Una profesora del jardín de niños intentaba determinar el castigo apropiado para un niño que había golpeado a un compañero de clase.

“¿Golpeaste a Johnny a propósito o accidentalmente?” ella preguntó.

“Accidentalmente,” el niño contestó rápidamente.

“¿Usted sabe la diferencia entre a propósito y accidentalmente?” ella persistió.

“¡Seguro! A propósito usted se mete en muchos más problemas.”

Autor Desconocido

Traducido por Nidza Busse