Steve Wells de Australia comparte importantes usos de EFT para las «pequeñas cosas» que se acumulan en nuestras vidas hasta volverse eventualmente «cosas grandes». Esta idea es útil para casi todos. Bien hecho.

He aquí un artículo que se enfoca en lo que yo estoy llamando «trauma cotidiano», o trauma “t» minúscula. Todos los que conozco padecemos esto hasta cierto punto y este artículo apunta a algunas de las maneras en que EFT puede ayudarnos a ganar la libertad desde los efectos negativos del mismo.

Los mejores deseos,

Steve

Si usted ha tenido un incidente traumático significativo como un accidente de automóvil, u otra alteración de vida o evento de vida-amenazante, es fácil ver que usted podría afectarse en el largo plazo. Ésta es la clase de incidentes que pueden afectarnos profundamente, y del tipo que a veces puede llevar al diagnóstico de Trastorno por Estrés Postraumático, si no es manejado eficazmente. Sin embargo, hay otro tipo de incidente o evento que yo llamo el Trauma Cotidiano. Éstas son las “cosas que nos pasan” mientras avanzamos por la vida. No se presentan los criterios para lo que yo llamo el trauma de «T» mayúscula, del tipo que se presume que puede llevar al PTSD. Sin embargo puede, y a menudo tiene efectos durante toda la vida.

Un padre dice algo hiriente, sin incluso comprender su efecto en nosotros. El maestro nos pide que leamos algo a la clase y, cuando tropezamos nerviosamente con las palabras, se ríe junto con los otros niños. Un hermano mayor insiste en que nos quedemos con el, y entonces se enfurece cuando no lo hacemos. Nos mudamos a una nueva escuela y encontramos difícil hacer nuevos amigos. Todos estos incidentes tienen el potencial para desarrollar lo que yo llamo el trauma de «t» minúscula, o el Trauma Cotidiano (TC).

Lo que los define como un TC es que causan emociones y pensamientos negativos, y esas emociones y pensamientos (creencias) siguen todavía asociados con el evento años después. Las decisiones que tomamos y las emociones que sentimos en estas situaciones pueden ser cruciales para determinar los efectos del incidente a largo plazo.

Cuándo ocurre un incidente traumático, una parte de nosotros está evaluando, “¿Qué significa esto?” Así, en el ejemplo de leer el libro en la escuela, tropezando con las palabras y teniendo a todos los demás riendo, el niño puede decidir, «yo no soy bueno para leer», o «yo no soy bueno para hablar delante de grupos», o algo peor. Los sentimientos de humillación y rechazo pueden entonces fijarse o condicionar para estar delante de grupos, de modo que años mas tarde siendo adulta la persona tiene problemas para hablar delante de grupos. Peor aun, el niño puede decidir que «yo no soy bastante bueno», y puede seguir padeciendo problemas de auto-imagen a lo largo de su vida. Los efectos de un solo evento pueden extenderse a muchos otros preparando un sistema de categoría global (o creencia) dentro del que se fijan los eventos negativos todos asociados a la percepción global «yo no soy bastante bueno.»

El Trauma de todos los días como yo lo defino, no ocurre solamente cuando usted es joven. Las experiencias cotidianas del adulto, las “cosas” que están ocurriendo ahora mismo en su vida, pueden de modo similar alterarle la vida, dependiendo de su respuesta. Y la llave de todo depende de su respuesta. Ahora, el desafío es que los dos van juntos, porque en alguna medida su contestación puede venir pre-armada de fábrica (por así decirlo), particularmente si usted ha tenido incidentes en su pasado que lo predispongan a reaccionar de cierta manera.

Si usted tuvo una experiencia negativa al hablar delante de la clase cuando estaba en la escuela, no debería ser ninguna sorpresa que usted se sienta nervioso cuando su amigo le pide que presente un discurso en su boda. Cuándo nos encontramos en una situación así, nuestro «cuerpo-mente» hace las preguntas, “¿He estado yo aquí antes?” “¿He experimentado algo así antes?” para saber cómo reaccionar y prepararnos. Cuando las experiencias en la caja dibujan que todo fue malo, entonces nuestro «cuerpo-mente” nos prepara para una experiencia futura negativa.

Así, atraemos hacia nosotros experiencias que resuenan con las experiencias que hemos tenido en el pasado, reforzando el trauma. Nuestro pasado puede acabar determinando nuestro futuro, a menos que tratemos los efectos de esos traumas pasados. Las buenas noticias son que EFT es ideal para intervenir en el «círculo de atracción «traumática” que se creó aquí. Cambiando la intensidad emocional (y la «resonancia») de los principales incidentes traumáticos, pueden cambiarse también las creencias negativas en que estos se basan. En resumen: Su vida entera puede cambiar.

Hay muchas maneras en que los Traumas Cotidianos (y los de no-todos los días de tipo más serio) pueden manejarse con EFT.

