Paul Zelizer hace un inteligente uso de esta técnica de gran ayuda que introduje en nuestro DVD de EFT ’Mas allá de lo básico’ (Pasos para Convertirse en Terapeuta Extraordinario). El dice: “Para una inversión tan mínima de tiempo el resultado es realmente sorprendente”

Por Paul Zelizer, MA, EFT-ADV

Podemos vivir por unos días sin agua y semanas sin comida. Pero sin oxígeno moriremos en unos minutos. Abundante oxígeno es una de nuestras necesidades más importantes. Aun así, en nuestra estresada vida moderna, el respirar a menudo es algo que hacemos mal. Esto afecta todos los aspectos de nuestra salud y bienestar.

Como un atleta de toda la vida y alguien que se especializa en la utilización de EFT para trabajar con problemas físicos, tengo un conocimiento profundo del impacto del estrés en la respiración. En los últimos dos meses he estado usando la Técnica de Respiración Constreñida de EFT para obtener una supercarga para mi ejercicio diario. Ha sido muy exitoso.

He aquí lo que hago. Al empezar cada ejercicio, uso la Técnica de Respiración Constreñida para asegurarme de que respiro en forma eficiente y relajada. Eso toma alrededor de 35 a 40 segundos. Repito el ejercicio al menos dos veces durante el día y luego antes de irme a dormir lo repito una vez más.

Para una inversión de tan poco tiempo, el resultado ha sido sorprendente. Mi rutina de ejercicios abarca las artes marciales, danza, fisioculturismo etc. Encuentro que tengo más energía, mis ejercicios son mas vigorizantes y me recupero más rápido. He perdido grasa corporal y he ganado unos 2.4 kilos de músculo.

Un amigo mío aficionado a Arnold Schwarzenegger, lo cita diciendo: Un ejercicio con una respiración correcta equivale a diez ejercicios. El tomarme este pequeño tiempo en mi día para asegurarme de que mi respiración es optima, ha importado un gran resultado en mi condición física. De hecho, tan solo esta mañana cuando le di un abrazo a una amiga, ella comento: “realmente se te siente fuerte”.

Una vez más, me siento profundamente agradecido a EFT.

Paul Zelizer

Traducido por Sonnia Arzamendia