Gwyneth Moss nos ofrece una simple estructura para aplicar en el proceso de EFT que ayuda a la gente a encontrar “las palabras que funcionan”.

Por Gwyneth Moss

Muchas veces la gente me pregunta “cómo puedo usar EFT con…” Esta pregunta a menudo se hace con la expectativa de que hay una biblioteca de frases preparatorias y si solo pudieran dar con las palabras adecuadas entonces EFT haría maravillas por ellos. El buen uso efectivo de EFT no es así. No hay biblioteca de palabras adecuadas que se ajusten a cada conducta, emoción, síntoma o diagnóstico médico. No hay palabras correctas o erróneas, hay sólo palabras que funcionan. Y las palabras que funcionan para una persona no son necesariamente las palabras que funcionan para otra. Somos todos seres humanos únicos con una experiencia de vida única y respuestas emocionales únicas. Por lo tanto “las palabras que funcionan” son individuales y subjetivas: las palabras que funcionan son las palabras que describen y sintonizan la persona en su única, propia experiencia emociona

Me gustaría presentarles la herramienta de enseñanza que uso para comunicar EFT a mis clientes y entrenados para ayudarles a encontrar las palabras que funcionan. Lo he llamado el ABC del EFT y ayuda para guiar a una persona a través del proceso de EFT haciendo más fácil recordar las etapas del proceso y para ganar alguna comprensión acerca de porqué hacemos lo que hacemos en EFT.

A es por percatar (awareness). Esta es la siempre importante etapa de pre-tapping en la cual usamos nuestra percatación para sintonizarnos en la experiencia individual, subjetiva de esta persona en particular con este problema en particular. Esta percatación es de donde las palabras vienen.

B es por Balance. Cuando frotamos el punto de dolor o hacemos tapping en el punto de karate y decimos la frase preparatoria “aunque… me acepto a mí mismo”, lo que efectivamente estamos haciendo es balanceando la energía y balanceando el significado del problema.

C es por aclarar (clearing). Mientras hacemos tapping en los puntos usando unas pocas palabras recordatorias para mantenernos sintonizados en el problema estamos aclarando la disrupción, el “zzzzt” que esas palabras han exacerbado.

¿Qué hay del D que sigue a A,B y C? Bien, D es para verificar el cambio y luego volver a repetir el procedimiento.

El ABC es claro y fácil de recordar, y percatar, aclarar y la repetición son descriptivas de los pasos del proceso de EFT. Vamos ahora a meternos un poco más profundamente con la A, la B y la C.

A es por percatar

Normalmente, cuando tenemos un problema emocional coloreando nuestros pensamientos y sentimientos, estamos intentando ignorarlo o empujarlo lejos. Esto se debe a que en general estamos acostumbrados a no tener ningún control o influencia sobre nuestras emociones y el modo en que dirigen nuestra conducta y pensamientos. Por eso podemos volvernos temerosos de nuestras propias emociones.

De todas formas EFT nos permite balancear la energía de nuestras emociones en forma efectiva, rápidamente y sin dolor, por lo que podemos pensar claramente y actuar con más recursos. Sabiendo esto se convierte en una experiencia segura aproximarse y observar una emoción. En el estado de percatar comenzamos por observar con una especie de distante curiosidad. Como si estuviéramos en un safari y miráramos a los animales salvajes desde un refugio.

Percatar es un asunto de hacer las preguntas que podría hacer un detective y ser observador con los detalles de las respuestas. Las preguntas por las que nos percatamos son preguntas de sentido común que buscan una información específica acerca de qué es lo que está allí afuera que configura el problema y cómo el problema se experimenta internamente. Preguntas como:

“¿Cómo se arma el problema?”

“¿Cuándo es peor?”

“¿Cuando te pones así, cómo se siente?”

“¿En qué tienes que pensar para sentirte de ese modo?”

“¿Cuándo (o dónde, o con quién) empeora?”

“¿Cómo sabes que estás asustado?”

“¿Dónde sientes eso en tu cuerpo?”

Las palabras de las respuestas revelan cómo esta persona en particular experimenta esta emoción particular en respuesta a un detonante particular.

B por Balance

Las palabras que juntamos de la percatación alimentan la etapa de balance en la que abarcamos el problema en una frase que la hace fácil recordar. Alguien se refirió a la frase preparatoria de EFT como “envolver tu problema en una bendición” y verdaderamente eso mismo es lo que hacemos. Podemos sostener un guijarro tan cerca de nuestro ojo que podemos bloquear el cielo y podemos dar a un problema tanta atención que perdemos de vista qué es bueno y cierto y gozoso en nuestras vidas.

