En este breve artículo, el Rev. Thomas M Ball comparte su éxito utilizando EFT con TID, condición que puede dar lugar a casos bastante complejos. Estos casos y resultados son de diferentes profundidades, y ciertamente demuestran que cualquier éxito es un paso en la dirección adecuada.

Por Rev. Thomas M. Ball, Ed.D.

He utilizado EFT con tres clientes con TID. Una, después de hacerlo en casa por una semana, reportó “pensar más claramente” y parecía estar más esperanzada en sesiones posteriores. Luego, durante la época de Navidad, tenía mucho que hacer y dejó de hacer tapping, y la esperanza declinó.

A la segunda cliente le enseñé cómo hacer EFT y también le enseñe a una identidad alternativa de niña miedosa, quien reportó en ese momento que le hacía “sentir no tan asustada”.

A la tercera (en realidad la primera ahora que lo pienso) le enseñé sólo después de leer sobre EFT. Lo utilizamos mientras una identidad alternativa estaba abreaccionando ante el recuerdo de un secuestro. La cliente tenía una sonrisa y una cara de asombro, dejó de sollozar, y procedió por primera vez a relatar cada detalle del recuerdo. (Ella intentó varias veces antes de esta sesión hablar sobre ello, pero nunca pudo terminar y no recordaba los detalles.) Es interesante que la anfitriona alega seguir con amnesia sobre mucho del recuerdo, pero a veces parece recordar o referir a partes de ello. EFT paró en seco una abreacción fuerte con dos secuencias rápidas.

Sería imposible exagerar lo mucho que recomiendo EFT para usarse con TID.

¡Conserva la victoria!

Rev. Thomas M. Ball, Ed.D.