Hola a todos y todas,

El cliente de Aileen Nobles había tenido un accidente de esquí grave y le operaron los huesos rotos. El alivio del dolor, sin embargo, fue mínimo, hasta que Aileen usó EFT para ello. Observe el enfoque de Aileen y cómo el dolor desaparece en pocos minutos… y no vuelve.

Por Aileen Nobles

Hola Gary,

La semana pasada tuve a un cliente que quería tratar problemas de visión. Cuando comenzamos la sesión mencionó que tenía mucho dolor por una operación que había tenido hacía una semana y media. Tenía limitada la capacidad para hacer tapping, pero conocía todos los puntos. Se había roto el brazo y el hombro en ocho sitios en un accidente de esquí, y estaba lleno de placas y tornillos. El dolor lo mantenía despierto por la noche.

Era un hombre de negocios dinámico y tenía un alto nivel de frustración por no poder ignorar el dolor. Desde su accidente algunos sanadores le habían tratado, sin embargo, seguía experimentando bastante dolor.

Empezamos a hacer tapping en:

• «Aunque tenga este dolor y es agobiante, estoy bien, puedo amarme y aceptarme de todos modos».

• «Aunque no pueda controlar este dolor, y me gusta estar en control, estoy bien….”

• «Aunque este dolor me está frenando, estoy bien…”

• «Ahora estoy soltando toda la ira y la frustración que guardo en el brazo y el hombro».

• «No elijo seguir castigándome ya más».

• «Sea cuál sea la razón por la que creé este desafío, realmente no necesito sentir dolor mientras mi brazo y hombro se curan».

• «Me gustaría realmente que este dolor desapareciera».

Entonces hicimos el test muscular para:

• “Elijo dejarlo ir”.

• “Merezco permitir que se vaya”.

• “Me permito dejarlo ir».

“Elijo” y “merezco” respondieron bien, pero “permito” salió débil en la prueba. Entonces hicimos otro procedimiento de reversa psicológica:

• «Aunque me esté castigando porque no puedo evitar el distanciamiento con mi hijo, está bien, puedo amarme y aceptarme de todos modos».

Ya me había dado cuenta de que este tema le afectaba. Entonces hicimos otro vuelta con:

• «Ahora me permito soltar este dolor».

¡¡Unos pocos minutos más de tapping y dijo que el dolor parecía haber desaparecido!! Me llamó unos días más tarde para decirme que el dolor no había vuelto y ahora sólo tenía molestias menores de vez en cuando, aunque su cirujano mencionó que quizás necesitara más cirugía.

Vamos a tener otra sesión para pedir a su cuerpo que coloque los huesos del hombro en su posición perfecta. Quizás pueda evitar más cirugía. Los milagros siguen produciéndose.

Amor y Luz,

Aileen Nobles

Traducido por EZ