Por Patricia de Ávila

Patricia de Ávila nos comparte un hermoso caso de destapar el potencial de una joven estudiante con EFT.

Hola David, hola a todos:

Sigo investigando las aplicaciones de EFT combinado con PNL y no dejo de sorprenderme, cada vez encuentro más puntos en común, y el resultado de esta combinación se potencia!!!

Estamos hablando de dos técnicas poderosas, que trabajan sobre PROCESOS, no sobre CONTENIDOS. La estructura del pensamiento puede llevarnos a resultados completamente diferentes, partiendo de nuestras creencias, y podemos modificar ese resultado, si cambiamos la estrategia…

¿Y no es de estructura, lo que trata EFT?

Si las emociones (CONTENIDO), son el resultado de cómo se almacenó la información de sucesos traumáticos (PROCESOS), entonces, al igual que con PNL, PERO OPERANDO SOBRE DIFERENTES CONTENIDOS, podemos cambiar el resultado, cambiando la estrategia… ¡y vaya si funciona!!!

Esta vez, lo puse en práctica con una amiguita a la que llamaré Anna. Tiene 12 años, y empezó el liceo este año. Los papás hablaron conmigo porque ella siempre tuvo maestras de apoyo, sufre dislexia, y en varias oportunidades consultaron con sicólogos que les concluían que la inteligencia de Anna «tiene un techo». Que todo lo aprendía con muuucho esfuerzo, y que iba a llegar a determinado nivel, «y no se le podía pedir más».

No soy sicóloga, pero como madre las dificultades que he superado en lo personal, me habilitan a discrepar desde el «vamos», con un diagnóstico así de aplastante. Demás está decir que todos estos años esos papeles dieron la vuelta por las instituciones en las que ella estudiaba, como una macabra carta de presentación que ya predispone a los educadores a lidiar con un problema en vez de ver al alumno con un potencial para desarrollar.

Así las cosas, me detuve a hablar con ellos por varias horas, porque de nada iba a servir tratar de compartir EFT con Anna, si en la casa estaba recibiendo mensajes tan inhabilitantes todo el tiempo. Su mamá estaba aterrada de sólo pensar en el futuro de la jovencita, ya que no tiene hermanos, y se habían hecho la idea de que, cuando ellos faltaran, Anna iba a quedar desprotegida, y sin posibilidades de valerse por sí misma.

¡Qué terrible carga!! Hicimos tapping durante largo rato, y afloraron todos los miedos y las culpas de su mamá, originados en el hecho de que Anna es adoptada y la mamá se siente culpable de no poder traer bebes al mundo (su sistema de creencias, desde PNL; tenía unas cuantas creencias inútiles que colapsamos y sustituimos), y eso generó que la sobreprotegieran, al punto de no darle tiempo para expresarse según su sistema representacional, sumamente kinestésico.

El cambio fue notorio, se le iluminó la mirada, se sentaba más derecha, y manifestó su confianza de que a Anna le diera buenos resultados practicar tapping.

Volví con Anna, y, respetando su sistema kinestésico, abordamos el tema del aprendizaje desde sensaciones, si la entusiasmaba esta etapa, qué esperaba, etc. Anna estaba SEGURA de que no podía aprender nada que le enseñaran, mostraba fascinación por una amiga que «oía y aprendía», obviamente, auditiva- y cuando, en las frases preparatorias, yo usaba el verbo PENSAR, ella repetía, usando el verbo SENTIR, era increíble, pero ¡ella ni se escuchaba!!!

En ese punto, usando PNL, hice un reencuadre bastante kinestésico y exagerando una situación en que yo la «invitaba” a hacer un disparate, fuera de todo contexto, y ella inmediatamente respondió ¡NO! ¡No puedo acompañarte, porque las dos nos lastimaríamos!

En ese punto, le respondí, ¿cómo?, ¿no era que tú no podías PENSAR? (Risas) Y le expliqué, que PENSAR no era ser genio, que hay personas excepcionalmente inteligentes, muy inteligentes, medianamente, etc. Pero el liceo está diseñado para la inmensa mayoría, que NO somos genios, y los resultados muestran que es perfectamente posible estudiarlo. Anna se reía, estaba distendida, y la intensidad de su respuesta de miedo había desaparecido.

Usé las siguientes frases, en una ronda luminosa y sumamente poblada de sonrisas:

«Aunque yo no sabía que pensar es divertido…»

«Aunque yo no podía SENTIR que estaba aprendiendo…»

«Aunque yo SENTIA que no podía pensar, razonar, decidir…»

y completamos una ronda con esa frase, combinando en los puntos de la cara otras como «pensar es divertido», «aprender es fácil», «aprender es divertido».

La respuesta fue maravillosa. Anna inició las clases, todos los días su mamá practica con ella una ronda de tapping, está entusiasmada, proyectada en positivo, y el beneficio se extendió a todo el núcleo familiar, porque sus papás cambiaron la visión que tenían acerca de sus posibilidades, (yo les insistí en que, cada vez que fueran a decir, DIFICULTADES, cosa que hacían a menudo, lo cambiaran por MENOS FACILIDAD, para erradicar ese concepto, e incluir el de las habilidades que aun no conocen de su hija).

Final feliz? No sé cuál será el final, pero hoy, están en un punto de satisfacción al que ni siquiera habían soñado acceder. Sigo investigando, sigo maravillándome, sigo combinando las mejores herramientas que la Vida pudo poner a disposición de mis recursos y valores, para crecer y ayudar a otros a hacerlo.

Una vez mas… mis respetos. Gracias, David, por mantener cada día el puente que Gary tendió hacia los que hablamos español, a través de ti.

¡Más que una practicante, soy una enamorada de EFT!!!!

Patricia