Por Sherrie Rice Smith, EFT INT-TRN-1-3, EFT para Cristianos

Traducido por Claudia Goyeneche, con permiso de EFTUniverse

Mi cliente Tom no podía identificar qué emoción estaba sintiendo, pero él sabía que se encontraba molesto y cansado de los gritos de su esposa por sus olvidos constantes.

Tom y yo habíamos tenido sesiones de Tapping en el pasado, y las emociones que siempre aparecían eran el miedo, la frustración, el enojo y la tristeza. Esta vez no fue diferente. Tom puso su temor y frustración sobre la mesa, diciéndome que sin importar cuánto se esforzaba, siempre olvidaba algo, por lo que su esposa se enojaba, gritaba, y el día quedaba arruinado para los dos.

Después de abrir nuestra sesión con una oración, que pretendía sintonizar a Tom con el miedo y la frustración que él me había dicho que sentía en el pecho, haciendo Tapping por un minuto o dos, y permitiéndole a su subconsciente traer a la mente el evento más temprano asociado a este sentimiento que el pudiera recordar.

El respondió: “Mi padre siempre me gritaba por alguna razón. Yo nunca hacia nada bien, por lo que yo debía asegurarme y volverme a asegurar de todo lo que hiciera, como los interruptores de la luz, prendiéndolos y apagándolos unas cuatro veces. Por supuesto, eso hacía que mi padre se enojara aún más y me gritara todavía más, pero yo debía asegurarme de no quemar la casa.”

Resultado de imagen para olvidadizo dibujo

El nivel de intensidad de miedo y frustración de Tom era 7 de 10, por lo que comenzamos a hacer Tapping.

Conforme hicimos la ronda de Tapping, descendió el nivel de miedo y frustración, como siempre había sucedido, pero yo quería llevar su progreso un poco más allá. Le pregunté si el tema de los interruptores de la luz había permanecido. ¿Continuaba practicando Tom este comportamiento en su vida de adulto? Tom admitió que siempre había continuado, y fue aún más lejos, me refirió algunos hábitos similares, como revisar el seguro de las puertas y parar el auto cuando hubiera avanzado cerca de 5 millas de la carretera cuando salía de viaje por vacaciones, para asegurarse de haber empacado una u otra cosa. Estas prácticas también enfurecían a su esposa.

Yo empezaba a sospechar una especie de comportamiento obsesivo. Tom es un hombre exitoso, y al verlo, nadie pensaría que tuviera un comportamiento de este tipo, pero obviamente esto había creado algunos retos en su relación de pareja y su matrimonio. 

Le pregunté a Tom si quería probar algo diferente como el Tapping. El miedo y la frustración se redujeron a 1, su nivel usual de intensidad, y estaba listo para reprogramar algunas neuronas. Yo aprendí esta técnica de una experta en EFT, Valerie Lis. ¡Él estaba de acuerdo en probar cualquier cosa!

Le pedí a Tom cerrar sus ojos e imaginar que él nunca pudiera hacer otra cosa que no fuera encender y apagar los interruptores de la luz, que sería lo único que hiciera, 24/7 los 365 días de año—sin comer, sin cerveza, sin vacaciones, sin dormir, nada excepto encender y apagar esos interruptores. «¿Cómo te sentirías de hacer eso?’ le pregunte. La ira y la frustración de Tom superaron el nivel de intensidad de 10.

Tomando EFT en su forma más simple, hicimos Tapping en «frustración» e «ira», alternando los dos a medida que nos íbamos moviendo a través de los puntos de Tapping. Después de hacer cerca de tres rondas de Tapping, Tom bajó a 0 su calificación de SUD.

Posteriormente le di las instrucciones opuestas. «Tom, usted jamás puede volver a tocar un interruptor de luz para revisarlo. Si lo enciende, se aleja enseguida del interruptor. ¿Cómo se siente eso?” Su respuesta fue similar a la primera pregunta, «Frustrado». Este nivel de frustración fue a 9 en la escala de SUD. Hicimos Tapping para bajar el nivel de frustración de 9 a 1, usando la misma técnica, alternando las palabras «frustración» e “interruptores de la luz» en los puntos de acupresión.

Me parece que al neutralizar los dos lados del asunto haciendo Tapping con las frases «24/7» y «nunca jamás», el cliente tiende a aterrizar en un punto intermedio entre los dos extremos de la emoción. Las conductas severamente desequilibradas parecen aminorarse con el Tapping hasta un punto más controlado. ¡En este caso, sucedió inmediatamente!

Pregunté a Tom si su ira necesitaba ser confesada a Dios. El respondió “Yo lo he estado haciendo mientras hacía Tapping porque yo sabía que lo necesitaba y que Ud. me lo pediría.”

Cuando hice seguimiento con Tom 18 meses después, le pregunté sobre el estatus de sus conductas de revisar los interruptores de la luz cuando los encendía o apagaba o si cerraba bien las puertas. El me relató con orgullo que ya no sentía aquella necesidad de revisar desde aquel día que hicimos a Tapping.

Extraído del libro, EFT for Christians

De Sherrie Rice Smith

Páginas 188 – 191