Por María Aurora Villarreal, México

Correo: [email protected]

Resultado de imagen para corazon roto‘Gaby’ tiene 35 años, tiene 2 hijos de 10 y de 6. Está separada de su esposo pues ella le fue infiel hace dos años, y están viendo la posibilidad de regresar. Me dijo que no quería hacer nada, ni ejercicio que era lo que ella amaba hacer, ni salir con sus amigas. Su familia la había hecho a un lado, sus hermanas le habían dejado de hablar y se sentía más sola que nunca.

La prima vez que vino, no podía colocar palabra por la culpa que sentía por haber hecho lo que hizo. Se sentía tan mal que no podía ni hablar. Yo me acerqué a ella y le dije que si podía tocar unos puntos que la iban a ayudar a relajarse. Me dijo que sí y sólo le decía “aquí estás conmigo”, “estás aquí y ahora”, “todo está bien”. Pudo bajar su intensidad y se sintió tranquila para habar.

Ella me dijo “Es que llevo 2 años separada y hemos intentado muchas veces regresar y yo no estoy segura de querer regresar”. Le pregunté “¿por qué no te sientes segura?” y me dijo “Es que David (amante) era el hombre de mi vida y Pedro (esposo) no” y que no se arrepentía de haber hecho lo que hizo, y  empezó a llorar de nuevo. Le dije que sólo me escuchara y que yo iba a hablar, en el punto karate:

A pesar de que no sé si quiero regresar porque el hombre de mi vida es David y no Pedro, yo me amo y me acepto completa y profundamente.


En los puntos: “el hombre de mi vida es David, no Pedro”, “no sé si regresar”.

No bajó la intensidad.

Me dijo “Lo que más me duele es que David no hace nada por divorciarse y sigue con su vida y la mía está destrozada”.

A pesar de que David no hace nada por divorciarse, no le importo, yo me amo  y me acepto completa y profundamente, hago lo mejor que puedo.


En los puntos: “David no hace nada”, “no le importo”.


Aunque todavía tengo este sentimiento de que mi vida está destrozada, yo me amo y me acepto completa y profundamente.


En los puntos: “lo que queda de este sentimiento”, “lo que todavía queda de este sentimiento”.

Se sintió un poco mejor y quedamos en que si regresaba el sentimiento intenso, me llamara. A las 4 me llamó diciéndome que David le había llamado y que no sabía qué hacer, porque aunque ya había terminado con él, todavía lo quería.

Hicimos varias rondas de tapping y me dijo que lo iba a ver y que quería sentirse fuerte para no caer, y dejarle en claro que ya no quería verlo más. Le pregunté que por qué quería verlo y me dijo que tenía sentimientos encontrados y que quería cerrar el círculo. Hicimos tapping en cada uno de los aspectos y se sintió más tranquila.

La siguiente vez que nos vimos me dijo: “No lo puedo creer, me dijo que su esposa estaba embrazada pero que él no la quiere que me quiere a mí, que lo espere un tiempo para poder estar conmigo.” En ese momento sus ojos se llenaron de lágrimas. Hicimos tapping en no lo puedo creer, su esposa embarazada, no lo puedo creer.

Me comentó que sus hermanas le habían dicho que él era un mujeriego, y que no le iba a hacer caso. Le pregunté “¿Cómo te sientes?” y me dijo “Como una zorra”, e hicimos tapping con eso. Luego que le bajó un poco la intensidad, me dijo: “Pero no soy zorra porque yo si creí que era sincero, me engañó y yo de tonta caí, yo creí que nuestro amor era diferente.”

E hicimos varias rondas de tapping hasta que logró tranquilizarse. Le pregunté que cómo había sido la relación con su papá y me dijo que él nunca la había querido, que estaba siempre alejado porque entró en una depresión. Fuimos con su niña interior para que la ayudara a sanarse y se sintió mucho mejor.

En la siguiente cita me comentó que ella había tenido pesadillas y que se levantó sudando. Hicimos tapping sobre sus pesadillas y en los aspectos de estás, las cuales tenían que ver con sus hijos.

Lloró al principio de la ronda y me dijo “¿Cómo pude hacer a un lado a mis hijos, cómo no pensé en ellos? Fui una egoísta” y seguimos haciendo tapping sobre sus sentimientos de culpa.

Hicimos el proceso del perdón a ella misma.

En la siguiente cita hicimos una actividad de duelo y en los momentos que subía la intensidad hacíamos tapping. En ese momento me dijo “¿Sabes qué? lo voy a bloquear su teléfono y lo voy a bloquear de Facebook y de todo los sociales, Instagram, Snapshot, etc. pues me está haciendo mucho daño.” En ese momento lo hizo y se sintió intranquila e hicimos tapping:

A pesar de que esto va ya en serio, él ya no está en mi vida, yo me amo y me acepto completa y profundamente.


En los puntos: “esto es definitivo”, “esto va en serio”, “este hombre ya no me controla”.

Logró tener un cero de intensidad y se asomó una sonrisa en su rostro.

En la siguiente sesión me dijo que había empezado a hacer ejercicio y se había unido a un grupo de oración de la iglesia.

Su esposo, pues todavía no se habían divorciado (vivía en un departamento y viajaba mucho), empezó a buscarla más por una semana más o menos pero luego se mostró indiferente y lejano. Trabajamos con los sentimientos que esto producía en ella y también en el rechazo de la familia de él.

Seguimos trabajando en la relación con su mamá, la cual estaba muy dañada y ella empezó a sentirse mejor para trabajar en lo que a ella le gustaba e ir dejando el trabajo que tenía en bienes raíces.

Se reencontró con un viejo amigo y empezaron a hablarse y el la invitó varias veces a salir pero no continuaron la relación. También le presentaron a otro hombre y empezó a salir con él, pero no le agradó su forma de tratarla. En año nuevo fueron ella y su esposo a la casa de unos amigos y me comenta que no pararon de hablar. Al siguiente día él la buscó de nuevo y se quedó a dormir en su casa por tres días. Tuvieron oportunidad de platicar sin enfadarse o evaluarse y él le dijo que era el amor de su vida. Ella me comentó que en ese momento se dio cuenta que el verdadero amor de su vida era él.

Pablo decidió también venir a terapia para vencer sus miedos y dudas.

María Aurora Villarreal, México

Formadora y Facilitadora Avanzada de EFT

Correo: [email protected]

Sitio: http://eftalegria.com.mx/