Este artículo de Sharolyn Smidt recoge un caso de EFT en sustitución en el asiento trasero de un taxi. Tal vez deberíamos cambiar nuestro lema “Pruébalo con todo” por “Pruébalo con todo, en cualquier lugar”.

Por Sharolyn Smidt

Queridos amigos:

¡Os remito mi segunda experiencia con éxito a la hora de tratar el hipo! Mi marido y yo hemos desarrollado la técnica juntos. Os expongo el suceso: alquilamos un conductor para ir del motel al aeropuerto. Tras cargar el equipaje y ponerse en marcha, empezó a disculparse porque tenía hipo. Lo tenía cada pocos segundos, por lo que le resultaba incómodo conducir y hablar al mismo tiempo.

¡Estábamos sentados detrás de él en la parte trasera de la furgoneta y nos miramos y empezamos a sonreír, pues ya sabíamos lo que íbamos a hacer! Le preguntamos si quería que le ayudáramos a librarse del hipo con un trabajo energético que no interferiría con su conducción. Se mostró dispuesto, pues admitió que lo había intentado todo para sofocarlo. Así que le preguntamos cuánto tiempo hacía que lo tenía y si creía que podría haber un componente emocional detrás. Dijo que era posible, pero no fue más allá; también dijo que lo sufría desde las 5 de la mañana, sin interrupción. Así que empezamos a hacer tapping en sustitución en nuestros cuerpos, con las afirmaciones siguientes:

Aunque Juan tiene hipo, él se ama y se acepta.

Aunque Juan tiene hipo desde las 5 de la mañana, él se ama y se acepta.

Aunque Juan lo ha intentado todo para pararlo, él sigue amándose y aceptándose.

Aunque Juan no está seguro de lo que estamos haciendo aquí en el asiento trasero, él se ama y se acepta.

Aunque Juan tiene una cuestión emocional reciente, él se ama y se acepta.

Aunque Juan no sabe por qué tiene hipo, él se ama y se acepta.

¡Así que pronto llegamos al aeropuerto y no hubo más hipo! ¡No se lo podía creer! Salimos de la furgoneta e intentamos darle propina, pero dijo “No, ¡yo estoy en deuda con vosotros!” Le felicitamos por estar abierto al trabajo energético y nos contó que tenía una tía que tenía cierta experiencia con ello también y que estaba deseando contarle la experiencia que había tenido con nosotros. Así que con media docena de afirmaciones hechas por novatos en el asiento trasero, se eliminó con éxito su hipo.

Con cariño,

Sharolyn Smidt

Traducido por Eva Llobet Martí