Para aquellos familiarizados con los tipos de personalidades según el eneagrama, Alina Frank nos muestra cómo el uso de EFT permite procesar con eficacia y transformar bellamente las percepciones que ganamos con el estudio de este sistema. Email Alina y visite el sitio Web de Alina.

Por Alina Frank

El Eneagrama ha sido denominado el ‘Myers Briggs’(*) del buscador espiritual y es utilizado por millones de personas alrededor del mundo como una herramienta psicológica, un medio para trazar un mapa del ego, y un camino de crecimiento espiritual. La palabra “Eneagrama” se deriva de la palabra griega “ennea” (nueve) y “grammos” (algo escrito o dibujado) y se refiere al diagrama de 9 puntos dibujado dentro de un círculo. Tiene elementos de la Kábala, Sufismo, Budismo, Cristianismo, Taoísmo y los principios de las antiguas culturas Babilónicas y Egipcias. Incluso se dice que La Ilíada y La Odisea se relacionan con los nueve tipos o nueve diferentes viajes espirituales del hombre.

*N del T: Un cuestionario psicométrico diseñado para medir preferencias psicológicas en la manera en que las personas perciben el mundo y toman decisiones.

La tipología de personalidad básica que resulta del Eneagrama ha sido utilizada en corporaciones como AT&T, Sony, Toyota y Boeing, donde han aplicado estos principios para ayudar en el manejo y contratación de personal, o solución de controversias, y mucho más.

La mayoría de expertos en Eneagramas, creen que la naturaleza predomina sobre la crianza como el factor que determina las características psicológicas o tipología numérica bajo el cual una persona vive su vida. Este “tipo” viene a ser nuestra personalidad básica, similar al sistema operativo de una computadora. Este sistema operativo filtra cómo percibimos el mundo, cómo nos comportamos, qué cosas nos motivan, cómo perseguimos la felicidad, y qué evitamos para sentirnos seguros en el mundo. Algunos dicen que esta es la manera en que una persona se adaptó de niño a su separación con Dios.

Incrementando nuestra propia consciencia a través del estudio del Eneagrama, seremos capaces no solo de descubrir los encasillamientos en que vivimos, sino también se nos presenta una oportunidad para desmantelar esos encasillamientos. Cuando sabemos cuáles son nuestros filtros, somos libres para ser más objetivos sobre lo que estamos experimentando en cualquier momento de nuestras vidas. La meta no es trascender el ego, sino comprometerlo activamente para que se produzca el cambio. Es importante saber que todos nosotros cargamos con los nueve Tipos dentro de nosotros, y a través del autoconocimiento encontramos nuestro equilibrio. Tenemos la capacidad de lograr el máximo potencial para nuestro modo de ser individual. No hay jerarquías en la tipología numérica, significando que ningún tipo es mejor que otro, aunque como seres humanos, nuestras mentes tenderán a juzgarlos como tal. Si bien el Eneagrama es un sistema muy preciso de tipología, hay muchas variables, incluyendo tipos sub dominantes, instintos y diferencias individuales que hacen del Eneagrama el método más dinámico de todos los métodos de tipología del carácter.

Las percepciones que ganamos con el estudio de este sistema pueden ser eficazmente procesados y bellamente transformados con EFT. Aun cuando haya venido al mundo (como los expertos en eneagramas lo presuponen) con una naturaleza predominante, encuentro que las experiencias de la vida refuerzan la percepción particular de la realidad. Un ejemplo sería una persona de Tipo 1, que ha nacido en una familia con problemas de alcoholismo y para quien ser perfecto se convirtió en un mecanismo de adaptación. Otro ejemplo podría ser la persona de Tipo 8 que atrae a una persona emocionalmente distante tras otra.

En mi trabajo con clientes, nunca les evalúo su Tipo, ya que les otorga mucho más poder el hecho de que ellos mismos descubran cuál es su Tipo dominante. Para esto, recomiendo los test RHETI que se encuentran disponibles gratuitamente en varios sitios web (1).

Aquí hay algunas de las características utilizadas para cada uno de los Tipos, seguidas de algunas frases preparatorias de EFT para ayudar en cada tipología:

Tipo 1: Perfeccionista/Reformador/Crítico

Aunque lucho para mejorarme consistentemente, y encuentro difícil relajarme, me acepto profunda y completamente tal como yo soy en este momento.

Aunque siento toda esta presión interna, y que tengo que ganarme los premios, elijo prestar más atención a lo que quiero y lo que me apasiona.

Aunque siento todo este dolor porque el mundo no es perfecto, elijo empezar aceptando que cada persona tiene un camino único y su propia perspectiva, lo cual añade diversidad y riqueza al mundo.

Tipo 2: Donante/Animador/Ayudador

Aunque tengo miedo de decir no a otros, elijo ser más selectivo y saber que puedo atenderme a mí primero, sin perder el amor de otros.

