Saludos a todos/as,

Northstar Family Matters Magazine publicó un artículo sobre el uso de EFT y TappyBear (un oso de juguete con botones representando los puntos de tapping). Fue escrito por Syandra Ingram, consejera escolar de pre-adolescentes.

Por Syandra Ingram, MS, EFT-ADV

EFT – ¡No es una curita (tirita)!

Como consejera escolar, las estadísticas alarmantes sobre suicidio, obesidad, abuso de niños, abuso de drogas, adolescentes embarazadas, y crimen juvenil es descorazonador. Veo niños con tanta pérdida, traumas y ansiedad que frecuentemente me siento como si estuviera tratando heridas enormes con una curita. Estos niños necesitaban algo más. La mayoría de los padres son buenas personas que quieren ayudar a sus hijos pero no saben cómo hacerlo. Muchos son heridos ambulantes – padres con dos trabajos que están tan cansados que no pueden estar física ni emocionalmente presente para sus niños. Desesperadamente quería algo, cualquier cosa que pudiera ayudar.

Así fue como descubrí EFT, Técnicas de Liberación Emocional, una terapia energética basada en los puntos meridionales del cuerpo. Un tipo de “acupresión psicológica”, EFT sonaba demasiado bueno para ser real, pero estaba desesperada, de modo que empecé a usarlo con amigos, familiares y conmigo misma. Asombrada por los resultados, finalmente lo probé con mis estudiantes.

A los niños les encanta lo poco usual, y respondieron maravillosamente a EFT. La usé para todo. Con un niño de primer grado que perdió a su hermanita de repente y ahora se aferraba cada mañana a la pierna de su madre debido a su ansiedad de separación; con un niño de cuarto grado que estaba triste porque su padre llevaba meses sin regresar a la casa; con un niño enfadado que pensaba que la vida no es justa y se desquita con su maestro; con un grupo completo de niños de sexto grado que estaban a punto de fracasar en el examen de matemática estatal. ¡EFT dio resultado! Ahora tenía una herramienta que hacía una diferencia, y estaba lista a llevarlo al salón de clases. Pero, ¿cómo?

El cómo resultó ser este asombroso y bello oso de juguete llamado Osito Tappy, con botones que muestran dónde están localizados los puntos del meridiano. Fui a los salones de clases y dí una explicación breve del sistema de energía del cuerpo, explicando que cuando nos lastimamos, nos asustamos, o nos enojamos, es como una descarga a nuestro sistema energético, y a veces, crea un bloqueo en energía.

Usé la analogía de los vasos sanguíneos y las arterias, explicando que si tenemos un coágulo en una vena o arteria, podemos morir. Cuando se forma un coágulo en nuestro sistema energético, esa emoción negativa que produjo la descarga termina atrapada. Por eso algunos adultos y niños sienten tanto coraje, tristeza, ansiedad, o lo que sea. Tienen muchas emociones negativas atrapadas en su sistema energético.

Entonces les mostré los botones en TappyBear, diciéndoles que eran “casi mágicos”, porque podían disolver los coágulos de energía, que a su vez disuelven los sentimientos de coraje, tristeza o negatividad. Los niños siempre están listos para probarlo todo porque todavía creen en magia y finales felices.

En el salón de clases, seleccioné un tema con el cual los niños podían identificarse, “No me gusta leer.” Cada estudiante escribió un número del 1 al 10 (10 siendo el más fuerte) indicando qué tanto les disgustaba leer. Entonces comenzamos.

Les dije a los estudiantes que hicieran tapping en su punto de karate y que repitieran lo que decía. Hice tapping en el lugar correspondiente en el TappyBear diciendo,

Aunque no me gusta leer, me quiero y me acepto profunda y completamente porque soy un niño espectacular. (Repetir 3 veces.)

Entonces hice tapping en el resto de los puntos en el TappyBear y los estudiantes me copiaron.

Ceja: ¡Odio leer!

Lado del ojo: ¡Leer es muy difícil!

Bajo el ojo: ¡No entiendo lo que leo!

Bajo la nariz: ¡No recuerdo lo que leo!

Bajo los labios: ¡No me gusta leer!

Clavícula: ¡Leer es una tortura!

Bajo el brazo: ¡Odio leer!

Coronilla: ¡Es demasiado difícil!

Decimos las frases con mucha emoción para que los estudiantes se involucren y se identifiquen profundamente con sus sentimientos en cuanto a la lectura. Les encanta cuando digo cosas como “¡Leer es una tortura!” porque para algunos de ellos, ¡lo es! Para otros, pueden concluir, “Bueno, ¡no es tan malo!” Al final de la ronda, pido a los estudiantes que examinen sus sentimientos para ver si sus números han cambiado. ¡Ya que los números sí cambian, es una revelación para los estudiantes darse cuenta que tienen el poder de cambiar sus sentimientos sobre algo!

También uso TappyBear en mi oficina para consejería individual y de grupo. Ya tengo cinco TappyBears para que todos en el grupo puedan utilizar uno. Los niños de quinto grado están tan ansiosos de tener un TappyBear en sus manos como las niñas de primer y segundo grado.

Muchos de mis estudiantes ya están familiarizados con EFT y TappyBear contribuye a la diversión. Para estudiantes nuevos de EFT, o para aquellos que tienen mucho coraje o desconfianza, TappyBear resulta ser una manera de introducir EFT de forma tierna y libre de posible amenaza.

La semana pasada me vino un estudiante. Billy tenía mucho con que lidiar, incluyendo un padre encarcelado, una horrible e inesperada muerte en la familia, y la repentina muerte de una mascota querida. Estaba diciendo cosas como, “Quiero hacerme daño” y “Debería morirme.” Le expliqué brevemente el sistema energético del cuerpo y usamos los TappyBears. Billy respondió inmediata y positivamente. Después de varias rondas con los osos, pasamos a hacernos tapping directamente. Billy hizo el cambio del oso a sí mismo con facilidad. También noté que continuaba sosteniendo el oso mientras se hacía tapping a sí mismo. ¿Tenía Billy problemas con que lidiar aún? Claro que sí, pero ahora tiene una herramienta que puede usar para ayudarse.

Nuestros niños se enfrentan a muchos desafíos y necesitan nuestra ayuda. La introducción de EFT y TappyBear fue tan exitosa que mi meta es lograr que cada consejero escolar en cada escuela sepa sobre ellos. Es una increíble y transformante técnica y herramienta para niños y adultos. ¡Sería maravilloso si pudiéramos incluir EFT y TappyBear en cada aula y hogar!

Syandra Ingram

Sobre el autor: Syandra Ingram, EFT-ADV, MS, es una consejera certificada, pastora y practicante de EFT avanzado. Ha sido educadora durante 25 años, y los últimos 10 años ha ejercido como consejera escolar de un centro de pre-K hasta sexto grado. Tiene dos hijos felizmente casados y su hogar se encuentra en Pasadena, Texas.

Traducido por Gladys Muñoz Escribir a Gladys

InEnglish.gif