He aquí un excelente ejemplo que nos proporciona Alison Munro, una experimentada EFeTera (desde Inglaterra), de como hacer tapping sobre las emociones ultra intensas de una persona. Yo lo hecho incontables veces en forma exitosa pero lo recomiendo que sólo sea llevado a cabo por profesionales de la salud apropiadamente entrenados en EFT.

Por Alison Munro

Hola Gary,

En los primeros meses de este año estaba dirigiendo un seminario de EFT y llegó una tarde que me tocó trabajar con el dolor. Siempre me estresa dirigir problemas físicos en esta clase y espero estar haciendo dos cosas:

1. Enfocar a los participantes en un dolor actual en sus cuerpos que ellos puedan sentir en el momento, así pueden experimentar como trabaja EFT.

2. Tomar conciencia de cualquier creencia que ellos pueden tener acerca de que el dolor es sólo algo físico, sin origen emocional.

Me impresiona como la persona perfecta siempre se presenta, ¡aunque uno no lo piensa en el momento! Este era un grupo bastante pequeño, y había un gran entendimiento entre los participantes. Una mujer dijo que ella había empezado hace poco a tener un dolor periódico, del cual quería liberarse y se ofreció como voluntaria para trabajar conmigo. Asentí y en cuanto se dirigía hacia mí pude sentir una energía pesada que la acompañaba y ¡supe en ese momento que esto era mucho mas grande que el dolor periódico y que esto iba a ser uno de esas “llegar a la trinchera y solo hacerlo” sesiones de demostración!

Tuve un flash de “a lo mejor este caso no es buena idea para una demostración, pero bueno…” Cuando íbamos a empezar ella dijo, “Creo que estoy empezando una artritis reumatoide (AR) como mi Madre y mi Tía lo han tenido en forma severa y puedo sentir el comienzo de las punzadas en mis rodillas cuando subo y bajo las escaleras, solo pensé que debía mencionar eso…”

Otra alarma sonó en la parte trasera de mi mente, casi como una confirmación de que esta pesada energía que podía sentir alrededor de ella, se presentaba para ser procesada!

De todos modos ella vino por el dolor periódico, así que empezamos con eso, pues siento que es importante empezar con lo que el cliente presenta y dejar que las capas se vayan levantando por sí solas y así revelar los más profundos y pesados problemas que yacen al fondo.

Luego de unas pocas rondas, enfocándome en el dolor periódico específicamente y adicionando algunas emociones acerca de como ella se sentía con relación al dolor, el dolor desapareció y dio lugar a aquellos profundos trastornos emocionales- enojo intenso, rabia y furia. A medida que estos trastornos salieron a la luz en forma rápida y furiosa, ella empezó a temblar y parecía que iba a entrar en shock físico, ¡con el rostro volviéndose pálido y sus labios volviendo un poco azules!

En este punto, ese pensamiento de que esto podía ser muy grande para esta clase vino de nuevo a mi mente, pero fue rápidamente seguida por el pensamiento intuitivo de “solo sostenga el espacio y continúa haciendo tapping”, cosa que hice. Nunca antes había tenido que sostener la cabeza de alguien al tiempo que estaba haciendo tapping, pues su cuerpo casi se desploma ante la liberación de tan severo trastorno emocional, mientras sus piernas y pies estaban aun dando patadas furiosas en el piso. ¡Su temperatura subió también fuera de lo normal! Hubo llantos y risas durante todo el proceso y todo lo que hice fue sostener el episodio y mantenerme haciendo rondas de tapping rápidamente en los puntos, dándole permiso de sentir todo ese profundo dolor y heridas y todo ese enojo, rabia y furia, no bloquearle el paso y sólo dejar que salga a la luz y pueda ser sentido, para poder ser liberado… y eso pasó.

Luego de unos 30 minutos de esta liberación, su cuerpo se calmó y ella quedó exhausta, pero sonriente y asombrada de que su cuerpo haya albergado tanta furia y enojo y que ese pequeño tapping lo haya traído a la superficie en forma segura y lo haya liberado. Al mismo tiempo todo el grupo estuvo observando y haciendo tapping a la vez, en ese punto hubo un silencio en el cuarto, así como cuando terminamos.

Uno de los aspectos interesantes de esta sesión fue que dije muy poco y sólo le brindé apoyo emocional, física y energéticamente. El tapping hizo el trabajo por ella y fue una herramienta de enseñanza de valor para los participantes quienes a menudo quedan empantanados en esta etapa de su aplicación de EFT, con qué decir, palabras adecuadas, etc. Si sólo dejamos que proceso siga su camino y no estorbamos con palabras cuando ellas no son necesarias, no bloqueamos su curso y la liberación tiene lugar.

A medida que desarrollamos nuestra práctica de EFT, hay algo que hacemos naturalmente y es estar presente en el momento con el cliente. Consulté con el grupo si ellos tenían algunas preguntas, para mi o para nuestro voluntario y primero ellos quedaron en silencio, y luego alguien solo le preguntó a la voluntaria si como se sentía ahora y ella dijo, “genial, exhausta pero genial”.

Luego le pregunté a ella cómo sentía su dolor periódico y !todos nos reímos! ¡Ella se había olvidado completamente de ello! Así, mientras es importante trabajar con lo que la persona presenta, también es útil estar alerta acerca de los propios pensamientos y sentimientos y dejar que la intuición nos guíe a nosotros y al proceso cuando trabajamos con alguien.

En este momento, eso fue todo lo que hice, y mientras fue un poco desconcertante ver que su color desapareció y sus labios se volvieron azules, supe en forma intuitiva que eso era lo que se necesitaba y si sólo me hacía a un lado y sostenía el momento, esos trastornos podrían tener el espacio para liberarse por sí mismos. En ese proceso ella experimentó una libertad emocional que ella no esperaba y esto es una de las mejores cosas de hacer este trabajo.

Le envié un correo electrónico unos días después del evento para asegurarme de que estaba bien; después de todo fue una demostración dramática para los estándares de cualquiera. Ella me contestó que se encontraba bien y que si bien la experiencia fue un poco abrumadora para ella, ella ha estado durmiendo muy bien desde entonces. También mencionó que ha estado corriendo escaleras arriba y abajo en el trabajo, en vez de tomar el elevador y no ha sentido dolor en sus rodillas, que fue la acotación que hizo para referir su posible artritis reumatoide en sus rodillas, cuando se presentó para la demostración.

Así, parece que recorrimos un camino e interrumpimos el progreso de su artritis reumatoide. Mientras es posible que haya mas trabajo de sanación específica que hacer por medio del tapping a través de eventos pasados de enojo, rabia y furia, tres de las típicas emociones usualmente albergados en el cuerpo, pueden expresarse a través de artritis reumatoide, es realmente un gran comienzo y una demostración que todos recordaremos y nos sentimos privilegiados de haber sido parte de él.

Abrazos,

Alison Munro

Traducido por Sonnia Arzamendia

Ver el artículo original en inglés