El trabajo con el Niño Interior ha sido una forma popular de terapia durante varios años. Cathryn Taylor, una autora experta en este tema, nos da un creativo artículo a fondo de la forma en que ella lo combina con EFT para resolver un problema de limitación de muchos años en sí misma.

Por Cathryn Taylor, MA, MFT, LADC

Querido Gary,

Acabo de tener la más profunda experiencia con EFT. Me llamo Cathryn Taylor y soy la autora del libro The Inner Child Workbook (El libro de trabajo del Niño Interior). Mi libro ha estado en circulación desde 1991 y es considerado uno de los clásicos en el campo del niño interior. Durante los pasados 20 años he estado trabajando con este concepto e instruyendo a otros en cómo identificar y resolver sus conflictos del niño interior. Hace varios años conocí tu técnica y la he estado aplicando con mis clientes para los comportamientos adictivos y enseñándoles a usarla para mitigar también sus ansias.

Pero lo de hoy fue un verdadero hito. Durante algunos meses pasados he estado enseñando una nueva serie (inspirada en la película El Secreto), llamada «Teaching Your Inner Child the Laws of Attraction» (Enseñando a tu niño interior las leyes de la atracción).

Como suele ser el caso, enseñamos lo que necesitamos aprender. Cuando traemos más luz iluminamos lo que vibra a una frecuencia menor. El mero acto de enseñar este tema descubrió a mi última querida saboteadora (es mi frase acuñada para la parte de nosotros en la que nuestras acciones tienen la intención de mantenernos seguros pero cuyo impacto es mantenernos lejos de obtener lo que deseamos).

Ella siempre ha actuado desde que impartí mi primera clase. Esta pequeña era mi interior de 17 años de edad que estaba paralizada en un momento cuando mi padre (que era mi héroe) tuvo una crisis nerviosa en el momento en el que yo salía para la escuela. Esa parte de mí se quedó capturada en ese momento y ha permanecido congelada desde entonces.

Lo que se hizo evidente ahora fue que en el momento en que yo deseaba avanzar de verdad hacia mi maestría (que, en su sistema de creencias, requería dejar a mi padre) me sabotearía con comidas en exceso y nublando mis pasiones y mis deseos. No importaría cuán saludable estuviera en todas las áreas de mi vida, había una parte oscura de mí que permanecía y existía en un estado de desesperación.

Finalmente, hoy, reuní todo. La traje a mi presencia mental y la invité no sólo a aprender los principios de «El Secreto», sino también para aprender a lidiar con su desesperación y su pena por la crisis de su padre al enseñarle a usar EFT. He empleado EFT para tratar desórdenes emocionales, pero nunca había considerado regresar en el tiempo, a través de una meditación, y enseñarle realmente cómo hacerlo a esa parte de mí.

El Trabajo del Niño Interior se basa en exteriorizar esa vieja herida, encararla y después interactuar con esa parte con el fin de hacerla sentir segura.

El modelo es una forma magia de potencializar nuestro ser adulto más competente mientras simultáneamente reconocer y responder a nuestra parte más asustada. Pero el cambio que ocurrió cuando literalmente regresé al pasado y me apliqué EFT en el momento exacto cuando perdí mi fe fue milagroso.

Lo siguiente es una breve descripción de cómo orquesté esta forma de trabajo. Te envío esta descripción con la esperanza de que pueda ayudar a otros que quisieran beneficiarse de esta combinación.

Comencé esta forma de trabajo con una meditación. Visualicé a mi adolescente interior sentada con la pierna cruzada en frente de mí. Le dije quién era yo y le expliqué lo que deseaba hacer y que yo quería empezar enmendándome por tardar tanto tiempo en regresar a ella.

También le expliqué que deseaba mostrarle esta técnica mágica que la ayudaría a disolver su dolor. Entonces en mi mente le expliqué cómo hacerse EFT. Le dije que deseaba mostrarle cómo trabajaba al hacer una ronda por la tristeza y la culpa que yo sentía porque me había llevado tanto tiempo en regresar a ella. Inicié con las frases preparatorias siguientes:

Aunque yo no reconocía que te estaba dejando (a mi adolescente interior) hacer mi trabajo sucio…

Aunque me colapsé en tu mecanismo para sobrellevar las cosas cada vez que tenía miedo de progresar hacia mi grandeza…

Aunque no sabía hasta ahora que te tenía abandonada – mi pequeña de 17 años dentro de mí – tú, que amabas y adorabas a Papá y te sentiste aterrorizada cuando atestiguaste su crisis, yo me amo y me acepto profundamente y me perdono completamente.