Aunque me siento avergonzado y culpable por tener mis propias necesidades y deseos, elijo practicar pedir aquello que deseo.

Aunque siento que otros están endeudados conmigo por lo mucho que yo doy, elijo dar en formas más limitadas, y acepto que el dar y recibir ocurre en un equilibrio natural.

Tipo 3: Alto rendimiento/cumplidor/ganador

Aunque tengo mucho miedo al fracaso, elijo enfocarme en mis errores del pasado que me han conducido a un mayor entendimiento y lecciones aprendidas.

Aunque creo que si trabajo duro y empujo con fuerza hacia adelante puedo resolver cualquier cosa, algunas veces es mejor dejarlo ir, ser paciente y que el Universo me muestre la mejor manera.

Aunque siento que tengo que sobre esforzarme en aspectos de mi vida, me amo y me acepto a mí mismo – y los demás también-, no por lo que hago, sino sólo por ser quien soy.

Tipo 4: Romántico/Buscador profundo/Individualista

Aunque me siento rechazado y abandonado cuando no recibo suficiente atención, algunas veces puedo interpretar mal las acciones de otros.

Aunque me siento aburrido por la mundana rutina diaria, elijo ver lo ordinario como mágico y enfocar mi atención en ser y apreciar la vida en el momento presente.

Aunque sufro tanto cuando las casas van mal, elijo practicar el arte de ser neutral –algunas veces las situaciones malas conducen a cosas mejores.

Tipo 5: Observador/Pensador/Investigador

Aunque me ha servido estar en control y ser lógico, elijo ver que la parte ilógica/irracional de la vida también tiene su lugar.

Aunque a veces tengo miedo de mis emociones y de mi cuerpo, elijo prestar atención a su sabiduría y realmente empezar a sentirme apoyado por ellos.

Aunque tengo miedo de ser vulnerable en mis relaciones, elijo cultivar el amor y empezar siendo amoroso y aceptarme tal como soy.

Tipo 6: Leal/Cuestionador/Guardián

Aunque me pongo ansioso y necesito sentirme a salvo y seguro, me amo y me acepto profunda y completamente.

Aunque tengo terror de tomar una mala decisión, elijo saltar la valla y zambullirme, solo por la experiencia del aprendizaje.

Aunque es difícil dejar ir el pasado y confiar en mí mismo y en otros, elijo practicar el perdón radical a mí mismo y a los demás.

Tipo 7: Epicúreo/Optimista/Entusiasta

Aunque no tengo paciencia y soy impulsivo, elijo explorar cosas que toman tiempo y esfuerzo considerable al trabajar con mis miedos subyacentes.

Aunque no me siento incómodo escuchando el sufrimiento de otros, elijo desarrollar más habilidades de empatía y escucha.

Aunque tengo miedo de reconocer la parte negativa de mi vida, mi vida es más rica y tiene más sentido por experimentar la gama completa de mis emociones.

Tipo 8 Director/Enérgico/Desafiador

Aunque siento todo este enojo y lo expreso libremente, elijo explorar otras emociones más suaves que esto podría enmascarar.

Aunque me enojo cuando otros son débiles, no están disponibles o son desatentos, me amo y me acepto sin prejuicio.

Aunque no me siento bien perdiendo el control por no ser el líder, puedo aprender mucho siendo un seguidor también.

Tipo 9: Pacificador/Acomodador/Mediador

Aunque tengo miedo de actuar y frecuentemente postergo lo que tengo que hacer, elijo mirar los miedos detrás de mi inhabilidad para avanzar.

Aunque odio el conflicto y evito el enojo, el enojo puede servirme para mostrarme lo que es importante para mí, y elijo prestarle atención.

Aunque estoy asustado de que otros se enojen por mis opiniones y deseos, elijo amarme y aceptarme incondicionalmente.

Cuanto más pueda empezar a identificar cómo estos modos de comportamiento le han servido en el pasado, y cuáles son los temas de fondo relacionados con su Tipo utilizando EFT, más podrá liberar la compulsión de existir de la misma antigua y repetitiva manera. Utilizando EFT para colapsar esos patrones haciendo tapping en los eventos individuales claves, no solo podrá tener éxito en romper ese sistema operativo limitante, sino que se convertirá en una versión más real de su auténtico ser. Como practicante de EFT, el estudio del Sistema de Personalidad por Eneagrama, puede facilitar la empatía con el cliente, así como darle una poderosa herramienta para tener un profundo conocimiento de sus motivadores básicos. Entonces podrá utilizar esta información para ayudarlos a encontrar sus puntos de stress y en trazarse metas en su sanación con EFT.

Alina Frank EFT CERT-I

Practicante Certificada de EFT

Traducido por Rocío Hoshi – Escribir a Rocío