Muchos estudios han demostrado los efectos de la intención. Deborah Miller, de México, la combina con EFT para tratar a un niño pequeño; dice: «En mi opinión, las intenciones son un aspecto muy importante al hacer EFT. Mi intención siempre es que mi uso de EFT sea para el mayor y más elevado beneficio de la persona que lo recibe. Uso palabras específicas cuando puedo y cuando no puedo, como en el caso de Yair, dejo que mi intención establezca el ambiente para crear la hermosa interacción y despeje que le siguen, sean las que sean».

De Deborah Miller

Sé que muchísimos de nosotros nos preocupamos por las palabras que usamos con EFT; por mi parte, me encantan los juegos de palabras y que mi intuición y mi formación científica me presentan palabras con facilidad. Mi preferencia es ser lo más específica posible y sin embargo he tenido una experiencia en la que no importaba las palabras que usaba; lo único importante era mi intención.

Yair es un niño de 3 años que tiene cáncer. No habla castellano, inglés o ningún otro idioma que hablen en el hospital donde lo están tratando. Al cabo del tiempo, muchas sonrisas, gestos de saludo por mi parte y tapping en sustitución conmigo misma mientras estaba de pie a su lado, nos hicimos amigos. Solía acercarme, hacer tapping en mí misma y observarle reírse mientras lo hacía. Luego pude hacer un poco de tapping en él también. Le di un Osito Tappy y ahora hacemos tapping en Tappy mientras yo digo palabras en castellano que él no comprende, pero le gusta de todas formas.

Un día Yair agarró la bolsa azul donde estaba su Tappy, la abrió y con mucho cuidado, una pata tras la otra, sacó a Tappy mientras yo estaba sentada al borde de su cama en el hospital. Me lo pasó como si quisiera que yo hiciese tapping en él, lo cual hice encantada. Hice tapping y hablé en castellano sobre lo buen chico que era, mientras él se reía. Él golpeaba los botones o directamente a Tappy mientras yo hacía tapping sobre él; es su forma de hacer EFT conmigo. Entonces agarró a Tappy, le dio un fuerte abrazo y a mí una sonrisa inmensa. Se me derritió el corazón porque veía que esta era su forma de decirme que agradecía mi compañía, mis sonrisas, mis atenciones, mi intención, EFT y que tenía su propio adorable Tappy.

Le gusta que le presten atención y desde mi punto de vista, la conexión energética que tenemos surge de mi intención, en este caso, de ayudarle a que se sienta mejor. Este niño ha cambiado mucho, de un niño lleno de miedo que lloraba día tras día, y también cuando alguien se le acercaba, a un niño tranquilo, satisfecho y con ganas de jugar. Estos cambios proporcionan un efecto positivo sobre la capacidad de sanación de su cuerpo.

En mi opinión, las intenciones son un aspecto muy importante al hacer EFT. Mi intención siempre es que mi uso de EFT sea para el mayor y más elevado beneficio de la persona que lo recibe. Uso palabras específicas cuando puedo y cuando no puedo, como en el caso de Yair, dejo que mi intención establezca el ambiente para crear la hermosa interacción y despeje que le siguen, sean las que sean.

Deborah

Traducido por Ana Saval-Badía – Escribir a Ana