Como labor paralela a la profesional, la cual sirve de sustento económico, la labor de voluntariado despunta como vía de expansión de EFT y de crecimiento en al amor y evolución espiritual. Aquí os dejamos con la experiencia de Liana Brailovsky junto a un grupo de ·efeteros y efeteras» en un poblado del estado de veracruz. en México.

Si quieres contactar con Liana: [email protected]

Conoci a la hermanita Maria Eugenia, Maru, en un curso de EFT que impartí en septiembre pasado y me enamoré de su dulzura y amor hacia todos.

Nos comentó que se iba a una misión en Veracruz y que se llevaba la técnica para ayudar a la gente que podía necesitarla.

En el mes de diciembre me llamó por teléfono para regalarme miles de bendiciones y me dijo que estaba haciendo su mejor esfuerzo para ayudar a la gente con EFT. En ese momento pensé que seria maravilloso juntar un grupo de gente preparada e ir a apoyarla a su misión.

Asi surgió la idea y sin pensarlo demasiado, nos encaminamos hacia Veracruz Lety Ocaranza, Marcela Luna, Nidia Cárdenas, Tere Blanco, Damaris Hernandez, Mario (que nos iba a apoyar realizando documentación fotográfica) y yo.

No sabíamos con qué tipo de gente nos íbamos a encontrar y en qué condiciones. Maru, la hermanita, se encargó de contarle a cuanta gente se cruzaba en su camino de esta oportunidad. Así llegamos a Los Reyes, Veracruz con una gran esperanza de expandir EFT y ayudar a muchas personas.

La idea era explicar la técnica lo mas sencillamente que pudieramos y asegurarnos de que la gente aprendiera los puntos y la receta básica. Todo esto, tomando en cuenta que el idioma de ese pueblo es el Nahuatl. Asi lo hicimos.

Lo más impactante fue que después de contarles lo que EFT hizo en nuestras vidas, varias mujeres comenzaron a llorar muy desconsoladamente. Comenzaron a contarnos sus dolores y penas con una gran tristeza y desesperación. El clima era de una tristeza tan profunda en el ambiente, (había unas 50 personas), que decidimos hacer un tapping general por la tristeza. Midieron sus tristezas, las buscaron en sus cuerpos, buscaron su color, forma, etc y comenzamos a tapear.

A medida que el tapping avanzaba vimos como sus caritas se iban relajando y todo su porte se enderezaba, había esperanza para este pueblo tan dolido!

Después de terminar, nos dividimos en grupos y cada una de nosotras hizo tapping más profundamente y explicando mas a fondo la técnica. Contamos con gente que hablaba ambos idiomas y nos ayudaron a traducir lo que decíamos.

Nos impactó ver gente tan capaz, gente tan sufriente, gente tan amorosa, realidades tan distintas a las que vivimos en la ciudad que nos caló hondo. Terminamos muy satisfechos pero movidos y dolidos al mismo tiempo.

Al otro día, volvimos a explicar la técnica a unas 40 personas, muchas de las cuales estuvieron presentes el día anterior. La gente comprendió perfectamente bien cómo trabajar en sus emociones con EFT y eso fue una gran satisfacción. Elegimos a las personas que sentimos que podían ayudarnos a continuar con esta misión y les explicamos la técnica con algunos secretitos para que pudieran ir mas allá. Incluso nos animamos a elegir a un terapeuta y un cliente, para trabajar delante del grupo y experiencia que fue maravillosa.

La gente nos pidió que regresemos, pudimos ver en sus ojos la necesidad inmensa de ayuda. Maru estuvo presente apoyándonos y escuchando cada detalle para aprovechar y seguir creciendo. Nos despedimos de cada uno en un abrazo de almas y prometiendo regresar. Lloramos con cada persona que abrazamos y agradecimos al Universo entero por esta experiencia extraordinaria. Entendimos mas que nunca la frase «en el dar está el recibir». Cuánto bien podemos hacer con sólo la intención de dar lo mejor.

Regresamos máss sanas, más humildes y muy conmovidas por todo lo intensamente vivido, sabiendo que ésto no termina aquí.

Al siguiente domingo, Maru reunió un grupo

de 16 personas a las que puso a practicar EFT y se decidió hacer un encuentro una vez por semana para seguir practicando y aprendiendo para poder ayudar al resto de la comunidad.

Nuestra idea es regresar a dar un taller intensivo de EFT para sentar bases más firmes y que tengan continuidad con la semillita que plantamos.

Quiero agradecer personalmente al grupo de practicantes que hicieron esto posible, Marce, Lety, Damaris, Tere y Nidia.

A Mario por encargarse de las fotos y filmación y a Salvador por llevarnos y traernos.

A Las hermanitas Maria Eugenia, Maru y a Maria Rosa, Rosi, por atendernos, cocinarnos y acojernos con tanto amor.

Esperamos realizar otro viaje para la segunda mitad del año y que ésto sólo sea el comienzo de un proyecto de ayuda y sanacion que ya estamos gestando.

A todo el que quiera acompañarnos en nuestro proximo viaje, bienvenido!

Con un amor profundo a toda la Sierra de Los Reyes, Veracruz.

Liana Brailovsky

Formadora de AHEFT, Mexico

«SIEMPRE CON UNA SONRISA»

Liana Brailovsky

Formadora de EFT por la AHEFT

FEFT practitioner

Cursos niveles 1,2,3

Conferencias

Terapias individuales

www.eftcontigo.com