Nota: Para complementar su artículo original (abajo), la Dra. Carol Look llevó a cabo otro seguimiento con su cliente al cabo de 5 o 6 años. Ella nos informa que: Le dije a mi portero «John» que estaba interesada en saber si la corta sesión de EFT para tratar su condición de migraña crónica seguía teniendo efecto. John me dijo que después de haber sufrido migrañas semanales y a veces diarias desde que era un niño, no había tenido una sola migraña desde el tratamiento con EFT, el cual tuvo lugar hace 5 o 6 años. Él aún no comprende qué sucedió en mi consulta, pero está encantado con su alivio. Abajo sigue el artículo original.


En su mensaje de abajo, la Dra. Carol Look nos ofrece un seguimiento de 18 meses con un cliente que sufría migrañas DIARIAS. De paso, nos proporciona una visión profesional de los detalles del caso. Espero que se les pase este artículo a los profesionales de la salud de cualquier disciplina. Las migrañas son uno de los achaques que más discapacitan, y un misterio para la mayoría de las profesiones sanitarias. En un caso típico, se medica al cliente con la esperanza de que obtenga un alivio temporal. Sin embargo, es difícil conseguir la supresión completa del problema usando los medios convencionales.


En muchas ocasiones he visto cómo EFT erradicaba dolores de cabeza en el instante (algunas eran migrañas). La evidencia de esto se encuentra en nuestros videos y cintas de audio del Curso de EFT. Algunos casos de dolor de cabeza son «milagros en un minuto», mientras que otros requieren más dedicación y habilidad. En conjunto, los resultados clínicos son impresionantes, especialmente si se toma en consideración que ni las drogas ni los efectos colaterales negativos forman parte de esta historia. Con esto no sugiero que nadie modifique el uso de sus medicamentos; eso lo tiene que decidir el médico. Lo que sí sugiero, por otro lado, es que los profesionales sanitarios consagrados necesitan prestar mucha atención a lo que está sucediendo aquí.


Aquí tenéis el mensaje de Carol.

Por la Dra. Carol Look

Querido Gary:

Hace unos 18 meses tuve una sesión con «John,» un portero de Nueva York, que describía un dolor punzante, al menos una vez al día, debido a migrañas. Había regresado al trabajo finalmente, tras meses de tratamiento médico a consecuencia de un accidente en el que él acabó en medio de una pelea callejera. Había sido golpeado en la cabeza con una tubería de acero y terminó en el hospital con el cráneo fracturado. No tiene recuerdos del accidente. Después de una semana de procedimientos hospitalarios y convalecencia, en la operación final le pusieron una placa de metal en el cráneo.

En mi consulta, el dolor de cabeza actual de John era sólo un «4», con dolor y molestias bajando por el cuello hasta los hombros; sus ojos parecían lacrimosos y era obvio que se sentía incómodo. Él dijo que un «4» no estaba tan mal, puesto que vivía con dolor de «8», «10» y «fuera de la gráfica» con regularidad. De hecho, estaba un poco decepcionado de que mi escala [intensidad de 0 a 10] sólo llegase a «10.» Hicimos el siguiente tapping:

Aunque tengo este sordo dolor de cabeza… Aunque me duele siempre la cabeza… Aunque tengo tenso/dolorido el cuello y los hombros… Aunque mi cabeza me da punzadas… Aunque no puedo ver cuando tengo esos dolores de cabeza…

«Perseguimos el dolor» al estilo clásico de EFT, mientras este se movía de lugar y cambiaba de calidad o de textura. [GC: Este procedimiento se describe en nuestra serie de videos, Pasos para Convertirse en un Terapeuta Extraordinario.] Usé las palabras exactas que John usó e hice tapping en mí misma a la vez. Cuando el dolor de cabeza actual de John se redujo a un «1» pasamos a trabajar en el trauma del accidente. Puesto que John tuvo un periodo de amnesia de unos 3 días, no podía «sintonizar» para puntuar el trauma en una escala de 0 a 10. Le pedí que siguiese mis palabras e hiciese tapping en ello de todas formas, porque sabía que los aspectos del trauma estarían guardados en algún lugar, aunque de momento fuesen inaccesibles al recuerdo por los medios habituales.

Aunque me disgusta haberme visto atrapado en la pelea… Aunque no recuerdo lo que sucedió… Aunque me golpearon en la cabeza y aún me duele… Aunque padecí a causa del accidente… de la operación… y de los dolores de cabeza…

Entonces hablamos un poco más sobre los patrones recientes de dolores de cabeza de John, y por qué nunca tomó nada más fuerte que Advil para el dolor. Él dijo, «En toda mi vida no he tocado un analgésico…» Yo pregunté, «¿Qué quieres decir con ‘en toda mi vida’?» Para mi sorpresa, John me dijo que, A PROPÓSITO, había estado padeciendo migrañas ¡desde que era un niño pequeño! Explicó que cuando tuvo migrañas por primera vez nadie sabía lo que eran, y él le decía a su madre que «tenía de nuevo una de esas fiebres.» Yo había dado por supuesto, equivocadamente, que sus dolores de cabeza eran un resultado directo del accidente, y se me había pasado de largo este aspecto ENORME. Seguimos haciendo tapping:

Aunque siempre he tenido migrañas… Aunque me ha dolido la cabeza desde que era un niño pequeño… Aunque no tengo ni idea de por qué he tenido migrañas toda mi vida… Aunque desconozco el ORIGEN de mis migrañas… (Esta frase pareció dar en el clavo, según evidencia de movimientos faciales y algún que otro signo más.)

Es evidente que no podíamos puntuar estos eventos en una escala del 0 al10, pero seguí el «tirón» de mi intuición a usar esas frases.

John se fue de mi consulta con mucho mejor aspecto y sintiéndose mucho mejor (sin los ojos vidriosos), pero seguía escéptico sobre este extraño tratamiento. No sabía nada de acupuntura y no «creía» en la terapia, así que la analogía de que EFT es una forma de «acupuntura psicológica» caía en oídos sordos. Le di la tarea para casa de hacer tapping todas las mañanas con «Aunque he tenido migrañas toda mi vida…» y hacer tapping cada vez que sentía que una migraña comenzaba a fraguarse.

Cuando hablé con John el jueves pasado para una discusión de seguimiento, me notificó que no había necesitado hacer ningún tapping a partir de las dos primeras semanas después de nuestra sesión porque las migrañas habían desaparecido totalmente. Sus amigos se habían burlado de él [por hacer tapping] durante esas dos primeras semanas, pero, como cada vez fue capaz de reducir el dolor eficazmente a un «1» o un «0», no le importó. John sonreía radiante por el éxito del tratamiento y el poder personal que le daba, y, por supuesto, estaba enormemente agradecido por el alivio del dolor. «Se acabó el tener que recostarse en mitad de día.» John me explicó que solía tomar descansos imprevistos en sus turnos de portero para recostarse cuando sus migrañas eran insoportables.

Le hice varias preguntas, para inspeccionar y comprobar detalles sobre sus síntomas. «¿Ningún dolor de cabeza de cualquier tipo?» John respondió, «Bueno, de vez en cuando tengo un poquito de dolor de cabeza si salí hasta tarde o si no dormí lo suficiente…» (¿no es lo mismo para el resto de nosotros?) «pero nada parecido a los que solía tener.»

Con cariño, Carol

Carol C. Look, C.S.W., D.C.H. (Diplomada en Trabajo Social, Doctorada en Hipnosis Clínica)

Traducido por Ana Saval-Badía Escribir a Ana