En este artículo Vera Malbaski comparte con nosotros cómo ayudó a su nieto a cambiar la imagen de un monstruo que le asustó en uno de risa. Escribir a Vera

Hola a Todos,

Quiero compartir con todos una encantadora experiencia que tuve utilizando EFT para librar a mi nieto de su miedo al monstruo de sus pesadillas.

Mi nieto de 6 añitos estaba pasando unos días de vacaciones en la playa conmigo junto a su padre, mi hijo. Una noche, algunas horas después de acostarse, vino a mi habitación y me preguntó si podía dormir conmigo, ya que había tenido una pesadilla y estaba asustado. Yo encantadísima le dije que sí y abrazaditos nos dormimos de nuevo – yo por mi parte, estaba en la gloria! ¿Habrá algo más hermoso en esta vida que el cariñoso abrazo de un niño?

Por la mañana no le pregunté nada sobre su pesadilla pensando que el momento ideal ya llegaría a lo largo del día, y nos fuimos a bañarnos en el mar. Se metió en una barquita hinchable y le llevé a jugar con las olas. Estando él acostado en la barca, le pregunté qué le había asustado esa noche. Él ya conocía los puntos de tapping aunque no era algo que habíamos hecho más que una vez y muy brevemente el año anterior.

Me dijo que había soñado con un monstruo que le había asustado mucho. Empecé a hacer tapping por los puntos sobre él mientras le pedía que me explicara con todo detalle qué aspecto tenía ese monstruo. Al cabo de una ronda dejando que explicara lo horroroso que era y lo mucho que le había asustado, le dije que imaginara que el monstruo era la estrella de una película de dibujos animados y que me dijera qué aspecto tendría si su papel era hacer reír a los niños.

En seguida se echó a reír y empezó a decir barbaridades como que tenía el culo en la cara y que en vez de hablar echaba pedos; tenía un ojo en la punta de la nariz y muchas, muchas otras tonterías. Yo continué haciendo tapping sobre él y nos reímos a carcajadas juntos imaginando lo gracioso y absurdo que era el monstruo.

Siguió durante algunos minutos inventando el monstruo más ridículo y poco amenazante de toda la historia de los monstruos. ¡Fue muy divertido! Dejé que siguiese todo el tiempo que quiso mientras yo seguía haciendo tapping por los puntos y cuando el monstruo ya no tenía ningún poder de darle miedo, sencillamente dejó de hablar sobre ello y seguimos jugando en la playa.

Que yo sepa, nunca más ha tenido una pesadilla – ni de monstruos ni de ningún otro tipo.

Creo que es importante cuando aplicamos EFT a los niños que lo hagamos como un juego y les dejemos divertirse y que su imaginación les lleve donde necesiten ir. También considero es importante no forzarlo si el niño no quiere participar. A veces es suficiente que sepan que son amados y estamos ahí para ayudarles cuando ellos quieran.

Un saludo a todos.

Vera Malbaski