Presten particular atención a la forma en que Marla Tabaka escucha a su cliente y revela raíces del problema importantes. Este es un caso importante para quien esté interesado en mejorar su desempeño deportivo. Los principios de EFT empleados aquí son universales.

Por Marla Tabaka, EFT-ADV

Este verano me contactó el padre escéptico de un joven pateador de 17 años de edad de la escuela preparatoria. Su hijo, “Mark”, tuvo un inicio repentino de problemas en cuanto a desempeñarse bajo presión en las prácticas universitarias. Las capacidades atléticas de Mark eran sobresalientes y no tenía problema para lograr los niveles de desempeño óptimo en la práctica y en la mayoría de los juegos. Sin embargo, después de toda una vida luchando por conseguir un juego a nivel colegial, las capacidades de desempeño de Mark cuando mucho eran mediocres en las prácticas de selección donde los jugadores de fútbol de preparatoria competían por las codiciadas invitaciones para unirse a las escuelas mejor posicionadas de todo Estados Unidos.

Mark mostró un nivel de intensidad de 9 en una escala de 0 a 10 con sólo imaginarse en alguna práctica de selección próxima. Medí el nivel de intensidad no sólo por un medio emocional de la respuesta a fallar, sino por sensaciones de hormigueo en sus piernas y de peso en el pecho. También balanceaba el pie excesivamente y yo había observado que las orejas de Mark enrojecían cuando hablábamos de una próxima competencia.

En un intento de hacer que Mark se sintiera cómodo durante nuestra primera sesión, trabajamos primero en el hormigueo y en la rigidez, pero no mostró una gran mejoría a causa de los pensamientos negativos que rondaban en su cabeza, de modo que los atendimos primero. Como nunca había tenido malas actuaciones en el juego, Mark no tenía recuerdos negativos que contribuyeran a sus miedos.

Después de alrededor de una hora de proceso y apertura de varias puertas con EFT, Mark se dio cuenta de que las prácticas lo habían expuesto a otros jugadores que eran tan buenos o mejores que él. En su reducida experiencia, Mark nunca se había topado con un jugador con las mismas capacidades y no estaba preparado para esa realidad. Se empezó a cuestionar si sería merecedor de una beca escolar, y si los entrenadores incluso se iban a percatar de él o no.

Iniciando con un nivel de intensidad de 9 en una escala de 0 a 10 de hormigueo, pesadez y orejas muy enrojecidas, empezamos nuestras frases de preparación con: Aunque tengo más competencia de la que nunca hubiera pensado, y eso me conmociona y me amedrenta…

Hicimos tapping en: Este miedo a una competencia inesperada… En verdad no me agrada ya no ser el número uno.

Un par de rondas sólo disminuyó el nivel de intensidad a 8 sobre 10 en su miedo, y a 7 sobre 10 del hormigueo y pesadez, de modo que hicimos: Aunque no merezco esta beca tanto como los demás… Después de una ronda de tapping con No merezco una beca escolar y Me siento frustrado por eso, el nivel total de intensidad disminuyó hacia un 4 sobre 10. Esto atrajo ligeramente los recuerdos de Mark de sentirse creído y con demasiada confianza al principio de su año en júnior y por eso no trabajó con tanta fuerza como él ahora siente que él debería tener.

De modo que dijimos: Aunque mi ego creció con el tiempo y yo me volví perezoso respecto a mis metas y ahora me siento frustrado y enojado conmigo mismo por eso… Después de una ronda de tapping en esta frustración y enojo… Yo estaba repleto de ego y pereza, su nivel de intensidad se disparó a 9 sobre 10 de nuevo. ¿Por qué? Porque ahora Mark sentía una tonelada de culpa por defraudar a sus compañeros y a sus padres.

Aunque defraudé a todo mundo, incluyéndome a mí, y permití que ese ego se interpusiera en mi camino, y ahora tengo esta culpa que se siente como una tonelada de ladrillos aplastándome el pecho y las piernas…

Después de dos rondas de tapping en esta frustración y culpa, empleamos una nueva frase de preparación con un nivel de intensidad total de 5 en la escala de 0 a 10.

Aunque tengo esta tonelada de culpa-ladrillos en mi pecho y piernas, escojo perdonar al tipo de 16 años en mí que tuvo un ego crecido y me permito madurar para conducirme de otra forma y levantarme libremente con confianza y alegría.

Escojo perdonar a ése de 16 años en mí y me libero de esta carga de culpa… después de todo, sólo tenía 16 años y ahora mi ego está guardado en un lugar seguro.

Después de dos rondas, continuamos con el tapping pero cambiamos a esta visualización: Escojo eliminar estos ladrillos de culpa, sintiendo que mi respiración es más y más profunda a medida que se desplaza cada ladrillo.

Hicimos tapping por una ronda completa y el color de Mark regresó a la normalidad y su respiración se tornó más profunda y relajada. Su nivel de intensidad era de 0 sobre 10, sin hormigueo, sin pesadez y ahora sentía que lo merecía, relajado y con confianza.

Después de que se desempeñó impecablemente en la siguiente práctica de selección (se hizo un tapping para eliminar el nerviosismo antes de ir al campo), la universidad de segunda elección de Mark le ofreció una beca. Aún cruza los dedos por la primera opción, pero ha ganado la confianza de ir como elemento principal y trabajar por alguna beca en su universidad de primera elección.

Mark continúa viniendo a sus sesiones de entrenamiento de EFT dos veces al mes porque se siente muy en paz después de trabajar en sus metas. Las sesiones han tenido impacto no sólo en las metas atléticas de Mark, sino también en su percepción espiritual.

Marla Tabaza

Traducido por Ricardo Viesca Escribir a Ricardo

InEnglish.gif