Jakob de 8 años de edad, era un mojador de cama. Sin embargo, EFT no fue usado para esto directamente (aunque el quería dejar de hacerlo y discutimos este problema con su abuela). En vez, su abuela lo aplicó con éxito para su dolor de cabeza. Después de eso, el mojar la cama paró. ¿Era esto un “beneficio secundario” o fue sólo que él estaba “sintonizado” con el asunto mientras el dolor de cabeza estaba siendo resuelto? No sabemos estas respuestas, pero ciertamente vemos una buena cantidad de estos fenómenos. Mucha gracias a Vicky Hughes por compartir esta historia con nosotros.

Por Vicky Hughes- Coach de Vida, EFT-ADV

Una de las cosas más maravillosas que he descubierto sobre EFT es la forma en que se esparce de una persona a otra. Nunca sabes a quien terminarás ayudando cuando alguien con quien lo compartiste termina pasándolo a otro.

Le enseñé EFT a mi buena amiga Joanne hace unos pocos meses, y ella ha estado usándolo con un éxito constante en una variedad de formas. Ahora, este verano tiene a sus nietos que vinieron de visita desde otro estado, y su nieto Jakob se ha convertido en su último beneficiario de EFT.

Jakob (8) y su hermana Heather (16) llegaron hace varias semanas para quedarse con sus abuelos. Luego de llegar muy cansados, y un poco estresados, Jakob mojó la cama. Este ha sido un problema constante en su casa. Su abuela no lo quiso presionar demasiado, por lo que le dijo “Jakob, ¿sabes?, tengo una técnica que podría ayudar con esto”. Él le preguntó, “¿abuela, será tener que usar pañales grandes o no tomar agua de noche?” Ella dijo,”No, no es así”. Unas cuantas noches pasaron sin ningún incidente, ya que ella se había tomado al pie de la letra lo que él dijo, y se había asegurado muy bien de limitar los líquidos cerca de la hora de irse a dormir.

Luego de un tercer incidente de mojar la cama en casa de su abuela, ella decidió preguntarle si este problema era molesto para él y el medio le dijo, “Mmmm, no.” Luego un rato después de estar haciendo recados, él levantó la voz, “bueno abuela, sí me molesta porque nunca me puedo quedar a dormir en casa de alguien y ésta es la razón”. Por lo que su abuela le dijo, “Bueno Jakob, sabes que podríamos hacer esta técnica.” Jakob dijo, “Bueno. Esperemos a ver si sucede otra vez.”

Al día siguiente iban a salir a Starbucks y le dijo a su abuela que le dolía la cabeza. Su abuela le preguntó si él quería probar la técnica para su dolor de cabeza, y él dijo que sí. El le dijo que del 0-10, el dolor era como un 8 y mientras hacía tapping el pensó que era gracioso y se empezó a reír, y bajó a un 4, lo hicieron un poco más y bajó a un 2 y luego a un cero.

Cuando llegaron al Starbucks, le dijo a su abuela, “¡volvió a saltar a un seis!” Por lo que su abuela hizo otra ronda por “este dolor que todavía queda.” ¡Y luego tuvo la sospecha que le había dicho eso porque había disfrutado mucho la atención! Luego de la ronda final, ya no estaba sosteniendo su cabeza o frunciendo el ceño, y nunca dijo nada mas sobre su dolor de cabeza.

Joanne me llamó para decirme que algo más interesante había sucedido desde que hicieron tapping para su dolor de cabeza. ¡No ha vuelto a tener más accidentes de mojar la cama por la noche! De hecho su hermana mayor hasta ha aceptado dormir junto a él mientras conciliaba el sueño, ¡cuando antes experiencias anteriores le han enseñado que este era territorio peligroso! Jakob se está manteniendo seco y ni siquiera llegó a hacer tapping por mojar la cama, pero como éste era el asunto que su abuela primero trajo a colación cuando le dijo sobre EFT, puede ser posible que él estaba “sintonizado” con el problema el día que hicieron tapping por el dolor de cabeza. ¿Quién sabe? Jakob y su agradecida abuela sólo están felices de que ayudó.

Vicki Hughes- Coach de Vida, EFT –ADV.

Traducido por Elisa García Gómez

InEnglish.gif