Mi agradecimiento a Judy Whitcraft por este artículo, en el que un “EFT rapidito” le salvó el día a este asmático. Finaliza su artículo diciendo: «En cuestión de 10 minutos, utilizando palabras muy sencillas y EFT, se calmó un ataque de asma debilitante y la señora que pensó que tendría que faltar al trabajo ese día, corría por el pasillo para saltar a la ducha”. Por favor consulta con un médico en todos los casos médicos.

De Judy Whitcraft

Cuando llegué a la puerta de mi vecina, Rhonda, su marido abrió la puerta y dijo que Rhonda tenía uno de sus ataques de asma y no podía respirar. Su marido dijo que este tipo de ataque de asma desarrollado le sucedía un par de veces al año y que nada le servía de mucho (incluyendo medicación o el inhalador) aparte de esperar a que se pasara en unas horas.

Pasé al salón de estar y le pregunté a Rhonda si podía probar a hacerle tapping con digito presión para ver si le ayudaba. Rhonda no tenía ni idea de qué le hablaba, pero estaba dispuesta a probar cualquier cosa que la aliviase y afirmó con la cabeza. Tomé su mano, hice tapping en el punto kárate, e hice la preparación y las frases yo sola, ya que Rhonda no podía hablar.

Aunque no puedo respirar, me acepto a mí misma y a mi cuerpo.

Aunque no puedo respirar, mis pulmones están haciendo lo mejor que pueden.

Aunque no puedo respirar, estoy agradecida de que mis pulmones se estén esforzando tanto.

Al cabo de una secuencia, Ronda respiraba muchísimo más despacio y no respiraba jadeando. Hice la siguiente secuencia y esta vez Rhonda fue capaz de repetir las palabras; usé la misma frase preparatoria y la secuencia con lo negativo, y añadí “lo que queda de la respiración constreñida. Al cabo de tres secuencias más, Rhonda se levantó de la silla de un salto y corrió por el pasillo gritando: “Sólo tengo media hora para prepararme para ir a trabajar. Nos vemos luego. Gracias”.

En cuestión de 10 minutos, utilizando palabras muy sencillas y EFT, se calmó un ataque de asma debilitante y la señora que pensó que tendría que faltar al trabajo ese día, corría por el pasillo para saltar a la ducha.

Enviado por Judy Whitcraft con todo respeto.

Traducido por Ana Saval-Badía – Escribir a Ana