Si bien es cierto, los impedimentos del habla son de muy diverso origen y variadas características, pero en algunos casos se ha comprobado que también se pueden presentar como secuelas de emociones negativas o situaciones sociales en las que se sintió fracaso.

Al hacer tapping se pueden encontrar las emociones que rodean el problema y disminuir los sentimientos de angustia, desesperación y vergüenza que se producen como consecuencia del impedimento del habla logrando que el problema ya no le importe al cliente y desaparezca poco a poco.

Con EFT se han dejado a un lado las ideas del miedo a hablar, de querer esconderse, de que no es fácil, haciendo que el cliente lo acepte y conviva con su impedimento del habla de un modo más positivo.

EFT para el tartamudeo