Gabriele Rother de Alemania utiliza una interesante metáfora, «Lo escrito en la pared», para ayudar a sus clientes eliminar diálogos internos limitantes y persistentes.

Por Gabriele Rother, Instructora de EFT, EFT-ADV

Me llamó una señora que había hecho mucho tapping sobre sus problemas, pero con escasos resultados. Ella me contó que, aún cuando conseguía algunos resultados, un tiempo después le volvía el pensamiento: «¡Soy incapaz de salir de esto!»

Ella tuvo un accidente automovilístico 10 años atrás y no podía caminar desde entonces. Su primer pensamiento después del accidente fue: «¡Nunca voy a ser capaz de salir de esto!» Ella se hizo mucho tapping, pero el pensamiento era muy tenaz. Todavía tenía un poco de pánico de perder a la gente y de quedarse sola. Un buen amigo suyo había muerto unos meses antes y otro amigo padece de cáncer. Su sensación siempre fue: «¡No puedo soportarlo, no soy capaz de salir de esto!»

Le pedí que se imaginara esto escrito en la pared: «¡Soy incapaz de salir de esto!» Ella vio la imagen de unas letras negras, bien anchas, profundamente grabadas en el muro. El nivel de intensidad era un 10 en una escala de 0 a 10.

Entonces empezamos a hacer tapping diciendo: «¡Estoy libre!, ¡Lo he logrado!, ¡He salido de esto!; ¡Me puedo mover!» Hicimos tapping sobre una nueva afirmación positiva en todos los puntos. Su tono de voz era muy bajo. Le pedí que lo cantara en voz alta y comenzó a cantar: «Me siento libre lalala, lo he logrado lalala», y comenzó a hacer tapping y a cantar al mismo tiempo.

Después de una ronda se sentía mucho mejor, menos deprimida y lo escrito en la pared estaba desdibujado, las letras parecían esfumarse. Le pregunté qué sentía. Durante la charla los viejos patrones de pensamiento negativo comenzaron de nuevo, y su nivel de energía se desplomó nuevamente. Ella me habló de sus padres. Siempre se sentía responsable por el bienestar de su madre, y se sentía culpable cuando no podía resolverle los problemas, especialmente cuando sus padres se divorciaron.

Hicimos tapping sobre ese sentimiento, diciendo:

«Querida mamá, soy tu hijita. He sentido la responsabilidad por tu bienestar durante mucho tiempo. Te la devuelvo con respeto y amor. Es demasiado para mí. Soy sólo una niña y soy demasiado pequeña como para ser responsable de ti. Tú eres mi madre y yo te amo. Todas las cosas que han sucedido entre papá y tú como pareja no son responsabilidad mía. Todo eso se los dejo a ustedes. Ustedes son los padres y yo soy la niña. Incluso si no siguen juntos, yo los amo a los dos.»

Sus lágrimas corrían por su rostro y sintió un gran alivio. Hicimos tapping sobre frases similares en relación con su padre, que quería tener un varón y se negó a ir al hospital a ver a su madre, cuando ella nació. Sin embargo, rompió en llanto sentado junto a su cama en el hospital apenas sucedió el accidente automovilístico. Esta ronda de tapping le dio un profundo sentimiento de tranquilidad y pudo sentir el amor y apoyo de su padre. Todos los sentimientos de haber sido rechazada por él desaparecieron.

Después de eso, volvimos a revisar lo escrito en la pared, que se había desvanecido casi por completo, salvo por una sombra gris. Le pregunté acerca de los sentimientos que seguían presentes. Ella sentía dudas, y le preocupaba que el problema pudiera volver, lo que es una reacción bastante normal, especialmente en su situación.

Nuevamente hicimos una ronda de tapping cantando: «Soy una mujer maravillosa, lalala, soy una mujer hermosa, laalala, soy una mujer amada lalala, ahora soy libre, lalala, he salido ahora, laalala, me siento feliz, lalala, he cambiado hacia una actitud positiva, laalala, ¡soy capaz de lograrlo!, lalala …»

Después de esta última ronda se sintió feliz y entusiasmada, su tono de voz era completamente distinto. Revisamos lo escrito y el pánico, ¡y habían desaparecido por completo! Le pedí que escribiera una nueva afirmación en la pared y ella eligió: «¡Soy capaz de salir de esto, y siempre me siento libre!»

Le dije que observara su patrón de pensamiento y que hiciera tapping para cambiarlo inmediatamente cuando le apareciera en la mente. Le enseñé la Técnica de las Elecciones (¡Pat Carrington, bendita seas por esa técnica!), y cómo utilizarla para cambiar la espiral descendente de sus pensamientos negativos hacia una espiral ascendente de energía y alegría.

Luego llamó y me dijo que había tenido buenos resultados con eso y que se sentía muy diferente; que le encantaba cantar las afirmaciones positivas y que eso la ayudó muchísimo. ¡Me siento profundamente agradecida por ello!

Con amor,

Gabriele

Traducido por Psic. Luis Berli EFT-CC Ir al Sitio WEB de Luis