¿Os gustaría uniros a Amy Babcock en su uso de un método de EFT en sustitución para ayudar a resolver los asuntos personales que puede que motiven a los terroristas? No podrás saber el impacto que pueda tener en el asunto del terrorista, pero es muy probable que TÚ te sientas mejor después de hacerlo.

De Amy Babcock

¡Hola Gary!

Recientemente he tenido bastante éxito haciendo tapping en sustitución con la congestión nasal de mi esposo mientras él dormía; en un minuto respiraba sin problemas por la nariz. Entonces se me ocurrió que si el tapping en sustitución funciona con una persona acostada a mi lado, quizá funcionaría con todos los terroristas del mundo que seguramente tienen todo tipo de asuntos emocionales profundos.

Primero que todo pedí en silencio que una legión de ángeles me ayudase a hacer tapping por cada uno de los terroristas, estén donde estén. Pregunté: “¿Cuántos necesitamos?”. Y la contestación que recibí fue: 100.000. Así que pedí que 100.000 ángeles hiciesen tapping conmigo; hice tapping en el PK y a continuación hice una secuencia con la frase corta:

Aunque siento un profundo resentimiento hacia todas las personas que me han tratado mal…

Aunque tengo toda esta rabia…

Aunque siento que no tengo ningún control sobre mi vida…

Aunque temo a la gente y las naciones que son diferentes…

Entonces continué con algunos enunciados de elección:

– Elijo dejar que entre un poco de amor en mi corazón

– Elijo encontrar la forma de ser productivo y útil

– Elijo perdonar a todos aquellos que me han hecho daño y a aquellos a los que amo

– Elijo dejar marchar el dolor

– Elijo dejar marchar “la causa” y encontrar mi propia conexión con la divinidad

– Elijo sanar estas heridas profundas y sentir la paz

Bueno, yo me sentí muchísimo mejor cuando acabé. Está claro que no puedo saber si tendrá algún impacto en los terroristas de todo el mundo, pero ¿por qué no? ¡Tal vez si todos hacemos tapping para sanar esas heridas podamos cambiar las cosas!

Muchos abrazos y amor.

Amy Babcock

Traducido por Ana Saval-Badía – Escribir a Ana