Hola a todos / todas

¿Quieren saber como tener rapport de primera clase con los jóvenes adolescentes… y demostrar EFT… y colapsar unas ganas por el chocolate enormes? Sólo lean este artículo por Jann Barry de Australia. Super trabajo… y una lectura placentera.

Por Jann Barry

Esta semana he pasado por muchos tipos de logros (para mi) al inscribirme en 2 grupos para niños en campamento de verano de la escuela e introducir EFT

Tiempo atrás cuando empecé a trabajar con niños pensaba mucho en como podría introducir EFT a los niños. Estaba consciente de tener que hacerlo de manera que (a) no estuviera debajo de su nivel y (b) que no fuera muy elevado para ellos. Como la edad de la mayoría de los niños eran de 10 y 11 años y no había estado alrededor de niños de esa edad por décadas, esto presentó desde el inicio un reto.

De alguna manera me las arreglé para pasar mi primer grupo de 25 pero sentí que me quedaba mucho por hacer, así que buscando inspiración empecé a hacer tapping… ”a pesar de que no tengo idea de qué decir para engancharlos, y a pesar de que necesito inspiración rápido o lo echaré a perder y los perderé, sé que en algún lugar dentro de mí sé que debo decir… yo me acepto… etc.”

Bueno nada parecía suceder, pero estando consciente “efecto retardado” que a veces hay en EFT, lo dejé ir. Dos días después una luz llegó a mi cabeza y me vino una inspiración en forma de analogía. “Ah sí” pensé, “excelente, Gary usa muchas analogías”.

Tres días después estaba en frente de lo que era entonces mi segundo grupo de 25 inquietos y revoltosos niños de 10 años.

“Buenos días niños” dije entusiasmada “buenos díaaaaaaaaaaaaaass, maestra” respondieron con entusiasmo.

“Bueno como saben el nombre de este pequeño curso se llama “Tratando con los sentimientos” y una de las cosas que vamos a explorar hoy es en sistema energético que hay en cada uno de nosotros… ¡el único problema es que es invisible!!” Los observé, y hasta ahora todavía estaban conmigo.

Yo seguí “estaba pensando en cómo describirles el sistema energético y pensé… Ya sé, pienso que si lo PUDIERAMOS ver se parecería como cuando el capitán Kirk y el Sr. Spock en Viaje a las Estrellas se tele trasportaron a otro planeta. Ellos se paraban en un punto especial y decían “Scotty, tele transpórtame” (por un momento pensé que había dicho cochy) pero seguí firme, “…y luego casi instantáneamente la parte exterior de su cuerpo desaparecía y veíamos una figura brillante, vibrante y resplandeciente en donde estaba antes su cuerpo—¡Creo que ESO podría ser a lo que se parece nuestro sistema energético!!” Enormemente complacida conmigo misma, di una gran sonrisa y observé a mi alrededor sólo para ver un mar de caras en blanco.. “ehh” titubeé “eee ¿todos vieron viaje a las estrellas… eee alguna vez… o no? ¡Ninguno de ellos parecía haber visto la serie nunca!! “Siii” pensé “ya sé lo que siente un comediante en una mala noche”. Claro ya sé que Gary dice sal y mete la pata ¿pero 10 veces juntas???

Como quiera todo eso parece que fue hace mucho tiempo y creo que finalmente me estoy recuperando.

La semana pasada mi grupo fue con niños mayores –de 14 años—de la clase de los Talentosos e Inteligentes Y le estoy dando gracias a Dios de que me deshice de mi analogía de Viaje a las Estrellas desde aquella vez.

Anoche fui al grano—“pónganse de pie, y separen sus brazos, cierren sus ojos… ahora, lentamente comiencen a juntar sus brazos, estén conscientes de cómo se siente y cuando sientan alguna resistencia paren, abran sus ojos pero no se muevan”; ellos lo hicieron. -“Ahora fíjense que algunas manos están más separadas que otras. Ellos observaron… “esto es la energía, SU energía y es con su sistema energético INTERNO que estaremos tratando esta noche”. Captaron el mensaje.

Luego hicimos el ejercicio de Donna Eden del zipper un par de veces para despertarlos (son las 7:30 p.m. y han estado pateando y en canotaje casi todo el día).

