Nuestro temor más profundo es nuestro poder
Querido Dios