Dos individuos tomaban el curso de química en la Universidad de Alabama. Hicieron bastante bien en todas las pruebas y exámenes de medio semestre y en los laboratorios, de tal forma que entrando el examen final tenían una sólida “A”. Estos dos amigos estaban tan confiados que durante el fin de semana antes de la semana de los finales (aunque el final de química era el lunes), decidieron ir a la Universidad de Tennessee de parranda con algunos amigos. Tuvieron un gran rato. Sin embargo, con resacas y todo, durmieron todo el día domingo y no regresaron a Alabama hasta la mañana de lunes temprano.

En vez de tomar el examen final entonces, encontraron a su profesor después del examen final para explicar el porqué faltaron el final. Le dijeron que fueron a la universidad de Tennessee por el fin de semana, y que habían planeado regresar a tiempo para estudiar, pero que se les ponchó la goma y no tenían repuesto, y no pudieron conseguir ayuda durante mucho tiempo, así que se retrasaron en llegar al campus.

El profesor pensó sobre esto y les dijo que podrían tomar el examen final al día siguiente. Los dos individuos estaban emocionados y aliviados. Estudiaron esa noche y entraron al siguiente día para el final.

El profesor los colocó en cuartos separados, y dio a cada uno de ellos una libreta de prueba y les dijo comenzar. Miraron el primer problema, que valía 5 puntos. Era algo simple sobre Molaridad y Soluciones.

“Suave,” ellos pensaron. “Esto va a ser fácil.” Hicieron ese problema y dieron vuelta a la página.

No estaban preparados, sin embargo, para lo que vieron en esta página. Decía: (95 puntos) – ¿¿Cuál goma??

Autor Desconocido

Traducido por Nidza Busse