Paul Cutright hace gran parte de su trabajo por teléfono y dirige clases de entrenamiento a distancia altamente efectivas. Una de sus aprendices, Pamela, usó EFT muy exitosamente en un shock anafiláctico. Como verán, esta enfermedad potencialmente fatal, remitió en minutos sin ninguna otra intervención que EFT. La inflamación se atenuaba visiblemente y la víctima reanudó sus actividades como si nada hubiera pasado.


Hemos tenido reportes como éste antes. Picadas de abeja y patas inflamadas de perros, por ejemplo, también se han atenuado delante de sus propios ojos. El shock anafiláctico puede ser MUY serio y no hay indicios aquí de que EFT deba ser el único método a utilizar. Es más, cualquier medio médico o de otras índoles que estén disponibles deberían ser utilizados también. No tenemos suficiente experiencia todavía como para saber cuán consistentemente podemos esperar estos resultados.


He aquí la historia…

Por Paul Cutright

Queridos compañeros de EFT,

Quiero compartir la historia de alguien a quien entrené. Pamela estaba en una cena elegante recientemente cuando uno de los invitados comenzó a entrar en un shock anafiláctico. (Anafilaxis- una súbita y severa reacción alérgica caracterizada por una baja brusca de la presión sanguínea, urticaria y dificultad respiratoria causada por la inyección de una sustancia extraña, como una droga o veneno de abejas en el cuerpo luego de una inyección preliminar o sensibilizante. La reacción puede ser fatal si el tratamiento de emergencia, incluyendo la administración de inyecciones de epinefrina, no es administrado de inmediato). Aparentemente esta persona estaba comiendo, sin saberlo, ravioles rellenos de cangrejo y era severamente alérgico a los mariscos.

A medida que su cara y garganta empezaron a inflamarse, el anfitrión saltó a llamar al 911. Pamela, pensando rápidamente, llevó al hombre a otra habitación y empezó inmediatamente a tratarlo con EFT. Ante sus ojos, la inflamación en su cara y cuello comenzaron a bajar y en solo unos minutos él regresó a la normalidad. El se reincorporó a la cena y la llamada al 911 fue cancelada ya que todos sus síntomas se desvanecieron completamente. Y todo ocurrió en el transcurso de 10 minutos.

El caballero casi entró en el efecto Apex, cuando dijo que él no pensaba que realmente había comido suficiente cantidad como para haber tenido esa reacción tan severa. Pero entonces, miró a Pamela y le sonrió y dijo: “¡No, fue el tapping!”

Cuando escucho historias así, y la recientemente publicada sobre los bomberos, no puedo evitar pensar cuán valioso sería tener equipos de emergencia de alivio de trauma con EFT, para trabajar no solo con desastres naturales y tragedias como el incidente del Colegio Columbine, sino también para trabajar con bomberos, policías y técnicos médicos de emergencia que están expuestos regularmente a estos tipos de experiencias dolorosas y traumáticas.

Bendiciones

Paul

Traducido por Elisa García Gómez