Aunque él era meteorólogo calificado, un locutor local creó un expediente terrible de pronóstico para el programa de las noticias de la TV. Él se convirtió en una broma local cuando un periódico comenzó a guardar un expediente de sus predicciones y demostró que él había hecho casi trescientas predicciones incorrectas en un solo año.

Esta clase de notoriedad fue suficiente para conseguir que lo botaran del trabajo.

Él se mudo a otra parte del país y solicitó un trabajo similar. Un espacio en la forma de solicitud de trabajo pedía la razón por la cual dejó su posición anterior.

En el espacio en blanco él escribió honestamente, «el clima no estuvo de acuerdo conmigo.»

Autor Desconocido

Traducido por Nidza Busse