En este articulo, Cathleen Campbell llega al fondo de la reticencia de su cliente a hacer llamadas de ventas en frío. Como verán, EFT convirtió el proceso de ser un evento aterrador a ser un evento que se puede disfrutar.

Por Cathleen Campbell

Querido Gary,

Después de haber eliminado un dolor físico o emocional intenso, los clientes frecuentemente comienzan a preguntar en que más puede aplicarse la magia de EFT y quedan satisfechos de encontrar que simplemente como tu sugieres, ¡puede ser usado en todo!

Este fue el caso de Karin, una de mis clientes. Karin me confió que, aun siendo una experta administradora de su tiempo, con un PhD y un negocio en crecimiento, ella tenía un problema que se interponía en el camino de su verdadero éxito: ¡ella odiaba hacer llamadas-en-frío!

Aquí les hago un breve relato de la historia de Karin:

Karin es extremadamente extrovertida, agradable e interesante. Aun cuando ella tiene un sólido conocimiento de los servicios y productos que ofrece, su experiencia previa al inicio de su propio negocio como consultora no incluía ventas, marketing o conferencias en público.

Su negocio comenzó a crecer orgánicamente, pasando de una referencia a otra, pero para poder mantener el ritmo de crecimiento Karin comenzó a darse cuenta de que ella personalmente debía asumir las tareas de marketing y ventas directas. Como buena profesional, Karin comenzó a buscar información, a leer y aprender la teoría y técnicas prácticas que iba a ser necesario implementar para obtener con éxito el buscado crecimiento de su negocio.

En teoría ella se sentía perfectamente confortable con los nuevos conceptos, pero en la práctica un torrente de miedos, ansiedades, inquietudes, traumas y bloqueos comenzaron a aflorar. De todas las tareas específicas, las llamadas-en-frío eran el desafío mas importante: ¡no sólo las odiaba, la aterrorizaban!

Al principio Karin se decía a sí misma que estaba muy ocupada con su proyecto y sus actuales clientes como para comenzar a hacer llamadas, pero que comenzaría a hacerlas la semana siguiente. Siendo ella una experta en organización y manejo del tiempo, había llegado al punto de preparar las listas que iba a usar para hacer las llamadas, a reservar tiempo en su calendario e incluso a escribir el texto que iba a usar como guía para iniciar la conversación con los nuevos posibles clientes. Pero a pesar de haber tratado, nunca llegó a implementar estos planes, así que finalmente me pidió que trabajáramos eliminar lo que le estaba impidiendo alcanzar sus metas.

Aun cuando su nivel de ansiedad y malestar con respecto a este tema era tan intenso que se calificaba con un 10, nuestras sesiones fueron realmente divertidas y alegres. Karin se había preparado para manejar emociones difíciles, pero cuando nos empezamos a sumergir en el tema encontramos que en realidad los bloqueos no tenían raíces muy profundas. De hecho, la mayoría de los bloqueos que sentía no tenían ninguna base real.

El miedo al rechazo y otros bloqueos intensos estaban asociados a lo «que sucedería si…», más que al resultado de experiencias traumáticas previas. Si bien como nos sucede a todos, ella tenía sus experiencias de rechazos y desilusiones, mayormente sus miedos y bloqueos provenían de esa sensación de que, al no tener ella experiencia en esta área, podía potencialmente fallar. Enfocándose en esta posibilidad de fallar, su mente comenzó a rellenar los espacios vacíos con pensamientos que apoyaban esa posibilidad, o sea, con pensamientos de «que sucederá si…», porque realmente no tenía bases reales que soportaran ese resultado.

Comenzamos, como hago siempre, haciendo una ronda de balanceo. No importa cuál sea el tema, Yo he comprobado que obtengo resultados más rápidos si empiezo con frases como la siguiente:

Aun cuando mi energía puede estar fuera de balance en este momento, especialmente tratándose de este tema que vamos a abordar, yo le pido a mi mente subconsciente que balancee mis energías, limpie mis meridianos y me dé permiso para sentirme a salvo sanándome ahora.

Karin observó que después de esta ronda inicial de balanceo, se sintió en calma y contenta. Pero, por supuesto, en el momento en que le pedí sólo que pensara en hacer una llamada a un nuevo cliente con el que nunca hubiera tenido contacto antes, su postura se hizo mas rígida, su cara hizo un gesto de mofa y se puso un poquito pálida. Claramente la ansiedad que sentía era real.

