Ann Marie Radix de Canadá comió algo y no le cayó bien y por lo tanto le ocasionó urgentes viajes al baño. Un poco más tarde, se encontró con otra embarazosa urgencia y sin un baño a la vista. He aquí lo que hizo

Por Ann Marie Radix

Querido Gary,

Descubrí EFT hace como 18 meses y desde entonces he comprado y visto todos los video talleres, que son herramientas de enseñanza bastante excepcionales.

Mi esposo y yo fuimos a un festival al aire libre y compre una empanada de vegetales. Quince minutos después de haberla comido (espero que no sean impresionables) sentí fuertes retortijones; no pensé que llegaría a las instalaciones al aire libre, pero lo logré. Luego de ir tres veces, hicimos el intento de regresar al auto. Llegamos al área de estacionar subterránea y, adivinaste, otra urgencia y sin baño a la vista. Creo que fue el peor momento de mi vida. Luego oí tu voz, “pruébalo en todo”. A estas alturas no tenía nada que perder por lo que comencé a hacer tapping.

Aunque tengo un terrible dolor y correré el riesgo de ensuciar todo, me quiero y me acepto completa y profundamente de todas formas.

Aunque corro el riesgo de ofender a todo el mundo en el auto, me quiero y me acepto de todas formas.

Aunque tal vez me sienta terriblemente avergonzada, soy una persona adorable.

Luego hice una ronda de “y si”, haciendo tapping en todos los puntos que podía alcanzar.

Y si pudiera aguantar hasta que lleguemos a casa.

Luego de dos rondas mas de tapping estaba aliviada, tanto el dolor como la urgencia se fueron. (Un floreciente milagro). El resultado, un viaje que debió durar 30 minutos, se convirtió en hora y media debido al alto volumen de autos, y cierre de calles. De todas las maravillas de un minuto, ésta en verdad fue la más grande para mí.

Amor,

Ann Marie Radix

Traducido por Elisa García Gómez