Saludos a todo el mundo,

Pamela Bruner marca algunos puntos excelentes según explora el valor de colapsar eventos pasados; una buena lectura.

Por Pamela Bruner, EFTCert-I

Con frecuencia los clientes me preguntan ¿tengo que regresar al pasado para moverme hacia adelante? Y continúan diciendo, muchas veces, que no quieren mirar al pasado sino solamente avanzar.

Como coach, tengo gran empatía con este sentimiento. En el coaching, contrariamente a la terapia, se espera tratar el presente y el futuro, no el pasado; pero la respuesta a la pregunta “¿debo enfrentar el pasado?” es mucho más compleja que eso. La respuesta es: “depende”.

Es posible avanzar sin referirse al pasado, tanto para incidentes específicos como en general. ¡Después de todo, la mayor parte del mundo se mueve sin haber sanado el pasado! Sin embargo, hay un cierto número de situaciones en las que el trabajar el pasado es la más eficiente o efectiva manera de proceder.

Digamos, por ejemplo, que quieres o necesitas aprender a hablar en público para tu trabajo o negocio y que, dado un incidente en el tercer año de primaria, te sientes muy incómodo haciéndolo.

Podrías elegir buscar un nuevo trabajo, o adentrarte en un nuevo negocio que no requiera que hables. Esa es la opción. Si sientes la necesidad de ser capaz de hablar ante grupos, quizá quieras ir hacia atrás y limpiar ese evento vergonzoso de tu tercer año, si alguna de las siguientes situaciones es cierta:

1) Te causó tal trauma que hoy no puedes pararte y hablar frente a un grupo y estás completamente paralizado. En ese caso, un trabajo energético como EFT es probablemente tu mejor opción para superarlo.

2) Te causó trauma suficiente como para que, aunque eres capaz de hablar frente a grupos, no te gusta y siempre estás buscando la manera de evadirlo. Probablemente tampoco seas muy bueno haciéndolo, ya que te resulta muy incómodo. Ésta es la situación en la que la mayoría de las personas están: no están completamente paralizadas por los eventos del pasado, sólo un poco retrasadas o disminuidas. Puedes tomar el camino largo y más difícil de forzarte a hablar en público, yendo a un entrenamiento en oratoria, etc., hasta que finalmente desarrollas algo de destreza para hacerlo. Con el tiempo, puedes empezar a disfrutarlo.

También podrías tratar de trabajar con tu miedo actual, y usar EFT sólo en el “me asusta hablar ante grupos”. Esta podría ser otra estrategia para evitar la necesidad de ir al pasado. Sin embargo, cuando sabes el evento específico que originó lo que te detiene, limpiar ese evento es con seguridad la manera más eficiente de avanzar.

Así que hay muchas situaciones en que trabajar con el incidente pasado es la mejor manera de proceder (en cuanto más eficiente, más efectiva).

Una excepción: quizá quieras trabajar en el presente (o con eventos futuros visualizados) más que con los eventos del pasado si no recuerdas el evento detonante. También podrías recrear un evento de origen, pero para muchas personas, visualizar lo que PIENSAN que podría pasar en el futuro es más fácil que crear un recuerdo imaginario del pasado. (Tomen en cuenta que el evento real que originó la situación podría surgir cuando empiecen a trabajar en el evento futuro).

SÍ ES posible limpiar un miedo a un evento anticipado sin acceder al pasado. Las desventajas están en que puede tomar más tiempo, y puedes encontrar más aspectos que necesiten ser atendidos. Por ejemplo, si limpias un miedo de dirigirte a un grupo de personas que conoces, puedes seguir teniendo miedo a dirigirte a un grupo de personas que no conoces, o a personas de cierta profesión. Limpiar el evento original puede en ocasiones (no siempre) hacerse cargo de múltiples aspectos más rápido y por completo.

Toda esta discusión se ha centrado hasta el momento en si conviene enfocarse a limpiar eventos pasados para un tema específico. Aquí hay otras dos situaciones en las que sanar el pasado es muy importante:

1) Si eres un sanador, coach, consejero, practicante o terapeuta, querrás sanar tu pasado. Usa el Procedimiento para la Paz Interior o alguna técnica similar para eliminar el trauma y el dolor de tu pasado. Esto te permitirá estar más presente para tus clientes, y no explotar con los asuntos que ellos presenten para sanar.

2) Si quieres que tu vida sea más fácil, limpiar el pasado es como limpiar tu casa en primavera. Todos los traumas del pasado son detonadores potenciales para el desasosiego, el miedo, la ira y otras emociones negativas, las que directamente afectan la calidad de tu vida. Remueve los detonantes y, cuando los eventos desafiantes se sucedan, simplemente no te sentirás desafiado.

Espero que esto aclare la pregunta “¿TENGO que echar una mirada al pasado?” No necesariamente, pero quizá sea la mejor opción que puedas tomar.

Afectuosamente,

Pamela Bruner, Success Coach, EFTCert-I

Traducido por Sandra Figueroa Sosa