue buscando incidentes específicos relacionados en el pasado. Haz ejercicios de EFT en casa entre sesiones.

Catorce años de dolor y de sexo doloroso, y la condición de Jane se curó en 9 sesiones de EFT. No todos los casos de EFT son maravillas de una sesión; a veces, los milagros toman un poco más de tiempo.

Con alegría,

Nancy Morris, EFT-Cert1

Traducido por Sandra Figueroa Sosa