Esta serie puede reducirse a una frase…

”Mis pensamientos habituales se convierten en mi realidad”

Todo se resume a eso.

Esto no es novedoso, claro. Quizás se trate de la regla más fundamental en psicoterapia. Para más énfasis, más abajo, nombraré algunas citas procedentes de literatura establecida. Las mujeres notarán (y espero que perdonen) que el género utilizado en ellas es el masculino. El motivo es que estas dichas fueron creadas por hombres que, en esos tiempos, no sabían hacerlo mejor (sonrisa).

• De la Biblia: «Tal y como piensa el hombre en su corazón, así es él.»

• De Ralph Waldo Emerson: «En lo que el hombre piensa se convierte.»

• De “Un Curso en Milagros”: «El mundo que ves es lo que le has dado, nada más que eso. Pero aunque no es más que eso, tampoco es menos. Entonces, esto es importante para ti. Es el testimonio de tu estado de ánimo, la foto exterior de la condición interior. Mientras el hombre piensa, también percibe.

Aunque normalmente no lo oímos dicho de esa forma, el objetivo principal de la psicoterapia siempre ha sido cambiar los pensamientos habituales de los pacientes para que su calidad de vida (sus realidades) se muevan hacia algo mejor. El objetivo primordial ha sido el de hacer que los pacientes piensen diferente acerca de sus traumas, miedos, culpabilidades, penas, etc. y para que consigan esperanza para poner todos esos puntos bajo una “perspectiva” y vivir de manera más positiva. Los pensamientos habituales, una vez cambiados, se convierten en su nueva realidad.

Muchos clientes no se dan cuenta del Palacio de las Posibilidades en el que viven porque están metidos en una morada de calabozos personales en medio de pensamientos de abusos del pasado, memorias de guerra, miedo, culpa y similares. Sus pensamientos habituales se han convertido en su realidad y, cuando entran en tu despacho, traen sus calabozos con ellos. Las escrituras de sus paredes nos presentan una clara evidencia de su culpa personal, vergüenza, etc. y ¡ESTÁ ESCRITO EN MAYÚSCULAS, GRITÁNDOLES! Hay, claro está, otro tipo de escritura—incluso escritura de una naturaleza más positiva. No obstante, está agobiada por esas mayúsculas. Estas mayúsculas se convierten en el foco de sus pensamientos – la pieza central de su existencia. Se han convertido en sus límites de por vida y continuarán siéndolo hasta que esa escritura se borre o se substituya.
Esto me recuerda a «Ned,» un señor que vive en la misma comunidad marítima que yo. Ned es lo más pesimista que pueda haber y está bastante orgulloso de serlo. Sus conversaciones giran entorno a sus problemas de su vida, del mundo, etc. y, como cabe esperar, se las ha apañado para manifestar todos sus problemas en su realidad. Contrariamente, yo soy bastante optimista. En ojos de algunos (especialmente en los de Ned), sería un gran competidor para Pollyanna. Siempre estoy buscando oportunidades y, curiosamente, parece que siempre las encuentro. Ned también parece estar, por lo que parece, buscando problemas y, raramente, encuentra oportunidades. Vemos el mundo de forma bastante diferente y, al mismo tiempo, estamos mirando al mismo mundo.
Hace muchos años, Ned y yo estábamos conversando sobre la película «Rocky.» Yo pensé que la película fue muy estimulante. Para mí, todo era acerca del que “el que ha sido” se puede atar las botas y pelear con el campeón del mundo de Pesos Pesados. Fue excitante. Un ejemplo glorioso del poder del espíritu humano. Por otro lado, cuando le pregunté a Ned su opinión respecto a la película, dijo,”Eran dos colgados pegándose el uno a otro”.
Aunque la película fue idéntica para los dos — exactamente las mismas palabras, imágenes, música, etc. — tuvimos reacciones totalmente diferentes. ¿Como podía ser? La única diferencia, claro está, era lo que llevamos a la película. Nuestro filtro (nuestros pensamientos habituales) a través del cual percibimos los eventos y les damos significado (nuestra realidad). Esa película, como en la vida misma, era la proyección exterior de un estado de ánimo interior. Nuestra experiencia fue estrictamente un “trabajo interno”. Vemos la vida como una proyección/ reflejo de nuestra disposición mental. Nuestros pensamientos habituales se convierten en nuestra realidad.
Como mi amigo Jim Newman (de los seminarios PACE) dice:
«Los pensamientos de ayer han creado nuestro presente. Los de hoy, están creando nuestro futuro”.
Es otra manera de decir “mis pensamientos habituales se convierten en mi realidad”. Así también “Una cara feliz no viene por casualidad, viene a través de pensamientos felices”. Vemos que la idea está en todas partes. Piensa en lo que has pensado siempre y recibirás lo que siempre has obtenido.
Como exploramos la última vez, estamos constantemente consultando los escritos de nuestras paredes. Lo hacemos durante todo el día y las palabras más prominentes se convierten en nuestros pensamientos habituales (y en consecuencia, en nuestra realidad). A todos, claro está, nos gustaría tener una mejor realidad. Nos gustaría tener más libertad emocional — ser más evolucionados espiritualmente — vivir en unos anexos más expansivos dentro de nuestro Palacio de las Posibilidades. Entonces seguimos con que la manera de conseguir una realidad mejor es cambiando nuestros pensamientos habituales porque cambiándolos, automáticamente se cambia nuestra realidad.
Me doy cuenta de que éste es un acercamiento un tanto cognitivo y que como tal, es algo viejo (pero potente). Lo que aquí nos lleva a nuevos niveles, es la combinación de estas herramientas con EFT y los acercamientos energéticos. La técnica del tapping limpia (borra) todo la pesada carga emocional de manera más eficiente que las técnicas cognitivas. Este alivio, junto con el uso creativo de las herramientas de tipo cognitivo, nos permite reescribir (reemplazar) las palabras en nuestras paredes. Una vez que las borramos podemos escribir lo que queramos. Borrar y reemplazar. Borrar y reemplazar. Nuestro objetivo es el de alcanzar un lugar sin límites. ¡Oh señor!
La próxima vez exploraremos una de esas herramientas.
Amor, Gary
Traducido por Ester Muro Rodríguez – Escribir a Ester. Ir a su Sitio web