La postura de Katy y sus muchos problemas emocionales

Desde Australia, Jacqui Manning nos cuenta de una clienta, Katy, y cómo aclarar sus muchos problemas emocionales resultó en una transformación y una mejora en su postura. Como Jacqui dijo: “su postura mejoró mas allá de lo imaginado.”

Por Jacqui Manning

Katy asistió a una de mis presentaciones en el Festival de Cuerpo y Mente de Sidney, y participó en un breve taller (¡sólo tenía una hora!). Básicamente se trataba de enseñar el método abreviado de EFT y animar a la audiencia a enfocarse en un dolor menor o una tensión en el cuerpo. Al final de la charla, mientras yo estaba verificando con la gente cómo estaban luego de unas pocas rondas de tapping, una chica joven, Katy, mencionó que el dolor por el que había estado haciendo tapping se había incrementado ¡y que tenía agudos dolores en el cuello!

COMENTARIO DE GARY CRAIG: En mi experiencia, cuando el dolor “empeora” con EFT, tenemos una buena pista de que hay involucradas motivaciones emocionales subyacentes. Como ustedes verán, éste era el caso aquí.

“este dolor agudo”

“esta emoción que mi cuello está tratando de dejar ir”

“aunque es doloroso soltar este dolor”, etc.

Conseguimos hacerlo descender a 2 o 3, lo que me dejó suficientemente satisfecha, ¡considerando que previamente estaba en un 9 o 10! Había comprado una “Guía de Bolsillo de EFT” (por David Lake y Steve Wells) y yo la animé a que viniera a una sesión privada conmigo, dado que realmente quería trabajar en su postura.

Cuando conocí a Katy, estaba algo encorvada, y no alineada, y se inclinaba hacia un lado. Sintió que haciendo ese tapping inicial había ayudado a liberar algún enojo intenso hacia un miembro de la familia (su abuela) con el que había estado batallando para reconocer, ya no resolver.

Hicimos tapping por alguna tensión que quedara remanente…

“liberando lo que resta de Abuela del cuello”

“aunque ha sido un dolor en mi cuello por años”

“elijo dejar ir a Abuela”

…y se sintió una enorme libertad en su cuello, fundada en la liberación desde su festival de Mente y Cuerpo en Sidney…

Vino a varias sesiones privadas, y por la segunda dijo que ya no estaba teniendo “pensamientos desagradables” acerca de su abuela, lo que fue un gran logro para ella ya que su enojo hacia la abuela había dominado su mente y sus emociones por muchos años. Del mismo modo, el primer par de sesiones que tuvo Katy conmigo fueron difíciles de seguir. Hablaba mucho, contándome historias del dolor pasado incluyendo abuso sexual, sin mucha coherencia o secuencia.

En una de nuestras primeras sesiones, trajo una creencia que había tenido en la escuela, la que ella piensa que fue “una gruesa”. Así que hicimos algún tapping de polaridad por “ser gruesa” y luego de una ronda, ella dijo “¡pero no lo soy!” y me miró más confiada en el modo en que podía contenerse a sí misma.

Al cabo de un par de sesiones, Katy comenzó a transformarse.

Su postura había mejorado más allá de lo esperado, y se veía con el rostro más relajado, era capaz de mirarme a los ojos mucho más y podíamos conducir una sesión más estructurada, con las historias de Katy teniendo un principio, un medio, y un final.

En otra sesión se enfocó en visualizar su útero dañado (desde el abuso infantil) e hizo tapping en:

“Aunque fui herida y rasguñada”.

“Aunque rechazo mi útero y a las mujeres, me amo y acepto completamente”

“Aunque ser una mujer es doloroso, me amo y acepto a mí misma”.

Ella previamente había visualizado su útero como un lugar negro, doloroso, pero siguiendo adelante en nuestra sesión, vio su útero con la forma de un corazón irradiando una hermosa luz rosada esparciéndose por su cuerpo.

Katy es una clienta fabulosa, que trabaja mucho en casa entre sesiones (y potencia EFT con visualizaciones y meditaciones) y está muy comprometida con su curación.

Aun estamos trabajando juntas, y se aparece a mí como una persona diferente (luego de 6 sesiones), lo que es un testimonio del fantástico trabajo que EFT hace así como del compromiso de Katy que ha alcanzado tan increíbles resultados. ¡Espero con ilusión ver a Katy alcanzando sus sueños!

Jacqui Manning

Traducido por Martin Jones – Escribir a Martin