Una adolescente con falta de habilidades sociales y dificultad para integrarse logra con la ayuda en consulta de María Aurora un cambio espectacular en su vida y en sus circunstancias.

 Por María Aurora Villarreal, México

Correo: [email protected]

‘Mony’ es una adolescente de 13 años que cursa segundo de secundaria. Cuando vino a la primera sesión, no pasaron ni 5 minutos de plática cuando ya estaba llorando sólo por recordar.

Cuándo le pregunté “¿Por qué quisiste venir conmigo? ¿Qué quieres mejorar en tu vida?” me contestó “es que tengo problemas con mis amigas, me sacaron del grupo”. En ese momento sus ojos se llenaron de lágrimas. Me comentó ya con lágrimas en los ojos que les dijo que no hicieran eso, que si lo hacían ya no valía la pena vivir. “Sé que estuvo mal,  pero ya no sé qué hacer” terminó diciendo.

Me pidió un kleenex. Le pregunté si podía tocarle unos puntos especiales y me dijo que sí. Empecé a hacer Tapping muy suavemente en los puntos de Tapping, sólo diciendo “Aquí estás conmigo, aquí estás conmigo y todo está bien”. En la segunda ronda “Me sacaron del grupo, no me lo merezco, ¿por qué hacen esto?” y poco a poco ella se fue tranquilizando.

Seguimos platicando y en cuanto me empezaba a contar de sus amigas, sus ojos volvían a ponerse llorosos. En ese momento seguía haciendo tapping tranquilizándose de nuevo.

En esta sesión tuve poco tiempo para explicarle EFT, lo que para mí era poco importante, pues ella había visto su efecto.

Me comuniqué con la escuela para tener retroalimentación sobre Mony. La coordinadora de psicología me dijo que Mony era una niña que constantemente iba a buscarla para contarle todo lo que le hacían. Era una niña muy aplicada pero que socialmente carecía de habilidades para integrarse. También me comentó que ya habían hecho de todo y nada les funcionaba, y que lo que estaban haciendo era facilitarle la oficina para que pudiera llorar a gusto. Acordamos estar en constante comunicación.

La siguiente sesión, continuamos con sus experiencias alrededor de sus amigas, cómo la habían dejado sola en una fiesta y ella corriendo para alcanzarlas, cómo no querían jugar con ella y la dejaban a un lado o la vez que invitaron a todas a un cumpleaños menos a ella. En todas estas situaciones hicimos rondas de tapping yéndonos al momento y haciendo una reimpronta, (cambiando el resultado de la escena), bajando la intensidad a 0.

En las siguientes sesiones trabajamos con las situaciones que estaba presentando en la escuela. El cambio de salón tuvo muchos aspectos, el miedo a lo que le dirían, el miedo a las caras que le pondrían, el miedo a que no la aceptaran, el miedo a no poder hablar en el grupo; logró tranquilizarse.

Le pedí que me hiciera un dibujo de cómo se sentía cuando estaba en el colegio con sus amigas (el dibujo puede observarse al inicio de este artículo ilustrándolo -nota de la editora-)

Alguna frases de tapping empleadas

– Aunque siento mucha tristeza porque estoy muy alejada de todas y en recreo no me voltean a ver, yo me amo y me acepto completa y profundamente.

En los puntos “en el recreo”, “no me ven”, “soy invisible”, “no me voltean a ver”.

– Aunque tengo miedo a lo que me dirán, es mitad de año y me estoy cambiando de salón, me amo y me acepto así como soy, si me quiero cambiar es muy mi problema.

– Aunque las amigas me van a criticar porque me cambié de salón, yo soy maravillosa.

En ocasiones bajaba mucho la voz y sólo le pedía que dijera “yo soy maravillosa” en forma más enérgica.

Y así en cada uno de los aspectos; en algunas ocasiones tocábamos creencias sobre ella misma.

– Aunque una parte de mi cree que es imposible tener buenas amigas, yo me amo y me acepto completa y profundamente.

En los puntos “es imposible tener amigas”, “todas me tratan mal”.

– Aunque creo que hay algo malo en mí, así como soy, soy maravillosa.

Le pedí que pusiera la mano en su corazón y se conectara con todo lo bueno que hay en él y que hiciera unas respiraciones desde su corazón.

Otro día dibujó cómo se sentía al ir haciendo tapping para quitar la pared de miedo a hablar en el grupo de amigas.

El dibujo “derribando la pared” lo describe muy bien. Trabajamos hasta que la pared colapsó.

En otra sesión me comentó que una amiga le había dicho por mensajito de Whatsapp que era fea y que nadie la quería y que ella pudo contestarle de frente, en la escuela y sin llorar, diciéndole que por qué le había puesto eso, que no quería ser más su amiga, que ya la tenía harta. Las mandaron llamar a la dirección y salió con un reporte pero ella feliz; por primera vez no había llorado =).

También trabajamos su tendencia a hacerse la víctima y culpar a todos. Descubrió que si se quitaba esta actitud, ya no tendría motivos para no hablar y para estar con sus amigas. Así mismo se dio cuenta de que tenía una pared de ladillos en frente de ella que no permitía que nadie la escuchara y con el tiempo se había hecho tan grande que ya no le salía la voz cuando quería comentar algo en el grupo. Poco a poco esa pared se fue rompiendo y debilitando hasta sentirse más segura para hablar.

Más frases de tapping

– Aunque tengo esta pared enorme entre mi boca y mis amigas, yo soy una gran persona y quiero que mi voz se escuche.

En los puntos: “esta pared enorme”, “mi voz no se escucha”.

– Aunque tengo miedo a que me hagan caras por lo que yo diga, me amo y me acepto completa y profundamente.

En los puntos: “esas caras”, “ese desprecio hacia mí”, “sus caras lo dicen todo”.

– Aunque tengo miedo que me ignoren, mejor no digo nada, yo hago lo mejor que puedo y así me acepto como soy.

En los puntos: “me ignoran”, “no me contesta nadie”, “no les importa lo que  diga”.

Cada día que venía se notaba más fuerte y aunque las amigas seguían con sus cosas, ella ya no lloraba y estaba manejando las situaciones bastante bien.

En otro momento sacó la culpa que sentía porque su mamá le había dicho que cuando era pequeña ella trataba muy mal a sus amiguitas, no les quería prestar sus cosas que se chiflaba mucho y que sólo quería jugar si las niñas jugaban a lo que ella decía. Sintió mucho alivio al liberar esta culpa.

¡Cuál fue mi sorpresa que cuando fui a su escuela a platicarles sobre el nuevo programa que estoy desarrollando para habilidades sociales anti bullying, la coordinadora de psicología y su maestra titular me dijeron que estaban muy agradecida porque el cambio que veía en Mony era increíble!!!, ya habían intentado TODO y ya era considerada caso perdido. 

María Aurora Villarreal, México

Formadora de EFT

Correo: [email protected]

Sitio: http://eftalegria.com.mx/