La esposa regañó a su marido durante la comida campestre de la compañía hace tiempo.

“¿No te da pena que la gente te ha visto regresar a la mesa del buffet cinco veces?”

“Ni una pizca,” el marido contestó. “¡Sólo les digo que estoy llenando otro plato para ti!”

Autor Desconocido