De la nada—o así parecía—hice aparecer un plato con chocolates—algunos partidos, y algunas barras con envoltura. “¿Quién es adicto al chocolate?” pregunté. “Ah vamos” dije mirando a todas las manos levantadas “no TODOS pueden ser adictos al chocolate”. “Quiere apostar” escuche una voz que respondió. Volteé hacia su maestra. “Esta es su llamada maestra Hougton, elija a un verdadero adicto al chocolate.” Ella llama a Tod, un muchacho de 14 años que mide 1.75cm (yo mido 1.63). Mientras avanza escucho una voz que dice “SI él es UN verdadero adicto al chocolate. Ayer hasta se comió un disquete de chocolate que se había caído al piso”

Le ofrecí el plato ¿Qué te gustaría? ¿Con papel o sin papel? El optó por una barra de chocolate con envoltura. Me dirigí a los niños, “Saben, es algo chistoso pero, para muchas personas el ruido de la envoltura es muy importante. Ellos oyen el sonido y saben que en un segundo o dos cuando le den una mordida su boca estará llena de delicioso chocolate.” Aprendí este pequeño tip viendo los videos en uno de los DVD de sus talleres en donde está tratando con adicciones y antojos. Una de las señoras con las que estaba trabajando dijo… “Ah no, no le quites el papel, todo es parte del placer”. Debería quitarme los placeres tan fácilmente pensé.

Regresé con Todd.

“Abre el chocolate y dime ¿cuánto quieres ese chocolate en una escala del cero al diez, en donde 10 es lo máximo?” estaba en un 10 plus.

Se lo quité y lo pasé por su nariz, despacio hacia enfrente y hacia atrás de manera que tenía que mover su cabeza y su cuerpo para seguir al chocolate, sus ojos brillan, el grupo sonríe “mmmm… mmmm, huele bien, eh?” Me responde mmmm sin poner mucha atención. ”Ahora dale una mordida, pruébalo Todd, saboréalo que delicioso sabrá cuando los cacahuates y el chocolate se mezclen en tu boca”. Él se voltea y le da una enorme mordida, tan grande de hecho que sus mejillas están llenas y dejó menos de la mitad… más risas.

“Ahora” dije, tomando su mano, “sólo repite lo que yo diga”. Empezamos en el punto Karate (sólo hice una ronda de tapping aquí porque sabía que me iba a pasar como a los viejos y no iba a recordar lo que iba a decir como para repetirlo).

“Aunque se me antoja DEMASIADO ese chocolate”—carcajadas de todos—“y sé que me podría comer todo el contenido del pato si me dieras oportunidad… y aunque sé que supieron que me comí un disquete de chocolate del piso (más risas incluso de Todd()… yo sé que soy un gran muchacho (más risas). Sé que soy asombroso por todo el chocolate que me puedo comer, y no me importa si me salen espinillas, porque todos a mi edad tiene espinillas y yo tendré espinillas asombrosas, yo tendré realmente asombrosas espinillas!! Para este momento todos se retuercen de la risa.

Me paré de puntitas para hacerle el tapping…”este antojo… este antojo por el chocolate… mi asombrosa antojo por el chocolate… mi 1.75 mts asombroso antojo… este antojo de mi disquete de chocolate del piso… mi antojo de espinillas de chocolate del que todos estarán celosos porque tendré éxito en esto.” Él baja a 5.

Hacemos otra ronda— no se mueve —otra y nada. Hmmm pensé, y luego me acordé cómo se tuvo que dar la vuelta y dar la espalda al grupo para darle una mordida al chocolate. ¿Estoy viendo vergüenza? Yo creo que sí, así que seguimos con el Punto Karate.

“Y a pesar de que no quiero que ellos me vean mordiendo el chocolate porque estoy de algún modo avergonzado de quererme comer todo el chocolate en ese momento… sigo siendo un muchacho asombroso… ¡yo soy avergonzadamente un chico asombroso!!” Hicimos tapping, ellos sólo podían ver mi espalda… porque ellos probablemente de algún modo quisieran comérsela también tanto como yo… Y estoy de algún modo apenado… pero estoy asombrosamente apenado… asombrosamente apenado… asombrosamente apenado. Se va a 1.

Cuando le pregunto cuánto quiere todavía comerse el chocolate me dice… ”Bueno, realmente ya no me la quiero comer toda”. “Sí Todd, creeremos ESO cuando lo veamos” alguien le grita. ”No molestes” el contesta, “no puedo hacer nada si ya no la quiero, ¡algo pasó!!!” Empieza a caminar pero voltea y me pregunta “EH maestra Barry ¿esto no va a durar para siempre o sí?” Encogí mis hombros y le di una sonrisa enigmática. ”¿Quien sabe Todd, quien sabe?” “Ah Dios” habla entre dientes, “¡qué he hecho?” Tuvimos una clase de EFT asombrosamente maravillosa.

Después estando parada hablando con su maestra mientras cenaban para irse a otra clase de “Cómo hacer malabarismos”, sentí un jalón en mi blusa.

Volteé para abajo para ver a una niña pelirroja con grandes lentes redondos. “Hola” le dije, “¡tú también eres adicta al chocolate?” “Sí” me contesta suavemente “sí, pero yo soy una de esas.” “¿De esas?” respondí… “Sí, verás TENGO que escuchar el papel, si no, no lo disfruto ni la mitad y pensé que era la única persona en el mundo y estaba preocupada, pero ahora no.”

“¿Qué he hecho?”

Jann Barry.

Traducido por María Aurora Villarreal – Escribir a María Aurora}

InEnglish.gif