Algunas de las frases que usamos para hacer tapping fueron:

Aun cuando nunca he hecho llamadas-en-frío anteriormente y no sé qué estoy haciendo…

Aun cuando me asusta la posibilidad de que la gente sea desagradable y grosera conmigo…

Aun cuando yo sé que voy a estar interrumpiendo a la gente, aburriéndolos y molestándolos, yo elijo dejar ir mis juicios al respecto, porque yo realmente no puedo saber lo que los demás están pensando y no es mi responsabilidad elegir por ellos. Algunos de ellos pueden estar necesitando mis servicios realmente y al no ofrecerlos, yo estoy siendo mas destructiva que con la molestia que causo con mi llamada…

Aun cuando yo siento que llamando a gente que no conozco para hablarles de mi trabajo puede parecer que los estoy empujando a hacer algo que no quieren, yo me amo y sé que estoy ofreciendo un servicio valioso y sé que la gente me quiere también.

Aun cuando tengo miedo de parecer desesperada por hacer negocios, yo elijo aceptar que todos necesitan conseguir clientes, aun Bill Gates, y yo sólo estoy haciendo lo mismo que han hecho otras exitosas personas de negocios para construir sus propios negocios, así que si alguien tiene algún pensamiento negativo con respecto a mi llamada es por su propia ignorancia y yo me amo, me acepto y me perdono a mí y a ellos también…

Después de unas pocas sesiones, logramos hacer desaparecer todos los temas escondidos relacionados a las llamadas; creando los textos apropiados se sintió confiada en usarlos y pudo ajustarlos en el momento como respuesta a cada emoción negativa que apareciera antes, durante o después de la llamada.

Karin reporta ahora los siguientes increíbles resultados:

• No solo superó la ansiedad sino que ahora realmente disfruta del proceso y se divierte con él.

• AMA compartir con otras personas los servicios, herramientas, sistemas y productos que ofrece, sabiendo que esta ayudando a otros a crearse menos estrés, mas productividad y una mejor vida para ellos y sus familias.

• Hoy llama sin problema a todos los que encuentra y son posibles clientes, a todos los que conoce en algún seminario, así como a posibles nuevos clientes obtenidos a través de distintas listas.

• Tiene una sorprendente aceptación estimada del 50% en primeras llamadas y al menos la mitad de ellas conducen a una entrevista en persona o a una consulta personal.

• De las entrevistas, tiene un 80% estimado de cierres de negocios en el momento.

• Y estos nuevos clientes están ya dando referencias a más nuevos clientes.

El negocio de Karin está creciendo a pasos agigantados, de manera que ella puede manejarlo y en un proceso en el cual ella se siente confortable. Cualquier cosa que ella quiera hacer y encuentre un bloqueo, ella sabe reconocerlo y es capaz de manejarlo con las herramientas que ha aprendido o busca soporte a través de una sesión que ella sabe de antemano que la va a ayudar a dar vuelta la esquina.

Sus clientes y socios en el negocio comentan cómo, a pesar de que siempre fue una persona amorosa y siempre fue interesante estar alrededor de ella, su «energía» realmente ha mejorado y ahora es sencillamente una delicia estar con ella. Karin les dice que no es una coincidencia que usen la palabra «energía» para describir los cambios que ella ha tenido y de la calidez que siente. Ella les dice que se siente en balance y con claridad usando la magia de EFT.

Karin es un brillante ejemplo del uso de EFT en algo que pudo haber sido puesto bajo la mesa e ignorado porque no provocaba una crisis o un desafío. A medida que clarificamos nuestros traumas, los temas que están debajo de la superficie comienzan a aparecer dándonos la oportunidad de superarlos.

En mi práctica yo me refiero a estos casos subyacentes como a los que tienen el efecto de la gota-de-agua; el daño que producen no es visible inmediatamente, pero es consistente y en última instancia destructivo. Mientras que generalmente nos enfocamos en los grandes traumas, yo siento que estos temas, aparentemente no importantes, son los que realmente nos minan la energía y pueden hacer un daño igual o mayor que un causo traumático evidente.

Limpiando los bloqueos emocionales negativos que tenía acerca de las llamadas-en-frío, Karin ahora disfruta de un nuevo entusiasmo, energía y gozo por su negocio, de un nivel de abundancia que ella no había conocido antes y de un futuro de posibilidades ilimitadas.

Para todos aquellos buscando hacer crecer su negocio, cambiar carreras o llevar sus carreras a nuevos niveles, EFT es la herramienta más efectiva que yo haya encontrado para ayudar no sólo a limpiar los bloqueos, sino también a proporcionar una base sólida al desarrollo de las capacidades que uno necesita para tener éxito. Desde mejorar las relaciones personales hasta mejorar la productividad, remover bloqueos para cambiar el enfoque hacia esas tareas que nos disgustan y convertirlas en algo disfrutable, EFT es la herramienta de sanación que nos ayuda a todos a crear abundancia y negocios disfrutables.

Todo lo mejor para ustedes.

Viviendo en Armonía,

Cathleen

Traducido por María Inés Sención