Hola a todos,

Observen cómo Jayashree Janardhan Ashok utiliza rotuladores mientras trae alivio a su pequeña hija. Las marcas ayudaron al médico a diagnosticar el problema aunque ya estaba resuelto por medio de EFT.

Jayashree Janardhan por Ashok

Aquí está mi experiencia con Sambhavi – mi hija de 4 1/2 años de edad. Sambhavi regreso de la escuela con lo que parecía ser el comienzo de una IVU (infección de las vías urinarias) o algún tipo de problema abdominal. Un rato después de que regresó a casa y tomó su merienda, puso su mano sobre su pancita y se quejó de dolor. El dolor se disparó de repente y pronto no podía siquiera levantarse. Ella gritaba. También había estado teniendo algunos problemas de digestión, y yo no estaba segura en ese momento si tenía una infección urinaria o un grave problema de estómago. Creo que su dolor estaba por lo menos en 9, en una escala de 10 puntos.

Mi propia ansiedad se disparó con su dolor – yo estaba nerviosa, ya que aún no habíamos identificado un hospital para emergencias. Recientemente tuvimos que mudarnos a Bangalore y recién empezaba a buscar un médico. Su dolor y gritos me tuvieron imaginando todo tipo de posibilidades, ya que sabía que el viaje a un hospital era de por lo menos una hora. Con Bhavi gritando de dolor, tuve que empezar a trabajar rápidamente.

Mi instinto me dijo que tendría que llevarla a un médico alopático, incluso si el dolor disminuía con EFT. Yo estaba en un pequeño dilema – si hacía EFT y eliminaba el dolor, ¿puede diagnosticar un médico alopático lo que ha sucedido? Había estado teniendo un estómago difícil durante unos días. Tuve una idea – ¡encontré un lápiz marcador y decidí utilizar el «lápiz marcador y la técnica de EFT»!

Ella estaba doblada en una bola debido al dolor. Suavemente le pregunté dónde le duele – me señaló el lugar. Lo marqué con un lápiz marcador. Empecé a hacerle tapping. Después de un par de rondas dejó de gritar. Ella todavía estaba doblada en una bola y EFT era un pequeño desafío. Seguí usando EFT (o ‘botones mágicos’, como los llamamos en casa) y marqué todos los puntos que me fue indicando como dolorosos. Fue muy precisa, e incluso me dijo dónde no le dolía. Después de un rato ella bostezó – un signo de que se estaba relajando. Pude enderezar suavemente su cuerpo. Hice un par de rondas más cuando me dijo que me detuviera y se durmió en cuestión de minutos. Se despertó una hora más tarde – ¡era una persona totalmente nueva!

La hora me había dado tiempo suficiente para localizar a un médico. ¡Uno de mis nuevos vecinos milagrosamente apareció en mi puerta y me dio el número de teléfono de un médico! En poco tiempo había encontrado 3 números y acordé una cita. Lista para salir, Bhavi saltó realmente al taxi. Nos subimos al coche y lo hicimos en un tiempo récord – para lo normal en Bangalore. ¡Parecía que todo el tráfico se había despejado para nosotros!

En el médico, una comunicativa Bhavi le mostró al doctor todos los lugares donde había sentido dolor sólo un par de horas antes. El médico confirmó mi sospecha de una infección urinaria leve y parásitos. (Desparasitar a los niños parece ser una necesidad regular en la India). Ella recibió de inmediato la atención que necesitaba. No sólo eso – ¡el médico me ha pedido que enseñe EFT en su clínica! Esto sólo me hace aún más consciente de lo poderoso que es este proceso.

¡Y no hace falta mencionar que soy una madre comunicativa!

Jayashree Janardhan Ashok

Traducido por Gustavo A. Fiorentini – Ir a su Sitio WEB

InEnglish.gif