Sueños y EFT

Gisel Sotelo nos enseña una manera de comprender nuestras emociones enterradas por medio de los sueños y cómo liberar esas emociones con EFT. Para más información y preguntas puedes escribir a Gisel [email protected] o visita la página web de Gisel.

Por Gisel Sotelo

Hola amigos.

Les envío mi testimonio acerca de cómo podemos usar el análisis de nuestros sueños en conjunto con EFT. Soy psicóloga y utilizo el análisis de los sueños como una herramienta para profundizar en los deseos y preocupaciones subconscientes de mis clientes. Los sueños pueden comunicarnos datos muy útiles cuando estamos confundidos, atorados en alguna situación o cuando no sabemos cómo resolver un problema. Sabemos que el subconsciente funciona principalmente con imágenes y sentimientos, es por eso que a veces nuestros sueños son un poco raros y aparecen personas que no imaginábamos en situaciones complicadas o extrañas. Estos lugares, personas y situaciones no son otra cosa que símbolos que utiliza el subconsciente para comunicarnos cosas muy específicas de nuestra vida. Es por esta razón que cualquier análisis de sueños es una cuestión muy personal, ya que para cada quien los símbolos tendrán un diferente significado.

Conociendo algunos de los principios necesarios para hacer un buen análisis y teniendo la herramienta maravillosa que es EFT, podemos lograr excelentes resultados, como veremos en el presente artículo.

Cuando analizamos nuestros sueños es importante describirlos en la manera más detallada que podamos hacerlo, pero más importante es distinguir qué sentimiento o emoción nos dominaba en ese momento. Entre otras funciones, los sueños nos sirven como una válvula de escape para liberar sentimientos que no podemos expresar en vigilia. Es por esto que a veces nos despertamos muy tristes, enojados, asustados o hasta enamorados. En sueños podemos decir libremente lo que queremos y sentimos a las personas indicadas, siendo que despiertos nunca lo haríamos. La persona con quien desahogamos nuestro sentimiento puede ser también alguien que simboliza una de las características de nuestra personalidad o simboliza características de otra persona con la que tenemos problemas. Hay otros casos en los cuales las personas guardan sus sentimientos tan profundamente, que no están conscientes de su existencia. Son estos casos en los que los sueños nos pueden dar una pista de lo que ocurre en la vida emocional.

Para ilustrar lo anterior, les presento el caso de Victoria, una chica que presentaba sueños muy agresivos, en los cuales golpeaba hasta el cansancio a alguna persona que la hubiera hecho enojar. En vigilia, Victoria sería incapaz de agredir o golpear a nadie, por lo cual estos sueños la asustan bastante, de hecho, reporta que cuando se enoja, trata de controlarse y racionalizar la situación para poder calmarse. Sus sueños contienen el mismo tema: se encuentra en un lugar común y corriente, tal como puede ser una calle, un restaurante o la casa de algún pariente, cuando otra persona (desconocida en todos los casos) entra en escena y le dice algo que la molesta. Acto seguido ella le grita a esta persona y la golpea con sus propias manos o con objetos que encuentra a su alrededor, la avienta contra la pared, le golpea la cabeza en el piso y no para hasta que la ve en el piso sin movimiento. Es ahí cuando despierta asustada y confundida por tanta agresividad.

Para mi era obvio que Victoria estaba enojada, que reprimía su enojo cada vez que podía y esto se estaba manifestando en sus sueños. Traté de hacer que recordara algún evento específico que la estuviera haciendo enojar, sin conseguir que se hiciera consciente de algún problema o persona hacia la cual sintiera ira.

Fue aquí donde introduje el tapping, haciendo el ejercicio sobre el hecho de que no sabía por qué estaba tan enojada. Las frases fueron:

“Aunque no se por qué estoy tan enojada, acepto completamente estos sentimientos.”

“Aunque en mis sueños estoy muy enojada, me amo y acepto completamente.”

“Aunque sueño que quiero matar a golpes, yo acepto mis sentimientos y me acepto a mi misma.”

A ella se le vinieron a la mente pequeñas cosas que la hacían enojar, pero aunque las situaciones parecían sin importancia, a ella la hacían enojar mucho! Empezó a recordar que en esa semana había sufrido tremendos arranques de enojo por estar atrapada en el trafico, por la grosería de los conductores, por no poder hacer nada por esto. Detectó intensidad emocional de 7 al recordarse en el volante. Algunas de las frases que dijimos fueron:

“Aunque me enfurece tener que enfrentarme al trafico todos los días, me acepto por completo.”

“Aunque los conductores de esta ciudad son groseros y estúpidos, acepto mis sentimientos.”

“Aunque me enfurece hacer media hora para llegar a mi trabajo, cuando normalmente llego en 10 minutos, yo me acepto y me respeto por completo.”

Hicimos tapping hasta que su intensidad bajó a cero, después de lo cual empezó a recordar algunos otros eventos molestos para ella: no había logrado entrenar a su perro para que avisara cuando quería hacer sus necesidades, tuvo algunas discusiones con su hijo y marido, le molestaba el frío… todo esto en la semana anterior en la cual había tenido el sueño. Estas eran pequeñas situaciones, pero todas juntas le provocaban una rabia tremenda. Hicimos tapping en cada una de ellas hasta que su intensidad estuvo en cero. Su tarea fue apuntar en su diario todas aquellas situaciones en la vida que la hacían enojar y hacer tapping diariamente sobre ellas.

Días más tarde me llamó para decirme que su sueño no había vuelto a presentarse, que se sentía más tranquila y que ni siquiera había podido pensar en el trafico en todos esos días!

Si ustedes quieren aplicar este método, lo primero que deberán hacer es apuntar diariamente sus sueños, o al menos sus sueños recurrentes. Pregúntense qué sentimientos les provoca el sueño y a qué les recuerda esa situación, si existe en su vida actual alguna persona o evento en el cual se sientan de manera parecida. Después, hagan tapping en cualquier sentimiento o emoción negativa que encuentren usando sus propias palabras. Hay muchas formas de aplicar esta técnica, no duden en practicarla!

Psic. Gisel Sotelo Cano

Deja un comentario