Simplemente diciendo: “Aunque (insertar las palabras de lo que nos hemos percatado), me acepto a mí mismo profunda y verdaderamente”, es como alejar el guijarro a la distancia de un brazo. No se ha dio pero ahora tanto el cielo como el guijarro pueden verse al mismo tiempo. Las palabras del balance simplemente ponen algo acerca del problema y algo acerca de la auto-aceptación en la misma frase. “Aunque…” en un modo elegante de hacer esto Y va a funcionar tan bien como “yo tengo (este problema) y soy amado”.

C por Aclarando (clearing)

La mayor parte de nosotros comenzamos con la secuencia completa de la receta básica haciendo el tapping por los puntos de la cara, cuerpo y dedos y la 9-Gama, pero cualquiera de ustedes que haya visto el trabajo reciente (y excelente) de Gary se habrá dado cuenta que la mayor parte del tiempo EFT obtiene resultados simplemente con una forma abreviada. Yo sólo pongo los puntos de la cara y el cuerpo en la página de mi ABC para los clientes porque eso es normalmente todo lo usamos en a sesión y usualmente todo lo que se precisa.

Mientras hacemos tapping en los puntos, mantenemos la atención enfocada en el problema mediante la repetición de unas pocas de las palabras que usamos en la frase de balance. Esta no tiene que ser la misma en cada punto y si ustedes encuentran que su intuición está cambiando las palabras, entonces sigan ese impulso. Tengan no obstante cuidado de no saltar por todas partes y en diferentes aspectos sin aclarar ninguno completamente.

He agregado unas pocas variaciones desde la secuencia básica que va del punto de la ceja a debajo del brazo, que consiste ya en terminar la ronda de aclaración retornando al punto de la clavícula o terminando en la cúspide de la cabeza con la punta de los dedos o dando palmadas en la parte interior de la muñeca. EFT es muy flexible cuando se trata de qué puntos se pueden incluir o dejar fuera. Me gusta darle al punto de la clavícula una atención extra porque para mucha gente es el punto especial que tiene un efecto extra. A menudo, en las primeras repeticiones de EFT hago tapping a través de los puntos que aclaran por dos o tres rondas, mientras actúo estoy mirando atentamente a mi cliente dejando que mi intuición me guíe en cuanto o qué tan rápido tengo que hacer tapping.

ABC en acción

Sally vino a mí diciendo que se había vuelto muy inquieta y que pequeñas cosas simples como ir de compras se había vuelto una lucha. En la calma de mi consultorio le pregunté “¿Qué tienes que pensar ahora para sentirte inquieta aquí?” Me respondió “mi esposo y yo nos estamos divorciando y me basta pensar en las cartas que vienen de su abogado para sentir toda esa inquietud” y mientras hablaba se llevó la mano al pecho.

Su percatación nos da dos piezas de valiosa información para formar algunas palabras de balance con EFT: el detonador externo de ver las cartas del abogado y la respuesta interior de agitación en el pecho. Solamente uno de estos podría ser suficiente, pero usamos ambos y nuestras palabras de balance fueron: “Aunque siento esta agitación en mi pecho viendo esas cartas de los abogados, estoy realmente bien y realmente me acepto a mí misma.” Entonces hicimos tapping por los puntos para aclarar diciendo “cartas de los abogados” y “agitación en mi pecho” por un par de rondas terminando en el punto de la clavícula (había notado que ella se había suavizado visiblemente mientras hacía tapping en el punto de la clavícula). Le pedí que se imaginara mirando una de esas cartas y se rió y dijo “Son simplemente como niños jugando juegos y usando palabras largas atemorizantes para asustarse el uno al otro”.

Esto significa un progreso para Sally y se ve bastante más lúcida, pero mi intuición sospecha que hay más trabajo para hacer por lo que volvemos a la etapa de percatarnos solamente, pero con más detalle. Le pedí que se enfocara en la carta del abogado como si la voz de su esposo la estuviera leyendo y pregunté si había algo todavía que pudiera perturbarla. “No es su voz”, respondió, “es esa mirada soberbia, despreciadora que me hace sentir a mí, que soy una vendedora exitosa, como si no midiera un palmo”. Aquí hay otro aspecto y Sally nos ha dado las palabras para la próxima afirmación de balance “Aunque esta mirada de desprecio me hace sentir que mido un palmo, realmente me acepto a mí misma, soy una mujer crecida y la mejor en ventas.” Continuamos esto con una ronda de “mirada de desprecio” y las dos miramos despreciantes mientras hacíamos tapping y nos acabamos riendo. Le pedí que verificáramos los cambios imaginando un encuentro con su esposo. Pudo quedarse tranquila pensando acerca de ello, pero luego se enojó recordando una reunión de negocios muchos años antes en la que había sido minimizada. Entonces pusimos eso a través del proceso de ABC y continuamos por el resto de la hora hasta que se sintió tranquila y contenta aferrada a su hoja de ABC y confiada en usarla.

Espero que hayan encontrado útil el ABC y lo compartan con sus clientes y amigos.

Gwyneth Moss

Traducido por Martin Jones – Escribir a Martin