Pilar Grande nos manda esta experiencia de su último seminario, con el deseo de animar a las personas a persistir y para poner de manifiesto que EFT puede ser inmediata.

Por Pilar Grande

Un cordial saludo y gracias

En un seminario uno de los asistentes manifestó que quería trabajar con la rabia. Le pregunté qué cosas le ponían rabioso y él contestó que las escenas donde se hacía daño a personas o animales indefensos. Contó una historia que había visto en televisión de un “energúmeno” maltratando a un perro que estaba atado. Mientras narraba la historia su cara se encendía, su posición corporal y su voz iban cambiando al igual que su respiración.

Seguimos charlando para ir viendo que, por lo que contaba, parecía que se ponía colérico en situaciones de inconsideración para llegar a que realmente era la impotencia a resolverlas, a no poder arreglarlo, a no poder cambiarlo, lo que realmente hacía surgir esa rabia.

En su infancia él había visto como su padre maltrataba a su madre y evidentemente él no pudo hacer nada. Me vino a la mente la imagen de un niño acurrucado en la esquina de una habitación lleno de miedo y de rabia que no podía sacar y comenzamos a trabajar con la visualización de su yo niño en esa posición y su yo adulto consolándolo, dándole cariño, fuerza etc. mientras hacíamos tapping. Después de varias rondas su sensación no había cambiado mucho. Entonces le pedí que su yo adulto cogiera de la mano a su yo niño y lo pusiera a su lado mientras veía como sus dos etapas de vida se fundían, como el niño se fusionaba con el adulto mientras hacíamos tapping. En cada uno de los puntos el yo adulto iba diciendo al yo niño frases como, “yo te protejo”, “ya no necesitas esa rabia contenida”, “tú no puedes pero yo soy grande y sí puedo”. La verdad es que no soy capaz de repetir las frases al pie de la letra, ya sabéis que son cosas que te salen en ese momento.

Su cara, su respiración, su postura y su voz fueron cambiando. Cuando terminamos las rondas y abrió los ojos le dije: por favor piensa en el perro. Él puso cara de no me pidas eso, pero su sorpresa y la mía fue cuando pensó y su rostro no se modifico y de repente dijo pobre hombre. Ya no se identificaba con la víctima.

Cuando acertamos, EFT es instantáneo y la herida que cura queda curada para siempre. Por esto quiero animar fundamentalmente a las personas que han aprendido la técnica y la utilizan con ellos mismos a que persistan, utilicen su imaginación y su intuición y las ideas que nos porta este útil boletín. No os desaniméis ni penséis que no funciona y lo dejéis. Funciona siempre.

Gracias a las personas que hacéis posible que nos podamos comunicar y a Pablo por ser tan buen maestro.

Pilar Grande

616035319

Santander, España