El marido perfecto

Varios hombres se encuentran en los vestuarios de un club de golf. Suena un teléfono móvil en un banco y un hombre conecta la función de manos libres y empieza a hablar. Todo el mundo en la sala se detiene para escuchar.

HOMBRE: “Hola”

MUJER: “Cariño, soy yo. ¿Estás en el club?”

HOMBRE: “Si”

MUJER: “Ahora estoy en el centro comercial y he encontrado este hermoso abrigo de piel. Solo cuesta 1.000 $. ¿Está bien si lo compro?”

HOMBRE: “Vale, adelante si te gusta tanto.”

MUJER: “También me he parado en el concesionario Mercedes y he visto el nuevo modelo. He visto uno que realmente me gustaba.”

HOMBRE: “¿Cuánto vale?”

MUJER: “90.000 $”

HOMBRE: “De acuerdo, pero por este precio, lo quiero con todas las opciones.”

MUJER: “¡Estupendo! Ah, y una cosa más… la casa que quería el año pasado está otra vez en venta. Piden 950.000 $”

HOMBRE: “Bueno, entonces sigue adelante y hazles una oferta por 900.000 $. Seguramente lo cogerán. Si no, podemos permitirnos los 50 mil extra. Realmente es un precio muy bueno.”

MUJER: “De acuerdo. ¡Te veré más tarde! ¡Te quiero mucho!”

HOMBRE: “¡Adiós! ¡También te quiero mucho!”

El hombre cuelga. Los otros hombres del vestuario están mirándole atónitos y boquiabiertos…

Entonces él sonríe y pregunta “¿Alguien sabe a quién pertenece este teléfono?”

Deja un comentario