Mejorando al apertura al romanticismo y al disfrute con EFT

Hola a todo el mundo:

La cliente de Nancy Morris estaba inhibida en el dormitorio porque sentía que tenía que “protegerse” románticamente de su esposo. Se hicieron progresos cuando Nancy usó EFT en un suceso concreto que le había ocurrido tempranamente (la primera vez del cliente). Nancy dijo: “Usando la “técnica de contar la historia” trabajamos cada parte de su primera vez, que fue muy dolorosa, que la asustó, que no se consumó y nada placentera. Paramos e hicimos tapping muchas veces mientras la escena se desarrollaba en su memoria”.

Por Nancy Morris

Gail contactó conmigo porque deseaba mejorar su vida sexual con su marido. Me dijo que sentía que tenía que protegerse de él sexualmente hablando. También comentó que se sentía abrumada por sensaciones desagradables cuando la penetraba.

Hablamos sobre sus primeras experiencias sexuales y encontramos que la primera vez que había mantenido un coito (en realidad intentó tener un coito sin conseguirlo) fue muy doloroso.
COMENTARIO DE GARY: ¡Excelente! A menudo es preferible llevar a cero un suceso básico como éste en vez de hacer tapping en asuntos más globales como podrían ser la necesidad de protegerse mientras tenía sexo con su esposo.
Usando La Técnica de contar la historia trabajamos cada parte de esa primera vez, que había sido dolorosa, terrorífica, no consumada y nada placentera a fin de cuentas. Paramos e hicimos tapping muchas veces mientras la escena se desarrollaba en su memoria. Estos son algunos ejemplos de las frases de inicio:
A pesar de que tenía miedo…
Aunque estaba asustada, amo y acepto a mi yo interior de 14 años.
Aunque dolió, me amo y nos perdono a ambos.
Después trabajamos en cada parte del suceso, normalicé la situación añadiendo frases durante las rondas de tapping de este tipo: no sabíamos lo que hacíamos; éramos jóvenes; realmente nos gustábamos el uno al otro; fue sólo que no teníamos experiencia.
Tras ello limpiamos los sentimientos de tristeza y dolor, Gail se dio cuenta de que se sentía “defectuosa” porque no pudo completar el acto. Además de estar asustada y haber sido herida, ella se culpaba a sí misma por lo mal que lo había hecho. Gail dijo que sentía vergüenza por ello. Hicimos varias rondas de tapping en la culpa y en el sentirse defectuosa hasta que la intensidad llegó a cero en una escala de 0 a 10 y Gail pudo contar la historia entera desde el principio hasta el final sin sentir emoción alguna. Dijo que se sentía “distante” del suceso por primera vez en su vida.
La siguiente vez que hablé con Gail me dijo que se sentía mucho más relajada y abierta cuando ella y su marido tenía sexo. Comentó que su sentimiento de tener que protegerse había disminuido sustancialmente.
Gail y yo tuvimos bastantes más sesiones en las que trabajamos sus traumas sexuales de una forma similar. NOTA: Uso la palabra “trauma” porque cada uno de estos sucesos en los que trabajamos perturbaba a Gail. Nada realmente terrible como una violación le había pasado, pero durante muchos años ella había sido una persona sexual y le habían ocurrido muchos “sucesos” que había dejado fuertes impresiones negativas en ella. Algunas de esas situaciones la hacían sentir vergüenza y por ello la inhibían.
Afortunadamente, Gail siempre estuvo muy interesada en hacer su trabajo en casa con EFT entre nuestras sesiones e hizo enormes progresos cada vez que trabajamos juntas. Gail dice que continúa sintiéndose cada vez más como una mujer sexual y femenina que se puede relajar y disfrutar del sexo y de la intimidad. Describe su vida sexual como enormemente mejorada gracias a EFT y a nuestro trabajo juntas.
Un cálido abrazo, Nancy Morris
Traducido por Silvia Ovejero

Deja un comentario