Querido Dios,

Sabemos que únicamente el Amor es real. Sabemos que Amor es quienes somos y sin embargo, querido Dios, a veces no nos sentimos así. Así pues cada uno de nosotros entregamos a ti cada pensamiento y sentimiento, todo cuanto tenemos y todo cuanto somos. Abrimos nuestras mentes como nunca antes. Pedimos que tu Espíritu ilumine nuestros pensamientos. Que cada pensamiento de temor se convierta ahora en Amor. Que cada pensamiento de debilidad se convierta ahora en fuerza. Que cada pensamiento de culpa se convierta ahora en bendición. Que cada negación se convierta en obsequio. Que cada creencia falsa se convierta ahora en verdad. Querido Dios, entregamos a ti cada aspecto de nuestra vida, que nuestros pensamientos sobre ese aspecto sea elevado más allá de las restricciones de pensamientos, limitaciónes, intolerancias y miedos sobre el pasado. Querido Dios, te ruego purifiques mi corazón, que purifiques mi mente para poder empezar de nuevo. Y así sea.