Hice una ronda de tapping que cubrió los sentimientos asociados con esto.

Ceja: Hasta ahora no supe que eras tú.

Lado del ojo: Colapsada en tu desesperación y miedo.

Bajo el ojo: Dejarte, mi pequeña de 17 años dentro de mí, hacer mi trabajo sucio.

Bajo la nariz: Comer de más para arreglártelas como lo has hecho.

Bajo los labios: No me sentía segura y por eso comía de más.

Clavícula: Te ignoré y te abandoné porque no sabía.

Bajo el brazo: No sabía hasta ahora cómo sentirme de cualquiera otra forma.

Coronilla: Te abandoné porque no sabía.

Mi niña interior de 17 años observaba mientras le modelaba la manera en la que esto trabajaba. Y neutralice exitosamente mi propia culpa y mis remordimientos. Pero el cambio real vino cuando me aproximé a su esencia e hice la siguiente ronda. Entonces se hizo un mar de lágrimas y se llevó a cabo la verdadera sanación. Me fundí en la joven de 17 años que se había sentado frente a mí y hablé desde su realidad, comenzando con estas frases preparatorias:

Aunque no sabía cómo arreglármelas y estaba temerosa de tener éxito porque yo no quería abandonar a Papá en su tiempo de necesidad…

Aunque la única forma que yo conocía de salir adelante y permanecer leal a él era comiendo de más y aquietando mis miedos…

Aunque no quería dejar a mi adulto que caminara hacia su maestría porque significaría dejar atrás a Papá, yo me amo total y completamente, y yo me perdono por no saber que yo no sabía…

Y el tapping transcurrió así:

Ceja: Sentirme abandonada por Papá (comienzan a fluir las lágrimas).

Lado del ojo: Sentirme aislada y sola (estado lloroso).

Bajo el ojo: No sabía que hacer más (empiezo a sollozar incontrolablemente).

Bajo la nariz: ¡Me siento muy abandonada por mi ser adulto!

Bajo los labios: ¿Por qué tardaste tanto en regresar? No me sentía segura y por eso comía de más.

Clavícula: ¡La única elección era desbaratar mi ser superior porque ella me ignoró!

Bajo el brazo: Sentirme muy abandonada por Papá, ¿por qué tenía tanto dolor?

Coronilla: Lo necesitaba, lo necesitaba, ¿por qué me abandonaron ambos y me dejaron sola?

DESPUÉS VINIERON EL ENOJO, LA DESESPERACIÓN Y EL PERDÓN.

Ceja: ¡Cómo me pudieron dejar tan sola Papá y mi ser adulto! (Lágrimas de enojo)

Lado del ojo: ¡¿Qué no sabían que yo me sentía muy aislada y sola?! (Más sollozos y lágrimas)

Bajo el ojo: No se daban cuenta que yo no sabía qué hacer (Sollozo agitado)

Bajo la nariz: Gracias a Dios que por fin ella se tomó tiempo para escuchar.

Bajo los labios: Yo no deseaba que fallaras, quizás ahora puedo sentir algo de paz y dejarlo ir.

Clavícula: Está bien, quizás Papá está muerto y mi ser adulto por fin ha regresado para ayudarme a superarlo.

Bajo el brazo: Quizás es seguro aprender esta técnica y avanzar hacia la vida que siempre he deseado.

Coronilla: Quizás es más seguro confiar.

Con esta última ronda las lágrimas se detuvieron y mi pequeña de 17 años miró a mi ser adulto, asintió con la cabeza y le dijo que estaba lista para aprender los secretos de su intercambio. Estaba lista para avanzar.

Entonces procedí a enseñarle cómo usar EFT como una herramienta para poner freno a su forma de comer desmedida y aprender cómo tratar y transformar la ansiedad de crecer, así como su pena de tener que decir adiós a su papá. He realizado muchas sanaciones en mí misma y en otras personas, pero con mucho, Gary, ésta fue la más profunda e integradora.

No sólo celebraron mi adolescente interior y mi adulto, sino que sentí el aplauso de mis Ángeles, Maestros y, más importante, Papá. No puedo agradecerte lo suficiente por tu gracia y por esta herramienta.

Si crees que esto pueda ser de algún beneficio para cualquiera que esté tratando de tener éxito pero continuamente cae en sabotaje, por favor siéntete libre de compartirlo.

CATHRYN TAYLOR, MA, MFT, LADC

Traducido por Ricardo Viesca Escribir a Ricardo