El proceso de 3-2-1: Desenredándote de otros

Aquí tenemos una ingeniosa propuesta de Roushan Martens de Escocia. Se trata de dirigirse al problema usando tercera, segunda y primera persona. Es una manera interesante de sacar asuntos de raíz y puede serles de gran ayuda.

Por Roushan Martens

¡Hola Gary! Últimamente he estado usando una técnica que quisiera compartir con el grupo del boletín. Es sólo un ángulo levemente diferente del trabajo que otros están haciendo ya, pero lo encuentro útil, y pensé que otras personas también podrían.

Estuve oyendo una cuña musical (podcast) hace unos meses, y me intrigó una técnica usada por una maestra Zen, Diane Musho Hamilton: la llamó tres-dos-uno de la técnica de la sombra. Esta, tal y como la entiendo (¡y este es un resumen muy breve y poco elegante!), es una técnica basada en la idea de que lo que te desquicia en otras personas es algo que niegas o que te altera en ti mismo. Y en que, si podemos abrazar ese algo, no sólo deja de molestarnos en los demás, sino que nos brinda mayor compasión.

En la técnica, tomas a la persona que te molesta o desquicia de alguna manera, y hablas de ella en tercera persona (ella o él); entonces, hablas de ellos en segunda persona (tú); y finalmente hablas de ella en primera persona (yo).

Esto me sonó como una técnica poderosa para darle un giro a ciertas cosas, especialmente con EFT agregada a la mezcla, y en poco tiempo surgió la oportunidad para probarlo. Estaba por tomar parte en una sesión de entrenamiento con un grupo comunitario local, y revisando el tríptico, creí reconocer el nombre de una de las entrenadoras. Me pareció que era una persona con quien tuve un infortunado accidente hacía más de diez años. Supuse haberlo olvidado, pero cuando surgió el nombre, ¡oh sorpresa!, surgió también un borbotón de emoción. Hice un poco de tapping en todas las emociones y los datos específicos del incidente y parecía no llegar a ningún lado. Así que pensé en usar la técnica del 3-2-1.

Hice tapping en los puntos de la secuencia corta (sin los puntos de las manos), agregando el punto del hígado (bajo la tetilla, BT), mismo que encuentro realmente útil cuando hay algo de enojo en una situación, y la coronilla (Co). No usé frase preparatoria, y sólo dejé que el tapping reforzara el efecto de lo que estaba haciendo; empecé con la parte del ‘3’, la tercera persona:

Ce Ella me hizo esta cosa terrible

LO ¡y ni le importó!

BO creyó que era gracioso

BN Pero realmente me dolió

BL Quizá fue mi culpa

Cl Hice algo bastante estúpido

BT Pero no lo merecía

Co Quizá fui tonta por molestarme tanto

Ce Realmente me dolió

LO Y estoy tan enojada con ella

BO Ella lo negó

BN Pero supe que había sido ella por un detalle

BL Y estoy tan enojada de no haber podido probarlo.

Y así seguí hasta que sentí que había dicho todo lo que quería decir. Y entonces hice tapping en los puntos mientras hablaba en segunda persona (la parte ‘2’)

Ce Hiciste esta cosa terrible

LO Realmente me dolió

BO Y sé que fuiste tú

BN Y estoy tan molesta de no haber podido probarlo

BL Y haberte hecho pedir perdón

Cl Probablemente también estabas enojada

BT Había sido bastante estúpida y desconsiderada

Co Pero no tenía intención de lastimar

Ce Y tú lo hiciste, realmente me lastimaste

Y lo sazoné con algunas majaderías ¡y realmente empecé a dejar salir mi ira! Te ahorro los detalles, pero no me contuve; encontré extremadamente bueno el permitírmelo.

Y cuando sentí que había dicho todo lo que necesitaba decir al respecto, hice tapping en los puntos mientras hablaba en primera persona (la parte del ‘1’). Y me estremecí. Traté de pensar en lo que ella respondería, cómo podría defender sus acciones, diciendo cosas como: “no sabía que ibas a molestarte tanto, estaba realmente en una mala posición, no pensaba mucho en los demás en ese entonces, me pasaban bastantes cosas malas”; todas eran especulaciones, y ninguna la sentía realmente correcta. Y entonces, me pregunté si estaba tratando de controlar demasiado el proceso, teniendo estas expectativas de conseguir más comprensión sobre esta persona y tratando que sucediera. Así que intenté otra cosa: intenté sólo decir todas las cosas que ya había dicho con el ‘tú’, pero ahora usando ‘yo’, sin preocuparme de intentar meterme en la cabeza de esa persona; únicamente cambiando esa palabra.

