En el mesón…

Un vagabundo, de la era de los 1800’s en Inglaterra, agotado y hambriento, vino a un mesón al borde de la carretera con un letrero que decia: «George y el Dragón.» Él toco en la puerta.

La esposa del mesonero sacó su cabeza por la ventana. «¿Pudiera conceder algunos comestibles?» Él pidió.

La mujer echó un vistazo a sus ropas lamentables y sucias. «¡No!» ella gritó.

«¿Me pudiera dar una pinta de cerveza inglesa?»

«¡No!» ella gritó.

«¿Pudiera dormir por lo menos en su establo?»

«¡No!» ella gritó otra vez.

El vagabundo dijo, «¿Pudiera yo, por favor…?»

«¿Ahora qué?» la mujer grito, no permitiendo que él acabara.

«¿Usted supone,» él pidió, «que yo pudiera hablar con George?»

Autor Desconocido

Traducido por Nidza Busse