Ruth Bonetti desde Australia, utiliza EFT para la interpretación musical con resultados estelares.

Por Ruth Bonetti

Hola Gary,

El uso de EFT ha demostrado resultados considerables en mis sesiones de ayuda a conferenciantes y músicos que sufren nerviosidad, temblores y sequedad bucal en el momento de sus actuaciones en público. Siendo particularmente espectaculares las mejoras con músicos, quienes tienen que coordinar tantos aspectos que pueden venirse abajo por nervios.

Recientemente, visité un conservatorio regional para dar a los estudiantes unas lecciones llamadas “Como prepararse para una actuación con confianza” seguidas por un concierto realizado por estudiantes para padres y amigos/as. Después de esto, debía dar partes, más retroalimentación y consejos.

Una pianista, Bethany, estaba tan nerviosa que paraba y empezaba sin apenas ser capaz de tocar su parte de Scott Joplin. Se alejó del piano destrozada. Pensé, “Probablemente volverá a su casa sumergida en auto-sabotaje, así que no esperaré hasta más tarde para darle mi retroalimentación. Es arriesgado pero quiero tratarlo ahora mejor que esperar al final del concierto”.

Le pregunté si le importaría probar un experimento un poco “alocado” (éstas no son clases específicas de EFT pero incorporo las técnicas entre otras) diciéndole que arriesgaba más yo al parecer más estúpida que ella si no iba bien – aunque por dentro sabía que funcionaría. Hicimos un poco de tapping: “Aunque tengo lagunas mentales y paro y empiezo y parezco tonta…”

Entonces se sentó al piano y no sólo tocó la pieza a la perfección sin ningún fallo técnico, sino que musicalmente tocó con un tono rico y maravillosa expresión. ¡Hasta yo me quedé boquiabierta por la increíble diferencia! Toda la audiencia se levantó y aplaudió en grande. Después de tocar su gran examen del programa de 12 Años la siguiente semana, su profesor me mandó un correo electrónico diciéndome que Bethany se hacía mucho tapping y decía afirmaciones antes de actuar, actuando de forma brillante. Especialmente, ofreció una “interpretación perfecta” de Scott Joplin!

En consecuentes clases con adolescentes, me he dado cuenta que simplificar las palabras ayuda a obtener resultados naturales y accesibles. Una clarinetista, Jess, ignoró mis palabras “me acepto total y completamente” substituyéndolas por “me gusto a mi misma”. ¡Su mejora mostró que las palabras no importan tanto mientras la intención sea positiva!

En un taller para chicos adolescentes que se preparaban para su curso final de interpretación musical, un trompetista encontró su propia versión “¡Aunque me entorpezco y desafino, sigo siendo una maravilla!” Otros de 16 y 17 años aclamaron “¡Soy una maravilla!” convirtiéndose esta expresión en un tema musical y mantra durante toda la sesión.

He descubierto hablando con los jóvenes después de estos talleres, que los que observan a sus colegas mejorar su interpretación ganan la misma seguridad en las suyas al tocar, llevándose las técnicas para experimentarlas en casa. El ver y OIR la increíble mejoría se transforma en una potente herramienta de aprendizaje que puede cambiar vidas al mismo tiempo que sus interpretaciones.

Ruth Bonetti

Traducido por Ester Muro Rodríguez Escribir a Ester Ir a su Sitio WEB