Ce Soy una egoísta

LO Te molesto y no me importa

BO Hago esta mierda todo el tiempo

BN y me divierte

BL Ni a quién le interese si te molesta

Cl Lastimo tus sentimientos ¡y me importa un carajo!

Y continué y, entonces, algo inesperado sucedió. De momento me sentí liberada de todo mi enojo y mi dolor por esta situación. Sentí una distancia del evento, y ya no me importaba. Me di cuenta de que ya no necesitaba entender a esta persona –ella tenía sus asuntos, y actuándolo en una manera no muy educada (también estaba aceptando mi responsabilidad, y al mismo tiempo estaba llena de perdón hacia mi participación en el asunto) hice contacto con su ira. Realmente no era sobre mí, no era personal, y finalmente, pude dejar de tomármelo personal; fue sólo mala suerte (¡y una lección aprendida!).

No era lo que esperaba sentir, pero la ya conocida intensidad disminuida había llegado al fin: ¡éxito conseguido! (Por cierto, resultó que la entrenadora no era esta misma persona; me pregunto si hubiera tenido que hacer algo más de tapping si lo hubiera sido, ¡sospecho que si!)

Entonces probé la técnica en la práctica con una colega practicante quien luchaba con sus padres (y particularmente con su padre), quienes no valoraban su trabajo con EFT. Ella dijo lo que tenía que decir en la tercera persona: “me hace sentir disminuida, está tan obsesionado con la ciencia y no se interesa en las emociones, no valora mi trabajo”.

Luego, dijo lo que tenía que decir en segunda persona. Esto fue para mi amiga, así como para mí misma, y para la mayor parte de la gente a quien he presentado esta técnica, algo muy retador, y un giro en sí mismo: verbalizar las preocupaciones a la otra persona, diciendo ‘tú’, como si estuvieran allí. Con frecuencia hemos estado demasiado asustados o inhibidos de alguna forma para hacerlo, y permitirnos hacerlo como si las otras personas estuvieran allí puede ser muy poderoso.

Y entonces, habló en primera persona. Habló como si fuera su padre y, conociéndolo tan cercanamente, como yo no conocía a la persona de mi ejercicio, fue capaz de decir bastante. Se encontró diciendo: “amo a mis hijos y me enorgullezco de ellos”, entre otras cosas. Su toma de conciencia de que si bien era importante para ella que él valorara EFT, este hecho no significaba que no la valorara a ella. De pronto, el asunto le pareció más pequeño y manejable.

Y esto es lo que ha sucedido cada vez que he usado la técnica: el cambio a la primera persona trae consigo un potente cambio en la relación entre ambas personas, y las libera del asunto. Esto siempre parece suceder con más fuerza cuando quien habla llega a la parte del ‘1’ en el proceso.

Entonces, podrías usar la técnica para resolver asuntos peliagudos o embarazosos con las personas; hay un par de usos que se me ocurren:

1) Usar el proceso para explorar tus relaciones con un cliente con quien estás ‘atorado’: hablar sobre ellos como ‘él/ella’, luego como ‘tú’ y, luego, como ‘yo’, mientras haces tapping. Planeo usarlo la próxima vez que me atore, y creo que funcionará bastante bien para darme una nueva perspectiva del cliente y de nuestra relación, y me dará nuevas ideas de cómo trabajar con ellos.

2) Piensa en alguien a quien realmente no soportas. Podría ser alguien que conoces, alguien famoso, un personaje de película… cualquiera. Podría ser también un grupo de personas. Habla de ellos, de su comportamiento, sus opiniones, cualquier cosa de ellos que realmente te llegue –como ‘ella/él’, luego ‘tu/ustedes’, y luego, ‘yo’. He conseguido profunda comprensión sobre partes de mí misma que había estado ignorando o reprimiendo mientras trabajaba de esta forma, a la vez que una creciente compasión por la gente que me llega, y por la gente en general.

He aprendido (¡y aprendido nuevamente… y otra vez… y otra!) que el cambio que consigues, y tan frecuentemente cuando usas EFT, no es el cambio que anticipabas cuando solamente pensabas en ello: ¡así que abandona tus expectativas y déjate llevar!

Con agradecimiento por tu gran trabajo,

Roushan Martens

Traducido por Sandra Figueroa Sosa

Deja un comentario