Ángela Seaman de Canadá observó el pie de su hijo de 8 años volverse instantáneamente doloroso e inflamado. Sin embargo, unos minutos de haber hecho EFT, tanto el dolor como la inflamación remitieron. Ángela nos cuenta la historia en este artículo. Por favor consulten a un médico para asuntos médicos.

Comencé a hacer EFT en mí misma, mis amigos, y mi hijo hace como 6 meses y he tenido estupendo éxito. Sin embargo, tuve lo que considero una experiencia maravillosa hace 2 noches en casa con mi hijo.

Mi hijo de 8 años Joseph estaba saltando en mi cama enseñándome unos “nuevos movimientos divertidos” cuando de pronto se cayó en la cama y se torció el tobillo. Inmediatamente comenzó a llorar. Miré su pie y tenía un inmenso bulto a unas cuantas pulgadas de su dedo gordo. Su dedo estaba inflamado así como el área alrededor de su tobillo.

Cuando le pedí que moviera su pie, no podía hacerlo sin gran dolor y lágrimas. Inmediatamente comencé a hacer tapping en él. (Repitió la frase preparatoria y la recordatoria mientras hice tapping con la receta básica y el procedimiento 9 gama). ¡¡Asombrosamente, después de cada ronda, la inflamación en todas las áreas de su pie había bajado!! ¡¡Estaba y sigo estando estupefacta de lo maravilloso que es EFT!! Luego de aproximadamente 6-7 rondas, el bulto era apenas visible, no había otras inflamaciones, ¡y pudo caminar con el pie de nuevo!

Francamente, cuando esto ocurrió, pensé que tendría que dejarlo en casa sin ir al colegio al día siguiente, y tal vez llevarlo al médico. Cuando se despertó a la mañana siguiente, andaba corriendo como de costumbre, ¡sin secuelas!

Ahora mi hijo quiere hacer EFT por todo, ¡y yo también! Los niños me maravillan, porque no tienen nociones preconcebidas de qué funcionará y qué no. Esta es una herramienta que Joseph podrá usar por el resto de su vida. Planeo utilizarla con él para todo, para evitar tantos desafíos emocionales como sea posible.

¡Muchísimas gracias!

Ángela Reaman

Traducido por Elisa García Gómez

InEnglish.gif