Los malos hábitos tienen consecuencias negativas como una mala calidad de vida e insatisfacciones en diversos aspectos emocionales. Son un freno que no permite evolucionar para llegar a ser un mejor tú.

Al principio pueden parecer el perfecto compensador de situaciones emocionales no resueltas, pero a la larga, las consecuencias son desastrosas para la vida de una persona, llevándola hacia situaciones problemáticas.

EFT borra síntomas, libera asuntos pasados y lo más importante, permite que tú mismo realices tu sanación, vuelvas a tener control de tu vida y tu cuerpo ayudándote a reconocer las partes de ti mismo que necesitan sanar.

El uso de EFT para cambiar hábitos y más

Un método de EFT para instaurar nuevos comportamientos

Rompiendo hábitos