La manera más simple de lidiar con “las cosas que pasan todos los días” es empezar con el tapping cuando las cosas pasan. Haga tapping sobre sus reacciones y repuestas cuando ellas pasan y como usted las experimenta, tanto como sea posible, y continúe el tapping hasta que usted pase a través de ellas. Esto será un tapping para primeros auxilios. Si usted es incapaz de usar el tapping mientras el TC está ocurriendo, intente hacerlo después, tan pronto como sea posible. Por ejemplo, su esposo hace algo hiriente, y usted es incapaz de manejar sus reacciones, retírese a su alcoba para hacer el tapping sobre sus sentimientos heridos.

Mientras este allí, haga tapping en cualquier reacción que aparezca, ya sea en la mente (los pensamientos) y en el cuerpo (las reacciones en sentimientos y las sensaciones corporales), hasta que usted esté sintiéndose bien.

Ahora, no siempre le ocurre a las personas que la razón por la que tienen tan fuerte reacción perjudicial es por aquello que hizo su compañero, más probablemente sea debido a las experiencias perjudiciales y traumas de su pasado las cuales han preparado un «circuito de resonancia» o una caja de sentimientos heridos». Su «cuerpo-mente» hace la pregunta «¿He estado aquí antes?» y la respuesta es «Sí, y aquí están los lugares» dónde yo me he sentido así antes” y regresan los sentimientos de todos esos incidentes no procesados del pasado para amplificar la reacción emocional del evento actual. Esta es una reacción post-traumática. Y aunque a menudo nosotros no somos conscientes de esos eventos anteriores, los sentimientos que tuvimos entonces inundan nuestra conciencia.

Esto es por qué tiene buen sentido remontarse a través de su historia identificando toda experiencia traumática que pueda relacionarse al trauma actual y tratarla con EFT. Buenas preguntas para hacer aquí son: «¿Esto a qué me recuerda? » y «¿Dónde he sentido yo este sentimiento antes?» para los sentimientos negativos, y «¿Dónde aprendí yo esto? » y «¿Quién – o qué – me enseñó esto? » para los pensamientos y las creencias negativas.

Cuando usted puede identificar los incidentes de su pasado donde usted sentía estos sentimientos, a menudo ellos pueden ser tratados muy eficazmente con la Técnica de la Película o con la Técnica de contar la Historia.

La Técnica de la Película y la Técnica de contar la Historia son técnicas muy simples, muy eficaces para tratar el trauma pasado (y presente). Realmente, todos deberían ser considerados trauma presente porque un evento del pasado que todavía lo afecta, está afectándolo AHORA. Su mente y su cuerpo permanecen atascados en los sentimientos y perspectivas del evento original hasta que usted lo trate.

Cuando usted cuenta la historia (o la repite en su mente-cuerpo) y hace tapping en las emociones asociadas, la experiencia completa se procesa a través de su cuerpo-mente, y al hacerlo así, los sentimientos típicamente cambian (usted se siente mejor) y sus percepciones de lo que pasó cambian también (usted piensa diferentemente).

Incluso significativas creencias de vida que son predicadas en el particular incidente traumático y estresante pueden cambiar cuando EFT se aplica a ellos. Es una cosa maravillosa cuando esto pasa. Por ejemplo, usted comprende que realmente no es un «perdedor» sólo porque no pudo mantenerse al ritmo de su amiga más atlética en los deportes. Usted ve que éstas eran «sus cosas». Y esa parte de su auto-imagen negativa que usted ha llevado con usted en la edad adulta, empieza a cambiar, como que usted está ahora deseoso de probar muchas cosas de las que antes se hubiera alejado por el miedo de sufrir la ignominia de «perder» de nuevo. Usted comienza a verse a si mismo como un «ganador», o, aun mejor, alguien que no tiene que medir sus resultados en términos que se definen como ganar /perder. Una parte de su vida que las reacciones traumáticas habían cerrado, se abre y finalmente, usted se vuelve un poco más libre. Su vida entera empieza a sentirse más liviana porque usted ya no está llevando el “bagaje» emocional asociado con el trauma.

En cuanto la intensidad emocional del trauma desaparece vía tapping, usted puede incluso descubrir un sentido de afirmación de vida detrás del trauma, un revestimiento color de plata que usted no podría ver cuando estaba sólo focalizado en la nube. Algunas personas encuentran nuevas direcciones en su vida – parafraseando a Helen Keller, las puertas se abren para nosotros que por otra parte no las veríamos si sólo enfocáramos en la “puerta cerrada” con llave del trauma en si mismo.

Los eventos definitorios de nuestras vidas son a menudo los que fueran considerados originariamente eventos traumáticos. Encontrar la afirmación de la vida-consecuente detrás de un evento traumático es muy difícil ordinariamente, pero EFT puede facilitar tal conocimiento. Cuando es usado de esta manera, se vuelve una herramienta poderosa para la transformación consciente.

Steve Wells

Traducido por Ana Maria León